11 de abril de 2010

Caminar reduce riesgo de derrame cerebral en mujeres

Beneficios son mayores si se camina dos horas por semana a paso rápido. Posibilidades de infarto cerebral bajan hasta un 68% con este ejercicio.

Las mujeres que caminan al menos durante dos horas a la semana a paso rápido (cerca de 6 km/h) tienen menos riesgo de sufrir derrames cerebrales que quienes no realizan este ejercicio. Así lo señala un estudio realizado por especialistas de la Asociación Estadounidense del Corazón, publicado en la revista Stroke: Journal of the American Heart Association.

Según la investigación, caminar mejora la circulación, baja el colesterol y la presión arterial, y promueve la pérdida de peso. Todos estos factores hacen que el riesgo de derrames cerebrales se reduzca en las mujeres.

“Anteriormente se había visto que caminar era bueno para evitar ataques al corazón; hoy sabemos que sucede lo mismo con los ataques cerebrales”, dijo Jacob Sattelmair, coordinador del estudio.

Sin embargo, los resultados no pueden aplicarse a los hombres. Según los investigadores, la relación entre una caminata y el riesgo de derrame en un hombre es inconsistente. Aunque no hay evidencia del por qué sí beneficia a la mujer, los especialistas creen que se debe al papel de las hormonas femeninas, explicó el experto.

El estudio

Los investigadores siguieron a 39.315 mujeres durante 12 años. Cada dos años, ellas recibían un chequeo médico y se les preguntaba cuánta actividad física realizaban. Posteriormente, se les acompañaba en sus ejercicios durante una semana. Durante el período de estudio, 579 mujeres sufrieron un derrame cerebral; más del 60% no caminaba ni realizaba otra actividad física.

Existen dos tipos de ataques cerebrales: el isquémico y el hemorrágico. El isquémico se produce cuando una arteria o vena del cerebro se “bloquea” e impide el flujo de sangre a una parte del órgano. Minutos después, las células empiezan a morir por falta de oxígeno y nutrientes.

El derrame hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompe y sangra. Al producirse sangrado, las células no reciben oxígeno ni nutrientes.

La investigación señala que las mujeres que caminan rápido tienen un 68% menos de posibilidades de un ataque hemorrágico y si caminan más de dos horas a la semana, el riesgo baja a 57%.

Las mujeres que caminan rápido tienen 25% menos posibilidades de sufrir un derrame isquémico y si caminan más de dos horas semanales el riesgo se reduce a 21%.

Tomado: www.nacion.com

No hay comentarios: