28 de junio de 2009

Los padres suelen confundir conductas normales del bebé con intolerancia a la leche

Los padres suelen confundir conductas normales de los bebés con intolerancia a la leche, según un estudio del centro 'Mead Johnson Nutrition' en Indiana (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Nutrition Journal'. Como consecuencia de esta mala interpretación de síntomas, los padres tienden a cambiar de leche infantil sin consultar a un profesional sanitario.

Los investigadores, dirigidos por Carol Lynn Berseth, descubrieron que hasta la mitad de los bebés alimentados con leche artificial experimentaban un cambio en este alimento durante los primeros seis meses de vida.

El estudio se realizó entre 335 bebés sanos y se diseñó para evaluar la hipótesis de que no existen ventajas en elegir un tipo de leche con proteínas parcialmente hidrolizadas como primera opción en la mayoría de los niños sanos. El estudio demostró que no existían diferencias en la intolerancia infantil a dos tipos de leche de vaca intactas frente a la leche de vaca con proteínas parcialmente hidrolizadas durante un ensayo de 60 días.

El estudio confirma anteriores informes de cambios innecesarios en el tipo de leche en los bebés sanos. A pesar de que la regurgitación, el llanto y los cólicos pueden ser signos de intolerancias, episodios similares son también normales durante los primeros meses de vida. Sin embargo, la ansiedad de los padres podría confundir estos episodios normales en una intolerancia a la leche artificial.

Según explica Berseth, "en una población sana, este estudio demostró que no existían beneficios adicionales de la leche de vaca parcialmente hidrolizada frente a la leche de vaca intacta". La investigadora se plantea que una leche artificial parcialmente hidrolizada podría ser apropiada para un determinado grupo de bebés en vez de cómo una primera opción para todos.



Tomado de: www.europapress.es

No hay comentarios: