22 de octubre de 2011

Mala alimentación es alarmante

La Transición Nutricional Global es un fenómeno que cada vez más está pasando factura a las sociedades, generando obesidad y muerte Los malos hábitos alimenticios provocan muchas enfermedades

La mala nutrición y el abuso de la comida chatarra siguen en aumento, de allí que cada vez más hayan personas obesas, y gente con enfermedades metabólicas, como la diabetes, a causa del descontrol alimenticio.

Por ello, los especialistas insisten en que la transición nutricional global debe entenderse como un fenómeno preocupante.

Desde países de primer mundo, hasta países en vías de desarrollo, han visto un incremento del consumo de alimentos no saludables entre su población, acompañado de un aumento sustancial de personas con sobrepeso.

"La transición nutricional global nos ha afectado a todos y es una nueva amenaza. Nuestra nueva amenaza", explica el doctor Patricio Kenny, miembro del Consejo de Nutrición de Herbalife.

"Ha sido un traslape paulatino, de una dieta alta en vegetales, a una dieta destructiva al mejor estilo occidental", acota.

Desafortunadamente, en estos últimos años, se dejaron de lado las dietas altas en vegetales.

Dichas dietas que se caracterizaban por un contenido del 10 % de calorías en grasa; buena fructosa con antioxidantes- fibra, agua, menos calorías; con una riqueza en vitaminas, minerales y micronutrientes.

En sustitución a esta dieta, según el experto, se ha adoptado una dieta típica occidental, entre el 35 al 50 % de calorías en grasas, poca fibra y pocos antioxidantes.

Todo el consumo anterior posee un agravante, la escasez en vitaminas, minerales y micronutrientes necesarios para mantener a una persona equilibradamente saludable.

Las consecuencias

Esta última dieta, con factores sociales y demográficos como el tipo de agricultura industrial de los países desarrollados o los subsidios gubernamentales a productores de alimentos y granos básicos, está dejando una gran secuela de mal nutrición a todas las personas sin distingo de edad y localización geográfica.

Basados en la dieta típica occidental y la inclinación de una persona hacia ella, las consecuencias directas pueden producir: obesidad, sobrepreso y malnutrición.

Entre las tendencias observadas a nivel mundial asociadas a dicha dieta, se ha encontrado el aumento de la diabetes tipo II; la asociación con múltiples enfermedades inflamatorias como asma, artritis, enfermedad cardíaca, y algunas formas de cáncer.

Además, la mala alimentación está generando un incremento en los costos de salud debido a la sobreutilización de servicios médicos.

Asimismo, ha provocado un incremento en el índice de masa corporal en los estadounidenses, el cual podría ser igualado por los latinoamericanos, como muestra de la tendencia de la epidemia de obesidad mundial.

Concientización

De tomar hábitos alimenticios más saludables, se espera un 148 % de aumento en los casos de diabetes para 2030 solo en Centroamérica y Sur América.

De allí, que con base en su experiencia, el Dr. Kenny recomiende: una nutrición personalizada, esfuerzos internacionales dirigidos a cambiar el estilo de vida, proveer productos alimenticios saludables, iniciativas de fondo a nivel comunitario y la comprensión por parte de la industria del cuidado de la salud de las cuestiones para generar liderazgo en esfuerzos de prevención a nivel mundial.

Tomado de: www.elsalvador.com

No hay comentarios: