23 de agosto de 2009

La dieta restrictiva para los niños podría resultar contraproducente

Según los investigadores, los padres que intentan luchar contra la epidemia de obesidad infantil prohibiéndole a los niños que coman ciertos tipos de alimentos no van a evitar que aumenten de peso y en realidad podrían estar empeorando la situación.

Los padres cumplen una función crítica para ayudar a los niños a tomar decisiones sobre su alimentación que les permitirán mantener un peso saludable, según médicos y expertos. Sin embargo, el éxito depende del uso del método apropiado.

El control de inhibición de un niño, similar al autocontrol, es el factor clave para controlar el peso. El concepto se explica en un artículo publicado anticipadamente en línea antes de una edición impresa próxima de la Journal of Pediatrics.

En el estudio, Stephanie Anzman y Leann Birch, del Centro de investigación de la obesidad de la infancia de la Universidad Estatal de Pensilvania, se enfocó en 197 niñas blancas no hispanas. Recolectaron información de las niñas y de sus padres durante diez años, desde cuando las niñas tenían cinco años. Los investigadores registraron el nivel de ingreso y el educativo de los padres, así como el índice de masa corporal (IMC) de niños y padres, y le preguntaron a los niños si los padres restringían ciertos alimentos. También se les pidió a las madres que describieran el nivel de autocontrol de sus hijas.

Según los autores del estudio, las niñas que se consideraba que tenían menos autocontrol tenían IMC más elevados y aumentaban más de peso, en comparación con sus compañeras que se regulaban mejor a sí mismas. También anotaron que las niñas que carecían de autocontrol tenían casi el doble de probabilidades de tener exceso de peso para los quince años.

Los investigadores hallaron que, entre los participantes del estudio, las niñas que tenían el mayor riesgo de aumentar de peso eran las que tenían niveles elevados de restricciones alimentarias percibidas de los padres y bajo autocontrol.

"Los intentos de los padres para ayudar a los niños que tienen menos autocontrol restringiendo su acceso a sus refrigerios favoritos puede hacer que los alimentos prohibidos sean más atractivos, lo que exacerba el problema", señaló Anzman en un comunicado de prensa del editor de la revista.

Una mejor idea para los padres es ayudar a los niños a aprender algo de control permitiéndoles elegir entre opciones saludables. Además, es mejor no mantener alimentos restringidos en casa, agregó. "De esa manera", aseguró Anzman, "no es necesario decirle constantemente a los niños que no pueden comer los alimentos que desean".

Tomado de: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/

No hay comentarios: