15 de noviembre de 2008

Bebidas que nos hidratan

Todas las reacciones químicas de nuestro organismo tienen lugar en un medio acuoso, por lo que contribuye a su buen funcionamiento. Beber a diario las cantidades adecuadas, además de saciar la sed, mejora los niveles de hidratación, regula el buen funcionamiento de las células, favorece el transporte de nutrientes, elimina toxinas, mejora la lubricación de las articulaciones y ayuda a mantener la temperatura corporal.

Los alimentos aportan entre el 20 y el 25% de la ingesta total de agua, mientras que las bebidas representan el restante 75-80%. El agua que se consume a partir de alimentos y bebidas es absorbida por el tracto gastrointestintal, e independientemente del origen, tiene el mismo valor a efectos de hidratación. Lo importante, por tanto, no es el origen de esta agua sino la cantidad total contenida en el alimento o bebida ingeridos.

El aporte de agua al organismo procede de tres fuentes principales:
  • Consumo de líquido: agua y otras bebidas como infusiones, refrescos, caldos, zumos, leche, etc.
  • Contenido hídrico de los alimentos sólidos que, en algunos casos, es muy elevado como las frutas, hortalizas y sus preparaciones.
  • Pequeñas cantidades de agua que se producen en lo procesos metabólicos de proteínas, lípidos e hidratos de carbono (unos 300 ml diarios).
Los requerimientos hídricos son muy variables ya que están determinados por diversos factores como son el metabolismo de cada persona, las condiciones ambientales, el grado de actividad física, etc. Como media, se debe consumir al día entre 3 y 3,5 litros en los varones y entre 2 y 2,7 en las mujeres.

Un hábito de nutrición muy saludable Una persona puede sobrevivir tres semanas sin alimentos pero sólo tres días sin ingerir líquidos. Mantener una buena hidratación durante todo el año es la base de una correcta nutrición y una buena salud. El aporte de agua, a través del consumo de líquidos y alimentos, cumple funciones vitales para el organismo:

1. Regula el buen funcionamiento de todas las células
2. Favorece el transporte de nutrientes y de las sustancias orgánicas en el sistema circulatorio
3. Elimina toxinas y previne el estreñimiento
4. Mantiene el buen funcionamiento de los riñones
5. Regula la temperatura corporal
6. Ayuda a que el corazón funcione de forma saludable
7. Incide en la función cerebral y la capacidad de concentración
8. Ayuda a la amortiguación de las articulaciones y al buen funcionamiento de los músculos
9. Preserva el buen estado de la piel, su elasticidad y la protege de agresiones externas

Si desea conocer sus requerimientos de líquidos visite el Observatorio de Hidratación y Salud en: http://www.hidratacionysalud.es/h_autotest.html

No hay comentarios: