7 de diciembre de 2008

¡Salud!... por su salud

Una fuente de calorías que muchas veces pasa desapercibida la constituyen las bebidas alcohólicas. Su aporte energético es muy variado, por lo que resulta importante conocerlo para elegir las mejores opciones.

Una cerveza contiene 150 Kcal aproximadamente, una copa de vino (blanco o tinto) 85 Kcal; un whisky aporta cerca de 105 Kcal; mientras que el ron o el vodka proporcionan 97 Kcal, más las calorías de la bebida que se utilice para mezclarlo.

Otro aspecto importante es que los destilados como el whisky, vodka y ron, no contienen carbohidratos, mientras la cerveza y el vino sí: 13 g y 3 g respectivamente. Esto es fundamental en caso de que necesite controlar la cantidad de carbohidratos de su dieta.

En el caso de los cocteles, su contenido calórico es mayor debido a que, como parte de la mezcla, se pueden utilizar diversas bebidas alcohólicas, jugos, frutas, miel o almíbar, leche o crema, etc.

Además, se debe tomar en cuenta que el alcohol aporta 7 Kcal por gramo, por lo que a mayor contenido de este en las bebidas, mayor aporte calórico. Sumado a lo anterior, se debe tener en cuenta que al ingerir licores usualmente se acompañan de “bocas” con alto contenido graso, o si es en una fiesta, con snacks y dips que dificultan llevar un control de cuánto se ha comido.

La recomendación que ofrece la Asociación Americana de Dietistas es una bebida por día en el caso de las mujeres, y dos para los hombres.

No hay comentarios: