17 de julio de 2010

Las grasas: ¿necesarias para vivir?

Así como el agua, los lácteos y las carnes, las grasas son un nutriente indispensable que necesita el cuerpo humano para vivir porque desempeñan funciones importantes en el organismo ya que actúan como la principal reserva de energía.

De igual forma, son precursoras de hormonas sexuales femeninas y masculinas, forman parte de la estructura de las células, protegen a los órganos vitales y el cuerpo de lesiones y golpes, mantienen la temperatura corporal y una piel saludable y contribuyen a la sensación de saciedad debido a que toman más tiempo en digerirse.

"La mayoría de los individuos tienen la idea que consumir grasas es malo para la salud y esto posiblemente está dado por el desconocimiento de las personas que no saben diferenciar entre las grasas perjudiciales y las beneficiosas. Estas últimas transportan y ayudan a la absorción de vitaminas A, D, E y K; son fuente de los dos ácidos grasos esenciales: Omega 3 y 6" aseguró Claudia Angarita, directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral.

Tipos de grasas

Los alimentos contienen dos tipos de grasas: de origen animal y de origen vegetal. Las primeras son usualmente sólidas y su exceso puede acarrear efectos perjudiciales para la salud, pues tienen mayor contenido de ácidos grasos saturados, mientras que las de origen vegetal son usualmente líquidas y son benéficas para la salud porque contienen mayor cantidad de ácidos grasos insaturados.

Colesterol

El colesterol es una grasa que circula por el torrente sanguíneo y que el organismo necesita para desempeñar ciertas funciones: es precursor de la vitamina D, la cual ayuda a tener huesos fuertes y genera los impulsos nerviosos y el movimiento de los músculos; adicionalmente produce hormonas y forma parte de las membranas celulares.

El cuerpo humano lo obtiene de dos maneras: el que proviene de alimentos de origen animal como carne, pollo, pescado, mantequilla, etc., y el que el organismo produce internamente.

Tipos de colesterol:

El colesterol "bueno" o HDL, que retira el colesterol de las arterias haciendo que no se acumule y lo lleva al hígado, donde es eliminado del cuerpo y el colesterol "malo" o LDL, que se deposita en las paredes de las arterias generando una placa dura y gruesa (arterioesclerosis), obstruyendo la circulación y convirtiéndose en un factor de riesgo para causar un ataque cardíaco o un derrame.

"Aquí entran en juego los triglicéridos, que son la forma como se acumula la grasa en el organismo. Las personas que tienen niveles altos de triglicéridos suelen tener un bajo nivel de colesterol ‘bueno’ y un alto nivel de colesterol ‘malo’", puntualizó Claudia Angarita, directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral.

Clasificación de las grasas


Se clasifican en tres tipos: saturada (principal responsable del aumento de colesterol en la sangre), poliinsaturada (disminuye los niveles de colesterol en la sangre y reduce el riesgo de enfermedad cardíaca; aquí clasifican Los ácidos grasos esenciales son Omega 3 y 6) y monoinsaturada (disminuye el colesterol y los triglicéridos de la sangre y aumenta el colesterol "bueno".

"Es importante que las personas tengan en cuenta que existen productos en el mercado que están a la vanguardia de las tendencias mundiales de alimentación y que permiten que su consumo ayude a mantener una vida sana, un claro ejemplo son los aceites saludables que contienen fórmulas especiales que están diseñadas para cuidar la salud del consumidor y que reducen el colesterol para aquellos consumidores que se preocupan por su corazón" dijo Angarita.

Adicionalmente, los ácidos grasos Trans, que se pueden encontrar naturalmente en la grasa de origen animal o son producidos para hacer margarina o manteca, tienen efectos perjudiciales para la salud puesto que aumentan el riesgo de infarto de miocardio, se asocian a un aumento del riesgo de diabetes y aumentan el colesterol "malo".

Para tener en cuenta:

· Cuando coma grasa prefiera la de origen vegetal en vez de grasa de origen animal y saturada, debido a los beneficios que aportan para la salud.

· Las grasas y aceites de origen vegetal no contienen colesterol, mientras que las grasas y aceites de origen animal sí contienen colesterol. Recuerde que el aumento de colesterol en la sangre y su depósito en las arterias puede ser peligroso y puede producir endurecimiento de las paredes de las arterias (arterioesclerosis).

· La clave para cuidar el corazón es evitar, en lo posible, el consumo de grasas saturadas y alimentos con colesterol.

· No se debe calentar el aceite a temperaturas altas ni se debe usar más de 2 o 3 veces ya que se generan las grasas trans, las cuales en exceso son nocivas para la salud.

Tomado de: www.larepublica.com.co

No hay comentarios: