19 de abril de 2009

Diez claves en la alimentación del preescolar

Durante la infancia se adquiere la mayor parte de los hábitos alimentarios y las preferencias que determinarán en gran medida el tipo de alimentación futura. Entre los dos y cinco años, es la etapa en que los niños deben incorporar nuevos sabores y texturas todavía desconocidas para ellos, sugiere Marcela Giacometto, nutricionista y docente de la Universidad Andrés Bello.


Cuando en Chile y a nivel mundial se sostiene una batalla contra la obesidad, resulta fundamental entender que una conducta alimentaria sana se genera desde la cuna.

"El rol de los padres es fundamental en la educación alimentaria de los niños. La exposición reiterada al alimento puede terminar cambiando el rechazo inicial por aceptación y es la forma de establecer una dieta variada que asegure un patrón de alimentación saludable en el futuro”, comenta Marcela Giacometto, docente de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello.

“Las verduras y frutas son fuente primordial de vitaminas variadas principalmente C, E, K, niacina, ácido fólico y provitamina A, junto con aportar minerales, fibra y elementos antioxidantes”, agrega la nutricionista. “Además, poseen un elevado contenido de agua, facilitando la eliminación de toxinas de nuestro organismo y ayudando a la hidratación. Son la mejor fuente de vitaminas, principalmente Vitamina C, en frutos cítricos como la naranja y el kiwi. Ricas en antioxidantes como el betacaroteno (contenido en zanahorias), licopenos en el tomate, flavonoides en coliflor, brócoli, que ayudan a hacer más lento el proceso de envejecimiento”, dice la profesional.

“Se recomienda a los padres analizar la alimentación de sus hijos entre dos y cinco años, etapa de crecimiento y desarrollo”, advierte.

¿Qué comer?

A la hora de elegir qué comer, es importante hacer una elección sana. Una variedad de alimentos saludables aportará al niño la energía que necesita para hacer cosas, les ayudará a crecer como debe e incluso le protegerá de enfermedades.

Estás son 10 claves de la alimentación del preescolar:

1.- Incluye fruta y verdura: añaden colorido al plato, contienen fibra y vitaminas. Es una buena idea comer tres unidades de frutas y dos platos de verduras al día.

2.- Conoce el tipo de grasas: los niños necesitan incluir grasa en sus dietas, pero se deben limitar las del tipo saturadas.

3.- Apuesta por los cereales integrales: Los cereales incluyen el pan, los cereales del desayuno, el arroz y las pastas. Los cereales integrales son mejores que los refinados, elegir los que tenga menor contenido de azúcar.

4.- Beber agua: No sólo importa lo que comen, también lo que beben. Es importan que los niños aprendan a beber agua cuando tienen sed.

5.- Elige un menú equilibrado: Opta por comidas que incluyen una variedad de alimentos: algo de cereales, fruta, verdura, carne u otros alimentos proteicos y lácteos. Evita raciones dobles.

6.- Evitar las colaciones o snacks de fabricación industrial: no deben formar parte de sus menús habituales.

7.- En la variedad está el gusto: evita que tu hijo se aburra comiendo siempre lo mismo. Sé creativo y busca variedad de alimentos.

8.- No recurras a decirle que no tiene que dejar nada en el plato: explícale al niño que escuche lo que “dice su estómago”. Si ya está satisfecho, no hace falta que se lo acabe todo.

9.- Comer con buenos modales: Nunca está de más comentarle un par de reglas simples para comer educadamente, como comer con la boca cerrada, no hablar mientras se este masticando, utiliza bien los cubiertos y usar la servilleta.

10.- No beber o comer y reírse al mismo tiempo: enséñale a tu hijo que no debe hacer reír a sus compañeros o familiares mientras comen, esto puede provocar desde un desperdicio hasta un accidente. La hora de la comida es un tiempo de convivencia agradable y respetuosa. Respetar el tiempo de comida como una instancia de compartir, por lo que se debe evitar hacerlo viendo televisión.

Tomado de: http://www.universia.cl/

No hay comentarios: