20 de agosto de 2016

Juicio a las dietas de moda: ¿son efectivas?

Tomado de: tn.com.ar

Mirás revistas, navegás en la web y creés haber encontrado "EL" secreto para sacarte de encima esos kilitos de más. Esas páginas te muestran dietas estructuradas que prometen mucho, pero... ¿cumplen?

En el último tiempo, algunas de las dietas que se pusieron de moda y se convirtieron en las más populares, fueron las de la luna, del grupo sanguíneo, del pomelo y la paleo. Pero, ¿qué tan efectivas y, sobre todo, saludables, son? 

La nutricionista Viviana Viviant advierte sobre estas opciones alimentarias y aconseja cómo organizarse mejor con la comida para alcanzar un plan correcto:

Con el argumento de que el ayuno y el semiayuno están contraindicados, Viviant alerta sobre la dieta de la luna, que plantea durante 26 horas ayuno en luna nueva y luna llena, semi ayuno con un solo tipo de alimento cuando hay cuarto menguante y creciente, después, durante el resto de los días comer de todo. "No es correcto no ingerir alimentos o sólo un tipo de alimento", insiste.

La dieta del grupo sanguíneo es severamente cuestionada por la nutricionista. Este régimen indica, según el tipo de sangre de la persona, determinados alimentos y una actividad física específica para cada uno, algo que a Vivant le parece "incoherente total y sin sentido común".

La del pomelo es vendida como la dieta "quema grasas" y consiste en comer alimentos proteicos y grasas, siempre, en cada comida, con medio pomelo o su jugo. Además, la cantidad de hidratos de carbono debe ser muy baja. Según la especialista, si bien el pomelo es una fruta excelentes que hay que ingerir, no existen alimentos quemagrasas. "Lo único que quema grasa es la actividad física", explica. Por otro lado, considera que los hidratos de carbono son necesario para el buen funcionamiento muscular y cerebral, por lo que ingerirlo en bajas cantidades no sería lo recomendado. 

Quizá la dieta paleo es la que más se puso de moda en el último tiempo. Permite carne, verduras y frutas, pero no lácteos, como comían nuestros ancestros en la era de las cavernas. La condición es comer hasta sentir "lleno". Asimismo, es baja en hidratos de carbono, y no incluye ni cereales ni legumbres. Una vez más, Viviant argumenta que no es correcto comer pocos hidratos de carbono debido a la función que cumplen en el organismo y agrega que es importante saber elegirlos, sin dejar afuera a los cereales y legumbres.

¿Cómo llevar una buena alimentación?

Para la nutricionista una buena alimentación se basa en adoptar buenos hábitos. Y esta tarea comienza con un anotador. "Registrar por escrito lo que necesitamos comprar cuando vamos al supermercado nos va a ayudar a no tentarnos con otras cosas que vemos en las góndolas", advierte.

Por otro lado, destaca la importancia de respetar ciertos horarios a la hora de comer. "Debemos tener un orden alimentario, una organización", insiste. Este esquema debe priorizar el desayuno, dado que "la primera mitad del día es clave para llegar bien al mediodía".

Según la experta el desayuno ideal consiste en una taza grande de café con leche, yogur, tostadas integrales y una fruta. Entre comidas recomienda hacer colaciones para no llegar con tanta hambre al almuerzo. Algunas de las opciones que ofrece son una barra de cereal, chocoarroz, banana, maní con cáscara, pasas de uva, tomates cherry o huevo duro.

El almuerzo sugerido es "en tupper". "Una botella de agua de 600 cm3, una ensalada, sándwich de pollo y vegetales en pan de salvado o una porción de tarta, y ensalada de frutas", indica. Cuanto más colorida la ensalada mejor. Los sobres de sopa instantánea también son efectivos para mantener la panza entretenida.

Como, según la nutricionista, "nada está prohibido". Si uno quiere comer pastas o, por ejemplo, un medallón de lomo (o corte similar) cocido claro que puede hacerlo aunque el tamaño del plato debe ser de postre. Cuando se come pizza, lo aconsejable son 3 porciones, no más.

Si se quiere algo dulce, Viviant sugiere una barrita de chocolate, o dos bombones ; o alguna galletita bañada en chocolate.

El agua es infaltable, aunque también permite una copa de vino. Y otra cosa que no debe faltar si lo que se quiere es "quemar grasas" es realizar actividad física.

Estos son los 7 alimentos más perjudiciales para tu corazón

Tomado de: www.el-nacional.com

Existen ciertos alimentos que de por sí pueden llegar a afectar nuestro corazón si son consumidos en exceso

A diario un adulto no debería consumir, en promedio, más de 2000 calorías. Aumentar esta cantidad constantemente podría traernos graves consecuencias que podrían afectar nuestra salud, derivando incluso en enfermedades cardiacas.

Sin embargo, existen ciertos alimentos que de por sí pueden llegar a afectar nuestro corazón si son consumidos en exceso.

1. Comida Frita. Ten cuidado con la comida que consumes en la calle. Muchas veces para su preparación se reutiliza el aceite, lo que hace que que este sea cada vez más saturado. Cómo y en qué se fríen los alimentos puede hacer una gran diferencia.

2. Gaseosas. Su alto consumo está relacionado a la hipertensión y aumento del colesterol, además de la obesidad y el sobrepeso. Según un estudio, los hombres que toman una bebida azucarada diariamente tiene un 20% más de posibilidades de sufrir un ataque cardíaco.

3. Carnes procesadas.
Los embutidos, carnes secas o enlatadas son altamente perjudiciales para nuestra salud coronaria (arterias). Todos esos alimentos son producidos utilizando grandes dosis de sodio y preservantes para su conservación.

4.Mantequilla o margarina. Se recomienda disminuir su consumo, ya que estas aumentan el riesgo de ataques cardíacos, pueden obstruir las arterias y provocar accidentes cerebrovasculares.

5. Pizza. Comer una rebanada puede contener hasta 2/3 del límite de grasas saturadas. Pero como un antojo a veces es inevitable, evita pedir queso extra o pide una con vegetales.

6. Alcohol. Las calorías que se encuentran en el alcohol no tienen ningún valor nutricional, contribuyen a que aumentes de peso y elevan tu presión arterial. El efecto diurético (que provoca la eliminación de agua y electrolitos en el organismo) hace que se pierdan minerales importantes para el corazón.

7. Carne roja.
No es necesario que las desaparezcas completamente de tu vida. Sin embargo sí deberías considerar la moderación de su consumo, ya que estas tienen una alta dosis de grasas saturadas.

El riesgo de cáncer de las mujeres aumenta con los años que pasan con sobrepeso

Tomado de: medlineplus.gov

Cuanto más tiempo tenga sobrepeso una mujer, mayor es su riesgo de sufrir varios cánceres, según unos investigadores.

El estudio, que dio seguimiento a casi 74,000 mujeres estadounidenses, halló que cuanto más tiempo tenía una mujer un exceso de peso, mayor era su riesgo de sufrir cáncer de mama, endometrial, de colon y de riñón.

"Hace mucho que sabemos que el exceso de peso es importante para el riesgo de cáncer", dijo Susan Gapstur, vicepresidenta de epidemiología de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

La sociedad oncológica dice que el exceso de peso contribuye a hasta un 20 por ciento de todas las muertes de cáncer.

"Este estudio es interesante porque sugiere que la cantidad de años que se pasa con sobrepeso también es importante", dijo Gapstur, que no participó en la investigación.

Y eso, dijo, debería proporcionar más incentivos para evitar el exceso de peso en primer lugar.

En la actualidad, unos 7 de cada 10 adultos en Estados Unidos tienen sobrepeso, y más de un tercio son obesos, según la información de respaldo del estudio.

Los nuevos hallazgos se basan en los datos de la Iniciativa de Salud de las Mujeres, un estudio de gran tamaño financiado por el gobierno que dio seguimiento a mujeres estadounidenses de 50 a 79 años de edad. Al inicio, los investigadores midieron el peso y la estatura actual de las mujeres y les pidieron que recordaran qué peso tenían a los 18, los 35 y los 50 años.

A lo largo de los siguientes doce años, un poco más de 6,300 mujeres desarrollaron una forma de cáncer que se ha vinculado con la obesidad, como el cáncer de mama, de ovario, endometrial, de colon, de riñón, de hígado o de páncreas.

Resultó que el riesgo de desarrollar cualquiera de estos cánceres aumentó junto con la cantidad de años que una mujer había tenido sobrepeso.

En promedio, halló el estudio, las probabilidades aumentaron en un 10 por ciento por cada 10 años que una mujer había tenido obesidad. De forma parecida, aumentaron en un 7 por ciento por cada década que habían tenido sobrepeso.

Cuando los investigadores miraron más de cerca, cuatro cánceres estaban claramente conectados con la duración del exceso de peso de una mujer: el de mama, endometrial, de colon y de riñón. Pero los hallazgos no demuestran que el exceso de peso provoque estos cánceres.

Los hallazgos sugieren que para reducir el riesgo de cáncer, "la prevención de la obesidad y el sobrepeso es esencial, a cualquier edad", enfatizó la investigadora principal, Melina Arnold, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency for Research on Cancer), en Lyon, Francia.

¿Por qué el exceso de peso está relacionado con el riesgo de cáncer? Según Arnold, es difícil aislar los efectos de la obesidad, por sí mismos, dado que a menudo van de la mano con hábitos del estilo de vida y afecciones médicas que también se han vinculado con el cáncer.

Entre éstos están el hábito de fumar, la falta de ejercicio, una mala dieta y la diabetes tipo 2, dijo.

Pero su equipo sí tuvo en cuenta algunos de estos factores. Y seguía habiendo un vínculo entre el riesgo de cáncer y la cantidad de años que una mujer pasó teniendo sobrepeso.

Más allá de eso, dijo Gapstur, varias investigaciones respaldan la idea de que el exceso de peso influye en el desarrollo del cáncer.

Por ejemplo, la grasa corporal extra afecta al nivel de las "hormonas sexuales", como el estrógeno, dijo. Esto podría ser una razón de que el exceso de peso esté conectado con el cáncer de mama y el endometrial.

Además, dijo Gapstur, el peso en exceso puede contribuir a fomentar la inflamación crónica en el cuerpo, lo que se cree que contribuye a una variedad de enfermedades, incluyendo varios cánceres.

La cuestión de fondo, dijo, es sencilla: "Intente mantener un peso saludable a lo largo de toda la adultez".

Arnold se mostró de acuerdo. "Tener un peso corporal saludable siempre es beneficioso, no solamente para prevenir el cáncer, sino también para otras enfermedades asociadas con [el exceso de peso]", señaló.

El estudio aparece en la edición del 16 de agosto de la revista PLOS Medicine, publicada en línea.

13 de agosto de 2016

Joven tico es muy inactivo y tiene mala alimentación

Tomado de: www.nacion.com

El consumo de comidas rápidas y el sedentarismo están directamente relacionados con el sobrepeso, la obesidad y enfermedades crónicas más serias como la hipertensión y la diabetes.

Y cuando estos hábitos se adquieren desde edades tempranas, los riesgos para la salud son aún mayores y pueden ocasionar –con el tiempo y si no se controlan– otros daños como infartos o derrames cerebrales.

Los jóvenes costarricenses no escapan a esta situación. El más reciente estudio realizado por la Clínica del Adolescente del Hospital Nacional de Niños (HNN) evidenció que la mitad de los colegiales residentes en las provincias de Guanacaste, Puntarenas y Limón (GPL) y un 65% de los estudiantes de secundaria de la Gran Área Metropolitana (GAM) consumen comida “chatarra” al menos una vez a la semana.

Aún más

De los 6.452 estudiantes entrevistados (3.373 en la GAM y 3.079 en GPL), el 14% de los jóvenes de la GAM y el 10% de los de GPL ingieren comida rápida tres veces por semana, mientras que el 27% de muchachos de la GAM y el 9% de GPL lo hace todos los días.

“En estas edades, su necesidad de nutrientes es muy alta. Ellos requieren de una alimentación balanceada, pero estas comidas tienen altos niveles de grasas y azúcares que son dañinos si su consumo se vuelve frecuente”, comentó Adriana García, nutricionista de la Clínica del Adolescente.

Más peligros

A la inadecuada nutrición se le debe sumar algo todavía más preocupante, según los investigadores del HNN: el sedentarismo en esta población es tal que la actividad física se reduce a una hora a la semana, lo que ellos suponen que es la clase de Educación Física del colegio.

Incluso, un 12% de jóvenes de la GAM y un 15% de GPL ni siquiera realiza esos 60 minutos de actividad física semanal.

“Esta investigación también nos dice que la mayoría de los jóvenes dedica de tres a seis horas al día a ver televisión y a estar en Internet. Si combinamos esto con la comida chatarra y el sedentarismo, las condiciones son muy tristes”, aseveró Alberto Morales, coordinador de la Clínica del Adolescente.

No obstante, el reporte destaca que sí hay jóvenes que cumplen la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de realizar al menos 30 minutos de actividad física al día. Aproximadamente, un cuarto de los muchachos sí se ejercita a diario.

Los daños

El sedentarismo y una dieta alta en grasas y azúcares y baja en frutas y verduras, son factores de riesgo para sufrir una serie de enfermedades. Varios estudios ya han equiparado estos hábitos con vicios y los han relacionados con muertes prematuras (antes de los 70 años).

El cardiólogo Jaime Bustillos indica que si la grasa que se ingiere es mucha, esta comenzará a acumularse en las arterias y formará una placa. Con el tiempo, esto puede dificultar el paso de la sangre hacia el corazón, con lo que podría darse un infarto.

En cuanto al sedentarismo, una investigación de la Universidad de Míchigan publicada en el 2012 en la revista The Lancet , la salud del corazón se afecta notablemente cuando se pasan más de seis horas al día sentado, porque la inactividad influye negativamente en la circulación sanguínea y en la presión arterial.

Si el sedentarismo persiste durante varios años, se aumentan las posibilidades de infarto, así como la trombosis y la formación de coágulos arteriales.

Para evitar todo esto, los especialistas recomiendan consumir cinco porciones de frutas y verduras al día, tomar ocho vasos de agua y evitar al máximo las comidas fritas. Además, se aconseja hacer al menos 150 minutos de ejercicio cada semana.

La dieta occidental, rica en azúcar y grasa, se vincula con un tejido más denso en los senos

Tomado de: medlineplus.gov

Las mujeres con sobrepeso y obesas que consumen una dieta de estilo occidental podrían desarrollar un tejido más denso en los senos, lo que posiblemente aumenta su riesgo de cáncer de mama, informan unos investigadores españoles.

Las mujeres tenían un 41 por ciento más de probabilidades de presentar un tejido más denso en los senos que las que seguían una dieta de tipo mediterráneo.

"En general, es importante mantener un peso adecuado durante toda la vida al controlar las calorías consumidas y reducir la ingesta de alimentos con una alta densidad energética", apuntó la coautora del estudio, la Dra. Marina Pollán, epidemióloga del cáncer del Centro Nacional de Epidemiología, en Madrid.

Éstos incluyen los alimentos encontrados en una dieta de estilo occidental, sobre todo los productos lácteos ricos en grasa (leche entera, quesos grasos y helado), las carnes procesadas (la tocineta, el jamón y el salami) y los granos refinados (el pan blanco, la pasta y el arroz blanco). Otros ejemplos incluyen los dulces y las bebidas endulzadas, la comida rápida (pizza, papas fritas y papitas) y las salsas (la mayonesa y el kétchup), apuntó.

Las mujeres que comían esa dieta presentaban un riesgo un 46 por ciento más alto de desarrollar cáncer de mama, añadió Pollán, aunque esos hallazgos no prueban que la dieta provoque que el tejido de los senos se haga más denso.

Una dieta mediterránea se caracteriza por un consumo elevado de pescado, verduras, legumbres, papas hervidas, frutas, olivas y aceite vegetal, con un consumo bajo de jugos, apuntó.

"Las mujeres en la categoría más alta de adherencia a ese patrón tenían un riesgo un 44 por ciento más bajo de cáncer de mama que las mujeres en la categoría más baja de adherencia", dijo Pollán.

En el estudio, Pollán y sus colaboradores recolectaron datos sobre más de 3,500 mujeres que participaron en un programa de pruebas de detección del cáncer de mama entre octubre de 2007 y julio de 2008.

Los investigadores recolectaron información médica, los antecedentes familiares y personales, y datos sobre la dieta reportados por las mismas participantes. También calificaron la densidad del tejido de los senos de las mujeres, según se observó en una mamografía.

Los hallazgos se ajustaron según la edad, el peso, la menopausia, el tabaquismo, los antecedentes familiares, los tratamientos hormonales, y la ingesta de calorías y alcohol, apuntaron los investigadores.

El informe aparece en la edición del 8 de agosto de la revista Obstetrics and Gynecology.

La Dra. Stephanie Bernik, jefa de oncología quirúrgica del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, comentó que "se ha determinado que la densidad mamográfica es un factor de riesgo aumentado del cáncer de mama".

Este estudio sugiere que una dieta occidental aumenta la densidad de los senos. "Podría muy bien ser verdad, pero hay que realizar más estudios para asegurar que no haya una causa subyacente distinta que podría ser común en las mujeres con una dieta rica en grasa y alimentos procesados", planteó Bernik.

Quizá es menos probable que esas mujeres hagan ejercicio, y esto podría ser el verdadero motivo del aumento en la densidad, sugirió Bernik.

Se debe diseñar un estudio para observar específicamente la dieta y el efecto en la densidad mamográfica, y no un estudio que llegue a conclusiones observacionales basadas en la memoria de la paciente, dijo.

"Encontrar la causa del indicador mamográfico del aumento en el riesgo de cáncer de mama es muy importante", dijo Bernik.

El consumo de pistachos ayuda a controlar el estrés

Tomado de: www.elmundo.es

El consumo de pistachos puede ser la solución para controlar los agentes estresantes del día a día y, en concreto, para combatir el estrés postvacacional gracias al magnesio y el potasio que contiene, según un estudio de la Universidad Estatal de Pennsilvania.

Incluir este producto en una dieta sana y equilibrada puede ayudar a reducir la presión arterial y las respuestas biológicas al estrés diario. En este sentido, el potasio ejerce un papel fundamental en la regulación de funciones corporales básicas como la nerviosa y la muscular. Por ello, ingerir alimentos ricos en potasio junto con agua contribuye a mantener la presión normal. 

Contribuye a la mejora del sueño

Por otra parte, el magnesio es un mineral relacionado con los procesos de transmisión neuromuscular y liberación de energía, adecuado para mantener el equilibrio normal de electrolitos, es decir, aporta un excelente equilibrio mental ya que estimula la transmisión de impulsos nerviosos. A su vez, es un poderoso remedio antiestrés gracias a su contribución a la mejora el sueño.

De hecho, la hormona que regula el sueño, llamada melatonina, se altera cuando hay falta de magnesio, por lo que una ingesta regular de pistachos, dentro de una dieta equilibrada, ayuda a combatir la depresión, el estrés y la ansiedad de forma totalmente natural.

Importancia de vitamina B

Los pistachos también tienen un alto contenido en vitamina B o piridoxina, que participa en el metabolismo de las proteínas y es necesaria para la producción de neurotransmisores como la serotonina, dopamina y noradrenalina.Esto es así porque las vitaminas de clase B intervienen en las reacciones del organismo para obtener energía y, una ingesta adecuada, reduce el cansancio producido por el estrés gracias a la liberación adecuada de energía.

6 de agosto de 2016

Aprenda a escoger las mejores frutas y verduras

Tomado de: www.nacion.com

Si desea tener una alimentación balanceada, las frutas y verduras son indispensables en su mesa. Pero, ¿cómo saber cuándo estos productos están en buenas condiciones para consumirlos, ya sea de inmediato o dentro de unos días? ¿Cuáles son los signos externos que dan cuenta de su calidad o de su grado de maduración?

Una de las principales recomendaciones es planificar antes de salir de compras, para saber no solo cuáles alimentos se requieren, sino también en qué fecha aproximada serán consumidos en el hogar.

“De eso va a depender la maduración con que se elija una fruta o verdura. Si esta se va a consumir pronto, entonces se debe elegir una que esté en su punto y, si no, escoger una más verde”, afirma la nutricionista María Lucía Fernández. Esto evitará el desperdicio.

Ojo y tacto

Las etapas de maduración varían en las distintas frutas y verduras, pero un buen consejo, sobre todo para aquellas que crecen colgadas de un árbol, es fijarse en su parte superior. Esto aplica, por ejemplo, para los aguacates o las peras.

“Si el área superior está suave al tacto, eso indica que el alimento está maduro. También, cuanto más maduros están, más brillantes se ponen; ese es otro indicativo”, comentó Fernández, quien labora para la cadena Automercado.

En el supermercado, el orden en que se realizan las compras también debe considerarse, pues podría afectar la calidad de los productos.

En ese sentido, la nutricionista hizo la siguiente recomendación: “Las frutas, vegetales y carnes deben comprarse de último, para evitar ponerles cosas encima en el carrito de compras, y para no tenerlos mucho tiempo fuera de su temperatura ideal”.

Manipulación

Asimismo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aconseja prestar atención a la forma en que se colocan las frutas y verduras en el carrito.

Sugiere ponerlas “en bolsas separadas de la carne cruda, las aves, los pescados y mariscos” .

Además, recomienda no adquirir frutas y verduras magulladas o dañadas, incluso por razones de seguridad alimentaria.

En caso de que decida comprar frutas que han sido previamente partidas, como suele suceder con la guanábana o la sandía, lo recomendable es que adquiera aquellas que están refrigeradas, o bien, rodeadas por hielo, aconseja la FDA.

Y si adquiere hortalizas como la lechuga, fíjese con cuidado en las hojas. Estas deben verse bien “vivas”, comentó Fernández. Otro aspecto clave es que sus hojas no contengan tierra.

“Si está sucia, eso podría sugerir que, luego de cortada, no recibió una adecuada manipulación. Entonces hay que ver cuán contaminada está. Además, debe evitarse escoger aquellas que estén en la urna del supermercado estrujadas con otros vegetales”, explicó Fernández.

Más ‘tips’ para una buena elección
 
Estación. Busque consumir frutas y verduras que sean de temporada. Así se asegurará que el producto tendrá mejor calidad que en otras épocas. También mejor precio y sabor. 

Climatérico. Si el producto es climatérico (se sigue madurando después de cosechado) como la papaya y el banano puede que cambie su aspecto luego de adquirido. Mientras que los no climatéricos (su maduración se detiene apenas son cosechados), como las uvas o manzanas, se mantendrán igual que el día que los compró en el supermercado. 

Arcoiris. Seleccione frutas y verduras de diferentes colores, porque entre más variedad escoja, mayor cantidad de vitamina, minerales y antioxidantes va a estar recibiendo en su organismo.

La OMS pide dejar a las mujeres amamantar a sus hijos "en cualquier momento y en cualquier lugar"

Tomado de: www.elmundo.es

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado una campaña en la que insta a la población a dejar a las mujeres amamantar a sus hijos "en cualquier lugar y en cualquier momento".

La iniciativa, en la que aboga por permitir a las mujeres dar de mamar en los restaurantes, autobuses, plazas, 'picnics' y en el mercado, se enmarca en la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna en más de 170 países.

Y es que, tal y como ha recordado el organismo, lactancia natural es el "mejor modo" de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita, por lo que la recomienda como modo exclusivo de alimentación durante los seis primeros meses de vida.

Ahora bien, a partir de esa edad, la OMS aconseja seguir con la lactancia materna hasta los dos años, como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos inocuos.

Con la Semana Mundial se conmemora la Declaración de Innocenti, formulada por altos cargos de la OMS y el Unicef en agosto de 1990 con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna.

Madres deben darle pecho a sus bebés en la primera hora después del parto

Tomado de: www.nacion.com

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) exhortó a las madres del mundo a dar pecho a sus bebés lo más pronto posible, tras el nacimiento, afirmando que la leche materna "es la primera vacuna" de los bebés.

Este organismo calcula que unos 77 millones de recién nacidos — aproximadamente uno de cada dos — no son amamantados en la primera hora después del parto, lo que les priva de importantes nutrientes, anticuerpos y contacto físico con la madre.

La Unicef declaró este viernes que los recién nacidos comprenden casi la mitad de todas las muertes de pequeños menores de 5 años a nivel mundial, y que darle pecho a los bebés en sus primeros seis meses de vida salvaría unas 800.000 vidas anuales.

Fadela Chaib, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), criticó a quienes dicen que la fórmula para bebés tiene los mismos beneficios que la leche materna, afirmando: " Eso es mentira. No son lo mismo " .

30 de julio de 2016

El ejercicio podría mantener la diabetes a raya durante el embarazo

Tomado de: medlineplus.gov

Las mujeres obesas pueden reducir el riesgo de diabetes gestacional (la diabetes durante el embarazo) y bajar su presión arterial haciendo ejercicio incluso apenas tres veces por semana, encuentra un estudio reciente.

"Es importante reducir las complicaciones del embarazo relacionadas con la obesidad, porque pueden tener consecuencias a largo plazo tanto para la madre como para el niño", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad Noruega de Ciencias y Tecnología la líder del estudio, la Dra. Trine Moholdt, que trabaja en la universidad.

"Aconsejamos a todas las mujeres que hagan ejercicio durante el embarazo, siempre y cuando no haya motivos médicos que prevengan que hagan ejercicio", añadió Moholdt.

Las mujeres obesas se enfrentan a unos riesgos más altos de complicaciones como la diabetes y la hipertensión gestacionales. También pueden aumentar más de peso durante el embarazo que sus pares más delgadas. Las mujeres obesas embarazadas también son más propensas a necesitar una cesárea y a dar a luz a bebés grandes, dijeron los investigadores.

En el nuevo estudio, se asignaron al azar a 91 mujeres embarazadas a uno de dos grupos. Un grupo hizo ejercicio tres veces por semana bajo supervisión, caminando a paso moderado en una cinta durante 35 minutos, y realizando un entrenamiento de fuerza durante 25 minutos. El otro grupo recibió la atención prenatal estándar.

Dos mujeres del grupo de ejercicio desarrollaron diabetes gestacional, frente a nueve mujeres en el grupo de atención estándar, mostraron los hallazgos. Además, las mujeres que hicieron ejercicio tenían unos niveles más bajos de presión arterial antes de dar a luz.

Los investigadores anotaron que no todas las mujeres del grupo de ejercicio asistieron a todas las sesiones, y que la cantidad de ejercicio que hicieron no fue extenuante.

Kirsti Krohn Garnaes, una estudiante de postgrado que participó en el estudio, dijo que los hallazgos mostraron que "incluso un poco de entrenamiento durante el embarazo puede ser beneficioso".

El estudio aparece en la edición en línea del 26 de julio de la revista PLOS Medicine.