7 de noviembre de 2008

A educar con el ejemplo

Una de las grandes preocupaciones de los padres de niños en edad preescolar es su alimentación. Muchas veces, por ejemplo, se hace difícil que el niño coma vegetales. Pero antes de convertir la mesa en un campo de batalla tómese un momento y piense en sus propios hábitos alimentarios…

Según un estudio* realizado en Estados Unidos, los niños desde temprana edad aprenden e imitan las elecciones de los padres en relación con la alimentación.

La investigación se efectuó con 120 niños, con edades entre los 2 y 6 años, a los que se les llevó a un supermercado para simular una compra, y evaluar la selección de los alimentos y bebidas. Asimismo, a los padres de los niños se les solicitó reportar la frecuencia con que adquirían ciertos productos especificados por los investigadores. Todos los padres llevaban a sus hijos al supermercado.

Dentro de los alimentos "más sanos" se incluyeron las frutas, las verduras, los cereales de grano integral, el pan y la leche. Entre los "menos sanos" estaban los postres, los caramelos, las papas fritas, las gaseosas y los cereales dulces.

Aproximadamente el 70% de los niños “compró” partes iguales de productos sanos y menos sanos, solamente el 10% de los niños eligió mayoritariamente alimentos de la categoría de los más sanos. Esto coincidía con los hábitos de compra de los padres.

Los resultados de este estudio sugieren que hasta los niños muy pequeños no eligen indiscriminadamente lo que desean comer cuando se les da la posibilidad, sino que se basan en los hábitos de sus padres, y a partir de ellos definen sus preferencias alimentarias.


*Child food and beverage choices during role playing. Arch Pediatr Adolesc Med.2008;162(11):1063-1069

No hay comentarios: