16 de enero de 2010

El ejercicio podría retrasar el declive mental

El ejercicio regular protegió la función cognitiva de adultos mayores en dos estudios

El ejercicio parece ayudar a prevenir y mejorar el declive cognitivo leve, según muestran dos estudios recientes. Los investigadores encontraron que las personas que hacían actividad física moderada en la mediana edad tenían un menor riesgo de discapacidad cognitiva leve y que seis meses de ejercicio aeróbico de alta intensidad mejoraban la función cognitiva en personas que sufrían de deterioro cognitivo leve.

El deterioro cognitivo leve es un estado intermedio entre los cambios normales en el pensamiento, el aprendizaje y la memoria que la edad conlleva, y la demencia, explicó uno de los estudios. Hasta el quince por ciento de las personas que tienen deterioro cognitivo leve desarrollan demencia cada año, frente a uno o dos por ciento de la población general.

En el primer estudio participaron 1,324 voluntarios que no tenían demencia que participaban en el Estudio del envejecimiento de la Clínica Mayo. Los participantes completaron un cuestionario sobre el ejercicio físico y fueron evaluados y clasificados como de cognición normal (1,126) o con deterioro cognitivo leve (198).

Los que dijeron que hacían ejercicio moderado (como nadar, caminar a paso vivo, yoga, aeróbicos o entrenamiento de fuerza) durante la mediana edad tenían 39 por ciento menos probabilidades de sufrir de deterioro cognitivo leve, mientras que los que hacían ejercicio moderado más adelante en la vida tenían 32 por ciento menos probabilidades de padecer la afección.

El equipo de la Mayo apuntó que el ejercicio podría proteger del deterioro cognitivo leve a través de la producción de compuestos que protegen los nervios, un mayor flujo de sangre al cerebro, un mejor desarrollo y supervivencia de las neuronas, y un menor riesgo de enfermedades cardiacas y de los vasos sanguíneos.

En el segundo estudio participaron 33 adultos, de edad promedio de 70 años, que sufrían de deterioro cognitivo leve. Algunos fueron asignados al azar a aeróbicos de alta intensidad de 45 a 60 minutos por día, cuatro días a la semana. Otros fueron asignados a un grupo de control que tenía la misma programación de ejercicio, pero hacían ejercicios de estiramiento y mantenían su ritmo cardiaco bajo.

Tras seis meses, los pacientes que hicieron el ejercicio aeróbico de alta intensidad habían mejorado la función cognitiva frente a los del grupo de control. Los efectos beneficiosos fueron más pronunciados en las mujeres que en los hombres, posiblemente porque el uso y producción de insulina, glucosa y la hormona del estrés cortisol en el organismo es distinto en mujeres y hombres.

"El ejercicio aeróbico es una práctica rentable que se asocia a numerosos beneficios físicos. Los resultados de este estudio sugieren que el ejercicio también provee un beneficio cognitivo a algunos adultos con deterioro cognitivo leve", escribieron Laura D. Baker, de la Facultad de medicina de la Universidad de Washington y el Sistema de Atención de Salud de Asuntos de Veteranos de Puget Sound, en Seattle, y colegas.

Los estudios aparecen en la edición de enero de la revista Archives of Neurology.



Tomado de: www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/

No hay comentarios: