1 de agosto de 2009

Los productos orgánicos no son más beneficiosos que los tradicionales

En contra de su precio más elevado, parece que la comida orgánica no tiene más beneficios nutricionales o para la salud que los alimentos producidos tradicionalmente, según una revisión de 162 estudios, publicados durante los últimos 50 años.

En los últimos años se han hecho muy populares los alimentos llamados orgánicos, demostrando el interés de mucha gente por un cambio positivo en la alimentación y también la desconfianza en la seguridad y producción de los alimentos convencionales.

Se consideran "orgánicos" aquellos alimentos, en general vegetales y frutas que en ninguna etapa de su producción intervienen fertilizantes, herbicidas o pesticidas químicos, así como tampoco en los suelos donde son cultivados.

Para algunos, la palabra "orgánico" significa nutritivo. Para otros significa alimentos más limpios y seguros; incluso, están quienes entienden por "orgánico" aquellos alimentos producidos sin causar polución o dañando lo menos posible el aire, la tierra y el agua.

En realidad las características positivas que se le atribuyen a los productos orgánicos son difíciles de establecer mientras no exista una regulación general. Por ejemplo para que la leche, sea considerada orgánica, en teoría la vaca debe estar alimentada 100 % con granos que no hayan sido tratados genéticamente ni fertilizados sus suelos. Así como tampoco deben recibir antibióticos u hormonas dichos animales.

Es muy difícil lograr producir alimentos que estén totalmente libres de pesticidas, debido a que en los suelos éstos permanecen largos periodos de tiempo en cantidades insignificantes o pueden contaminarse de suelos próximos a ellos.

En pocos lugares del mundo se han determinado definiciones específicas para el uso del término "orgánico" así como tampoco el tiempo de espera que debe pasar desde la última aplicación de químicos en los suelos y el cultivo de un alimento sin ellos.

En la mayoría de los países no hay leyes que regulen el uso de los alimentos orgánicos. Esta ausencia de leyes y reglamentaciones tampoco le da al consumidor garantías de que el alimento que se vende como orgánico, realmente lo sea y también está expuesto a que comerciantes inescrupulosos vendan algo que realmente no lo es.

Lo nuevo

"Se detectaron algunas pequeñas diferencias en el contenido nutricional de los alimentos producidos orgánica y tradicionalmente", dijo Alan Dangour, uno de los autores del informe. Ese nutricionista, en palabras recogidas por 'The Times', explica algunas de estas variaciones nutricionales: "Hay más fósforo en la comida orgánica. Es un mineral importante pero está disponible en todo lo que comemos y no es importante para la salud pública. La acidez también es mayor en los productos orgánicos pero es algo que tiene más que ver con el gusto y la percepción sensorial. No marca ninguna diferencia en cuanto a salud se refiere".

La investigación, que fue ordenada por la Agencia de Estándares Alimenticios del Gobierno Británico (FSA, por sus siglas en inglés), aparece publicada en 'American Journal of Clinical Nutrition'.

"Nuestra revisión indica que actualmente no hay evidencias que apoyen la selección de los alimentos producidos orgánicamente sobre los fabricados convencionalmente en función de una superioridad nutricional", añaden los expertos procedentes de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

El trabajo desmonta que haya que pagar más por los alimentos orgánicos, como sucede hasta ahora, a tenor de la creencia de que tienen más beneficios para la salud. En 2007, se creó un mercado orgánico global de US$ 48.000 millones.

Tal como publica el diario británico, los autores del informe reconocen no haber estudiado la presencia de residuos de pesticidas y herbicidas en ambos tipos de alimentos. "La FSA ha insistido en que ni está a favor ni en contra de la comida orgánica y ha reconocido que hay muchas otras razones por las que las personas deciden comer productos orgánicos: la preocupación por el medio ambiente y los seres vivos; los mayores controles del bienestar de los animales; y las reglas más estrictas sobre el uso de antibióticos en animales o de pesticidas en las cosechas", destaca el citado periódico en su página web.

Tomado de: www.urgente24.com

No hay comentarios: