10 de octubre de 2009

El peso antes del embarazo se relaciona con problemas cardiacos en los bebés

Según sugiere una investigación reciente, las mujeres obesas y las que tienen exceso de peso tienen más probabilidades de dar a luz bebés con defectos cardiacos.

Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. analizaron datos sobre 6,440 bebés que tenían defectos cardiacos congénitos y 5,673 bebés que no tenían defectos cardiacos cuyas madres participaron en el Estudio nacional de prevención de defectos congénitos (National Birth Defects Prevention Study).

Las mujeres que tenían exceso de peso o eran obesas antes del embarazo tenían 18 por ciento más probabilidades que las mujeres de peso normal de tener un bebé con ciertos tipos de defectos cardiacos, como defectos obstructivos en el lado derecho del corazón y defectos en el tejido que separa las dos cámaras superiores del corazón. Los autores del estudio anotaron que las mujeres gravemente obesas tenían un riesgo treinta por ciento mayor, en comparación con las mujeres de peso normal.

Para llegar a sus hallazgos, los investigadores tuvieron en cuenta varios factores de defecto cardiaco importante, como la edad y la raza/etnia de la madre. Las mujeres que tenían diabetes antes de quedar embarazadas fueron excluidas porque la diabetes de la madre es un factor de riesgo contundente para defectos cardiacos en los bebés.

"Estos resultados apoyan estudios anteriores y proporcionarán evidencia adicional de que hay una relación entre que una mujer tenga exceso de peso o eran obesas antes del embarazo y ciertos tipos de defectos cardiacos", señaló en un comunicado de prensa de la agencia Suzanne Gilboa, autora primaria del estudio y epidemióloga del Centro nacional de defectos congénitos y discapacidades del desarrollo de los CDC.

"Esto proporciona otra razón para que las mujeres mantengan un peso saludable. Además del impacto sobre la propia salud de la mujer y las implicaciones conocidas del embarazo relacionadas con la obesidad materna, la salud del bebé podría estar en riesgo", agregó Gilboa.

"Los defectos cardiacos congénitos son el defecto congénito más común y, entre todos los defectos congénitos, son la causa principal de enfermedad, muerte y gastos médicos", señaló en el comunicado de prensa el Dr. Edwin Trvathan, director del Centro nacional de defectos congénitos y discapacidades del desarrollo de los CDC. "Las mujeres que son obesas y planean un embarazo podrían beneficiarse de colaborar con sus médicos para lograr un peso saludable antes del embarazo".

El estudio es el mayor esfuerzo jamás realizado en los EE. UU. para identificar factores de riesgo de defectos congénitos, según los CDC.


Tomado de: www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish

No hay comentarios: