17 de octubre de 2009

Grasas "buenas" mejoran composición corporal mujeres diabéticas

Comer ciertos tipos de grasas ayudaría a las mujeres obesas con diabetes a eliminar algo de la grasa corporal general, sugirió un estudio pequeño.

La investigación, sobre 35 adultas mayores con diabetes tipo 2, halló que los suplementos con dos clases de grasas (ácido linoleico conjugado (ALC) o aceite de alazor) mejoró la composición corporal en cuatro meses. El consumo de ALC redujo el índice de masa corporal (IMC), una medida estandarizada de la relación entre el peso y la altura, y el nivel total de grasa corporal.

Con el aceite de alazor, no varió el IMC de las mujeres, pero adelgazaron un poco de grasa del torso y mejoraron los niveles de azúcar en sangre, que es un indicador de buen control de la diabetes.

El ALC es un ácido graso insaturado presente en la carne vacuna, el cordero y los productos lácteos. Estudios en animales hallaron que el ALC ayuda a deshacer la grasa corporal y algunos estudios habían sugerido que lo mismo ocurriría en los seres humanos.

El aceite de alazor es rico en grasas poliinsaturadas omega-6, pero se desconoce cómo eso modificaría la grasa corporal y el azúcar en sangre, dijo la doctora Martha Belury, autora del estudio y profesora de nutrición de la Ohio State University, en Columbus. Belury explicó que el equipo utilizó el aceite de alazor sólo como sustancia de comparación para medir los efectos del ALC. Pero el aceite mostró sus propios beneficios.

Es muy pronto como para recomendar que las mujeres con sobrepeso y diabetes compren ALC o suplementos con aceite de alazor. Pero pueden tratar de incluir más grasas poliinsaturadas en la dieta, dijo Belury a Reuters Health. "No elimine todas las grasas saludables de la dieta al eliminar las malas", agregó la autora.

El estudio, publicado en American Journal of Clinical Nutrition, incluyó a 35 mujeres obesas de unos 60 años. Cada una consumió por día un suplemento de 8 gramos de aceite de alazor u 8 gramos de un suplemento de ALC durante 16 semanas. Luego de un mes de descanso, las mujeres pasaron a usar el otro suplemento.

En general, el equipo halló que las mujeres tenían una disminución leve del IMC y una reducción de la grasa corporal mientras ingerían el ALC. No variaron los niveles de azúcar en sangre o de masa muscular.

En cambio, mientras ingerían el aceite de alazor, las participantes perdieron grasa corporal en el tronco y aumentaron la masa muscular, mientras que los niveles de azúcar en sangre disminuyeron en general. "Esas grasas actuarían de maneras muy distintas", dijo Belury.

Para conocerlas, se necesitan más estudios. Los trabajos sugieren que el ALC afecta a las enzimas involucradas en el almacenamiento corporal de la grasa, lo que explicaría sus beneficios para la composición corporal, aunque se desconocen sus efectos potenciales sobre la diabetes. El suplemento no afectó el control del azúcar en sangre y un estudio previo sobre adultos diabéticos halló que el ALC elevaba los niveles de azúcar en sangre.

Por ahora, Belury recomendó que las personas incluyan aceites poliinsaturados a la alimentación, con, por ejemplo, ensaladas condimentadas con aceite y vinagre o vegetales cocidos con aceite en lugar de manteca.

La autora señaló que la cantidad de aceite de alazor usado en el estudio fue igual a menos de 2 cucharadas por día, lo que se puede ingerir fácilmente por vía de la alimentación. Otros aceites, como el de girasol y de maíz, también son ricos en grasas poliinsaturadas con omega-6. Por otro lado, la cantidad de ALC utilizado en el estudio sería muy alta como para ingerirla a través de la dieta. Un litro de leche entera, por ejemplo, contiene apenas 1 gramo de ALC.


Tomado de: www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/

No hay comentarios: