2 de noviembre de 2008

El pescado y su aporte al desarrollo del niño


Según un estudio realizado en Dinamarca*, un mayor consumo de pescado durante el embarazo, así como periodos más prolongados de lactancia materna, se asocian con un mejor desarrollo del niño (a).

La investigación se realizó con 25 446 niños cuyas madres participaron en una investigación efectuada entre 1997-2002. Mediante una entrevista a las madres, se determinaron puntajes de desarrollo de los niños a los 6 y 18 meses.

Los niños cuyas madres consumieron mayor cantidad de pescado durante el embarazo, de 2 a 3 veces por semana (en promedio 60 gramos por día), así como aquellos que eran amamantados por periodos más largos, tenían mejores destrezas cognitivas y motoras, particularmente a los 18 meses de edad.

Lo anterior está asociado a los ácidos grasos omega-3, que son fundamentales para el crecimiento y desarrollo del sistema nervioso central del niño desde el momento de la concepción.

Este tipo de grasa se encuentra en el pescado y en la leche materna, lo que se suma a los beneficios ya conocidos de ésta última: protección contra infecciones, desarrollo de lazos afectivos madre e hijo, prácticamente no genera alergias, promueve el desarrollo adecuado de la mandíbula y los dientes y es más económico que las fórmulas comerciales.


*Associations of maternal fish intake during pregnancy and breastfeeding duration with attainment of developmental milestones in early childhood: a study from the Danish National Birth Cohort. American Journal of Clinical Nutrition, Vol. 88, No. 3, 789-796, Setiembre 2008

No hay comentarios: