27 de septiembre de 2009

La papa: aliada perfecta para una conseguir una alimentación sana y equilibrada


Varios especialistas en nutrición consideran a la papa (patata) como la base fundamental para una dieta equilibrada en cualquier parte del mundo y a cualquier edad.

Para Ana Haro, médico especialista en nutrición, la papa es un alimento que destaca principalmente por su riqueza en hidratos de carbono complejos, como el almidón y la vitamina C, que ayudan a mantener unos niveles estables de glucosa en sangre. En este sentido, según la doctora Haro, la papa es especialmente aconsejada en personas con diabetes. Asimismo, la vitamina C facilita la asimilación de hierro por el organismo, además de poseer propiedades antioxidantes. Cabe destacar que una papa mediana con piel aporta cerca de la ingesta diaria recomendada de vitamina C.

Por su parte, Julia Dorado, médico general experto en nutrición, subraya que la papa es una importante fuente de nutrientes y prácticamente no contiene grasa. Es rica en vitamina C y B6 y otras sustancias minerales como el potasio, y una buena fuente de fibra. Junto con los cereales y sus derivados, la papa está situada en la base de la Pirámide de la Alimentación Saludable, por lo que su consumo se recomienda de cuatro a seis veces por semana. La papa es una perfecta aliada en la prevención y tratamiento de determinadas patologías, tales como la diabetes, la hipertensión arterial o, incluso, ciertos trastornos neurológicos.

La patata es vista por estos expertos como algo más que un alimento, ya que existen estudios que la presentan como beneficiosa para el sistema inmunológico y el cardiovascular por su riqueza en hidratos de carbono complejos, su mínimo contenido en grasas y su bajo aporte calórico.

La papa no engorda

Que consumir papas engorda es un falso mito en el que coinciden los especialistas en nutrición. El error radica en que, en la mayoría de las ocasiones, se asocia su consumo con frituras o guisos, a veces excesivamente elaborados y calóricos, lo que hace que las calorías se multipliquen.

“Realmente es la forma de cocinar la papa lo que condiciona su mayor o menor aporte calórico, porque por sí misma solo ofrece 79 Kilocalorías por cada 100 gramos”, destaca la doctora Ana Haro. En este sentido, y según Julia Dorado, si preparamos las papas fritas o guisadas ese aporte calórico se llega a triplicar, ya que se absorbe gran parte de la grasa que se emplea para cocinarla”. No hay que olvidar tampoco la compañía que lleven”, destaca.

Ambas especialistas coinciden en que la papa es un alimento saludable y muy apetitoso que se recomienda para consumo diario, bien como primer plato o como guarnición, en todos los grupos poblacionales.

No hay comentarios: