21 de junio de 2009

Comer sano beneficia la salud y el bolsillo

Contrario a lo que muchos creen, consumir comidas bajas en calorías y grasas es más barato que alimentarse con productos preparados con mayor cantidad de grasas o carbohidratos. Así lo confirman datos suministrados por los ministerios de Salud y Agricultura y Ganadería, que fueron corroborados por cadenas de supermercados.

Frutas, verduras, ensaladas, y quesos bajos en grasa, por ejemplo, son más baratos que harinas, galletas, enlatados y emparedados.

“La gente tiene la falsa concepción de que Costa Rica vive la misma situación que Estados Unidos. Allá, las frutas y vegetales son carísimos porque no se cultivan tanto y tienen que importarlos. Pero en este país se producen casi todas las frutas, vegetales, leche y quesos. Esto hace que sus precios sean mucho más bajos”, explicó la ministra de Salud, María Luisa Ávila.

Para los nutricionistas, las diferencias en precio no solo se notan a la hora de comprar alimentos, si no también en el dinero que se ahorra en cuidados de salud. “Una persona que consume frutas, verduras y comidas bajas en grasa se expone a menos virus, menos enfermedades cardiovasculares y a no tener hipertensión. Esto significa menos incapacidades y menos gastos en medicamentos”, señaló la nutricionista Andrea Carballo.

La especialista agregó que los índices de cáncer de colon y estómago están creciendo entre los costarricenses porque no están acostumbrados a consumir fibra, sustancia que se encuentra en frutas, verduras y cereales.

En las escuelas.

Estos datos también se aprovecharán en las escuelas y los Cen-Cinai para ahorrar gastos en los comedores e incentivar el consumo de comidas más sanas. Los ministerios de Salud, Educación y Agricultura y Ganadería trabajan en un proyecto conjunto.

El Ministerio de Salud encontró que las principales deficiencias en fibra se encuentran en niños de edades escolares. Por ello, se creó un programa nutricional para que los comedores escolares tengan mayor cantidad de frutas y verduras en sus menús.

“La idea es que los niños aprendan a consumir cinco porciones de frutas y verduras para que no sufran de problemas gástricos por falta de fibra”, indicó Alejandrina Mata, viceministra de Educación.


Tomado de: www.nacion.com

No hay comentarios: