29 de noviembre de 2008

La variedad de bebidas incrementa en un 50% la ingesta de líquidos y previene el riesgo de deshidratación

La variedad y el sabor de bebidas son dos factores que ayudan a mantener un correcto nivel de hidratación. Así lo confirma el “Estudio Comparativo de Diferentes Procedimientos de Hidratación”, elaborado por la Cátedra de Fisiología del Ejercicio de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), que concluye que el consumo de líquidos es un 50% mayor cuando se dispone de diversidad de bebidas, por lo que disminuye la pérdida de peso corporal, indicativo de un estado de deshidratación. Además, cuando las bebidas tienen sabor, este consumo se incrementa en un 32%.

Estas conclusiones vienen a corroborar las recomendaciones de los especialistas que señalan que, además de ingerir alimentos ricos en agua (frutas, verduras), variar el consumo de bebidas incluyendo agua, refrescos, zumos, etc. facilita una óptima hidratación.

El objetivo de estudio fue valorar la capacidad de hidratarse adecuadamente, en condiciones de calor y humedad alta, en función de diversas estrategias basadas en ingerir distintos tipos de bebidas con diferentes sabores y condiciones de palatabilidad.

Los participantes se sometieron a cuatro pruebas de esfuerzo con ergómetro de cinta continuada, utilizando diversas modalidades de hidratación: la primera prueba con agua, la segunda con bebidas de sabor y, una tercera utilizando bebidas con sabor más agua.

Según las conclusiones aportadas por el equipo investigador, el sabor favorece una mayor ingesta de líquidos y con ello alcanzar un óptimo estado de hidratación. Asimismo, los sujetos estudiados bebieron más en aquellas pruebas en las que disponían de una mayor variedad de bebidas, lo que hizo disminuir la pérdida de peso provocada por la deshidratación al tiempo que también disminuyó el consumo de líquidos en las 24 horas posteriores a la prueba de esfuerzo realizada en el laboratorio.

No hay comentarios: