29 de enero de 2012

Claves para empacar una lonchera sana

No espere hasta el inicio de la próxima temporada escolar para repensar la dieta que día a día siguen sus hijos en el colegio.

No es la hora de las chucherías, como muchas mamás y papás creen. En tiempos de regreso a clase los especialistas en nutrición recomiendan no descuidar las comidas que los niños llevan en sus loncheras.

"Los padres pensamos que las tres comidas principales del día son suficientes para cubrir las necesidades nutricionales de nuestros hijos, olvidando que a los pequeños les encanta comer entre las comidas, dejando que la llamada merienda esté compuesta por postres, paquetes y gaseosas", advierte Yadira Cortés, directora del pregrado en Nutrición y Dietética de la Universidad Javeriana.

No obstante, la experta considera que las entrecomidas, los refrigerios, la mediamañana o las onces -como quiera que se les nombre- deberían ser más equilibradas, nutritivas y creativas.

En este sentido coincide con Claudia Angarita, presidenta de la Asociación de Nutrición Clínica, para quien una lonchera debe ser atractiva para que los niños se vean tentados a comerla.

Frutas picadas en formas especiales, un alimento que sorprenda en cada entremés, un menú variado y colorido son algunas de las opciones para que los niños no se cansen y así se prevenga la aparición de desórdenes alimenticios.

"Cuando se prepara una lonchera no es simplemente poner ahí comida chatarra. Hay que pensar igual a como se piensan las otras comidas, porque la lonchera está llenando parte de los requerimientos de energía y nutrientes de los niños", dice la nutricionista infantil Gladys Posada Jhonson.

Por su parte, María Raquel Escobar recomienda que la elección del alimento sea concertado: que le gusten al niño, pero que también sea nutritivo.

Grupos alimenticios

Para la nutricionista Yadira Cortés son tres los grupos de alimentos que deben incluirse en cada lonchera. En primer lugar, los constructores. Estos aportan proteínas y renuevan los tejidos del cuerpo.

A este grupo indispensable para el crecimiento pertenecen los lácteos, los frutos secos, las carnes, el huevo y las leguminosas.

Por otro lado, están los alimentos reguladores, es decir, las frutas y las verduras. Su función es aportar vitaminas, minerales y fibra.

Finalmente están los alimentos energéticos, aquellos que regularmente se utilizan en exceso en las loncheras.

Azúcares simples como la miel de caña, los chocolates y los dulces; el pan, las tostadas, las galletas y las tortas hacen parte de este grupo.

Gladys Posada lanza la alerta sobre las loncheras repletas de calorías vacías y poco nutritivas, que abusan de este último conjunto. En la comida de paquete, el Hierro, el zinc, el ácido fólico y otros nutrientes brillan por su ausencia.

No se trata de eliminar los dulces de la dieta infantil, pero sí que éstos dejen de ser el "plato fuerte". Por lo menos una proteína, pocas grasas saturadas y menos bebidas azucaradas son otros consejos útiles.

La importancia de asegurar una lonchera saludable, y en esto coinciden todos los especialistas, es garantizar un crecimiento libre de enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el sobrepeso y las complicaciones cardiovasculares.

Consejos:
  1. Prefiera las porciones pequeñas. En los alimentos, es más recomendable pensar en la calidad que en la cantidad.
  2. Ofrecer más agua que bebidas con alto contenido de azúcar. Además, preferir las harinas integrales y las poco refinadas.
  3. Conviene escoger productos de sal horneados, no los fritos y evitar alimentos con alto contenido de sodio, grasas y azúcares.
  4. Incluir en la dieta infantil grasas saludables como las de semillas y frutos secos. Empacar los lácteos congelados para preservarlos.

No hay comentarios: