10 de enero de 2009

Bebidas en la pérdida de peso

Cuando tratamos de perder peso nos concentramos principalmente en los alimentos que consumimos o en las cantidades de los mismos. No obstante, existe una fuente de calorías que muchas veces no consideramos y que son comunes en nuestra dieta en estos días de calor: las bebidas.

Uno de los principales problemas es que los jugos o refrescos no generan saciedad a largo plazo, en el momento producen una sensación de llenura pero al poco tiempo se puede sentir hambre de nuevo. Ahora analicemos algunos casos específicos:

En el caso de las gaseosas son calorías vacías ya que solo aportan azúcar. Si bien existen las versiones light o sin azúcar, no podemos olvidar que el consumo excesivo de estas bebidas puede tener efectos adversos para la salud: problemas gastrointestinales, caries, obesidad y daño a los huesos aumentando el riesgo de osteoporosis.

Respecto a los jugos de frutas envasados, poseen la ventaja de que sí aportan vitaminas y minerales, e incluso en ocasiones se fortifican con estos nutrientes aumentando su valor nutritivo. No obstante, generalmente se les agrega azúcar a pesar de que ya por naturaleza contienen cierta cantidad, lo cual aumenta el aporte energético de estas bebidas.

Si hablamos de jugos de fruta naturales, ofrecen la ventaja de que no tienen azúcar añadida, pero por ejemplo para completar un vaso de jugo de naranja es necesario exprimir aproximadamente tres unidades, y no genera la sensación de saciedad que si consumiéramos la naranja completa, lo cual además nos aportaría fibra.



En relación con los lácteos, lo más recomendable es consumirlos descremados, así se reduce el consumo de calorías.

Por eso es que si usted desea controlar su peso debe procurar consumir bebidas con bajo o nulo contenido de azúcar o utilizar edulcorantes artificiales.

No hay comentarios: