20 de junio de 2010

Alimentos que mejoran la salud

Muchos han sido investigados y se ha comprobado la existencia de sustancias que intervienen como agentes terapéuticos; otros más se emplean de manera tradicional para diferentes fines porque se les reconoce su efectividad, aunque no han sido estudiados.

A continuación se presentan las propiedades que se han atribuido a algunos alimentos.

Aceite de oliva

Rico en grasas mono y poli-insaturadas que evitan la acumulación de colesterol "malo" en las paredes de las arterias, que conllevan al infarto.

Ajo

Su eficiencia en la prevención y curación de enfermedades ha sido comprobada desde hace mas de cinco mil años y en la actualidad es avalada por la ciencia. Se recomienda crudo, machacado, en tabletas, cápsulas o aplicado directamente en las partes afectadas para aliviar múltiples padecimientos como acné, bronquitis, trastornos de la digestión, enfermedades del riñón, reumatismos, picaduras de insectos, dolor de muelas y combatir parásitos intestinales. Una de sus propiedades más relevantes es la reducción de colesterol negativo en la sangre. El consumo diario de uno o dos dientes de ajo crudos reduce un 10 por ciento el nivel de colesterol "malo" y aumenta el colesterol "bueno".

Otra ventaja es su acción vasodilatadora con lo que baja el riesgo de formación de coágulos o trombos en el cerebro, e inhibe la formación de plaquetas.

El inconveniente del ajo es el desagradable olor que se manifiesta en el aliento y la transpiración.

Apio

Es un vegetal rico en potasio que se emplea en la medicina tradicional de oriente para tratar la presión alta. Estudios actuales mencionan que en efecto esta planta puede ser útil para tratar este padecimiento, además de ayudar a mantener la función normal de los riñones y facilitar la eliminación de deshechos. El apio también ayuda a calmar los dolores causados por la acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones (gota). Esto se debe a que contiene una sustancia anti-inflammatoria. Además sus semillas poseen un aceite que actúa como tranquilizante natural.

Las semillas de apio se usan como condimento mezcladas con sal. Úsalas en platillos que lleven tomate, ensaladas de lechuga, col, papas y frutas. Los tallos se pueden agregar a las ensaladas o también a los rellenos de queso crema condimentados.

Se cree que los griegos lo consumían para combatir el dolor de cabeza. Por su alto contenido de fibra, el jugo de apio disminuye el colesterol en la sangre y aminora el apetito.

Avena

Rica en fibra soluble que ayuda a bajar el colesterol y a controlar la glucosa en la sangre.

Brócoli

Contiene antioxidantes como las vitaminas A, C, B1 y minerales como el selenio. La Sociedad Americana Contra el Cáncer lo recomienda como agente de prevención porque reduce la incidencia de cáncer de colon, de esófago, de estómago y de mama.

Es mejor comerlo crudo, aunque la mayor concentración de betacaroteno (vitamina A), vitaminas y minerales se consigue cuando se consume el jugo.

Cebolla

Se ha usado para combatir diversas afecciones. Se dice que una alimentación con cebolla garantiza prácticamente el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Entre sus características medicinales destacan: la acción contra infecciones producidas por virus o bacterias, anti-inflamatorio, poderoso diurético, expectorante, elimina los parásitos intestinales y estimula la secreción de los jugos pancreático y biliar.

Col

Es muy eficaz aplicada externamente para aliviar dolores producidos por golpes. Se calientan las hojas y se aplican en la zona afectada.

Coliflor

Es una excepcional fuente de fósforo y de potasio. Contiene una sustancia llamada Indol-3carbinol que, según investigaciones recientes, previene el cáncer de mama. Tiene un solo problema: no es fácil de digerir.

Germen de trigo

Contiene vitamina E, otro poderoso antioxidante para evitar el cáncer, enfermedades del corazón, Alzheimer y mejora el sistema inmunológico. Conviene poner un poco de germen de trigo a las sopas o a los licuados y utilizarlo para empanizar.

Guayaba

Contiene una cantidad importante de vitamina C, que actúa como antioxidante para evitar el envejecimiento de las células. Es ideal en la prevención de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, el cáncer y el Alzheimer.

Jengibre

La parte más aprovechada es la raíz, muy efectiva en problemas digestivos u respiratorios. Se usa generalmente en infusión.

Lechuga

Aunque el contenido de nutrimentos de las lechugas y hojas para ensalada varía no sólo de una especie a otra sino de la temporada del año, todas las hojas verdes en general contienen folatos y beta carotenos. Los folatos son esencialmente importantes durante el embarazo para prevenir defectos congénitos y los beta carotenos son antioxidantes que ayudan a evitar enfermedades como la ateroesclerosis y el cáncer. Las hojas verde oscuro contienen más beta carotenos que las hojas pálidas.

En casos de insomnio, la infusión es muy útil: se hierven tres hojas de lechuga en un cuarto de litro de agua durante cinco minutos. Se deja tibiar, se cuela, se endulza con miel de abeja y se bebe 30 minutos antes de acostarse.

Manzana

Se aconseja comerla con cáscara y entera, después de haberla lavado muy bien para quitar la tierra y la cera que suelen ponerle para que luzca mejor. La manzana contiene gran cantidad de vitaminas, sobre todo el complejo B y minerales como el potasio, sodio y fósforo, este último es excelente para aquello que realizan un trabajo intelectual muy intenso. Por su contenido de pectina (fibra soluble) ayuda a reducir el colesterol en sangre y es muy útil en casos de diarrea. Es un buen remedio contra el ácido úrico gracias a sus sales alcalinas.

Un remedio para la bronquitis es el jarabe de manzana: se rallan unas manzanas y se mezclan con azúcar. Se dejan en reposo 10 horas, se cuela y se toma a discreción.

Tomado de: www.oem.com.mx

No hay comentarios: