31 de enero de 2009

Cuidados de la alimentación de la persona diabética

Cuando a una persona le diagnostican diabetes usualmente se piensa que no va a poder volver a comer normalmente o que debe eliminar el consumo de harinas. Pero, contrario a esto, con la asesoría adecuada, puede llevar una dieta normal sin afectar su salud. Les presento algunos consejos prácticos.

1. El principal cuidado que se debe tener en la alimentación de una persona diabética es lograr mantener niveles constantes de azúcar en la sangre: sin picos ni “bajadas”.

2. Es fundamental realizar 5 tiempos de comida (6 en caso de que se inyecte insulina en la noche), de forma que se garantice que haya azúcar suficiente sobre la cual pueda actuar la insulina, y si no es insulinodependiente, hacer varias comidas pequeñas en lugar de grandes platos de comida ayuda a evitar que se eleve la glicemia.

3. Otro aspecto importante es que las comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) deben tener una mezcla de carbohidratos, grasa y proteína, ya que así se retrasa la absorción de los carbohidratos y por tanto los niveles de azúcar en la sangre no aumentan abruptamente.

Entonces, por ejemplo, debe consumir un alimento de origen animal (que sería la fuente de proteína y grasa), 1 o 2 porciones de harinas (como fuente de carbohidratos) y vegetales, ya sea crudos o cocidos. En cuanto a estos últimos, es fundamental el aporte de fibra, ya que ésta enlentece la absorción de los carbohidratos.

4. Además, con autorización médica, el ejercicio es importante para regular los niveles de azúcar en la sangre, ya que facilita que las células capten la glucosa y así no se eleva la glicemia.

No hay comentarios: