20 de noviembre de 2011

La buena nutrición es parte de una jornada escolar exitosa

Los padres no envían a sus hijos a la escuela sin sus lápices y cuadernos, y no deben enviarlos a la escuela sin un desayuno nutritivo o bueno, de acuerdo con un experto en el Colegio de Medicina Baylor (BCM). “Un desayuno saludable es importante por varias razones”, dijo Teresia O’Connor, profesor asistente de pediatría de la USDA/ARS Centro de Investigación de Nutrición Infantil en BCM y pediatra del Hospital Infantil de Texas.

La investigación ha demostrado que los niños que comen un desayuno nutritivo por la mañana les resulta más fácil concentrarse en sus tareas escolares, ya que no se distraen por el hambre, según O’Connor. Además, no comer el desayuno puede aumentar el riesgo de problemas de peso.

Se sugiere la incorporación de varios grupos de alimentos en la mañana para asegurar que los niños están comiendo un desayuno saludable. Esto incluye granos enteros, lo que les ayudará a mantenerse más satisfechos por más tiempo. Ejemplos de buenos alimentos de granos enteros incluyen la avena del desayuno, pan integral y cereales integrales.

El desayuno también es un buen momento para comer fruta, dijo O’Connor. Aún y cuando el jugo 100 por ciento puede contar como una porción de fruta, la fruta entera proporciona fibra dietética, que es parte de una dieta saludable y puede ayudar a prevenir enfermedades cardíacas y cáncer.

Muchas escuelas tienen programas de desayuno. Los padres y sus hijos pueden decidir juntos si el desayuno se debe comer en casa o en la escuela. Lo importante es estar seguro de que los niños coman un desayuno saludable todos los días y no dos desayunos, que agrega calorías adicionales.

Cuando se trata de empacar el almuerzo, O’Connor propone la creación de expectativas de lo que puede ser incluido. Esto podría significar que los padres y los niños estén de acuerdo en empaquetar un sándwich, fruta, verdura y bebida todos los días, pero los niños aprenden qué fruta o verdura desean incluir en el almuerzo.

Si los niños están comprando el almuerzo en la escuela, O’Connor sugiere hablar con los niños acerca de lo que están comiendo. “Es bueno animar a los niños a comer una variedad de alimentos diferentes, incluyendo porciones de frutas y hortalizas, ya que los diferentes tipos de alimentos proporcionan diferentes tipos de nutrición”, dijo.

También es importante enseñar a los niños que las golosinas pueden ser una parte de una dieta sana y equilibrada, pero no sobre una base diaria, dijo O’Connor. Los padres y los niños pueden hablar sobre qué día de la semana puede incluir una golosina en su almuerzo.

Hacer que los niños coman alimentos nutritivos es importante porque una alimentación sana mantiene el cuerpo sano, dijo O’Connor. Alimentos saludables, como frutas y verduras, reducen el riesgo de algunas enfermedades y dan energía al cuerpo y lo que necesita para crecer de forma saludable.

Tomado de: elextranewspaper.com

No hay comentarios: