8 de enero de 2012

La pérdida de peso reduce la presión arterial en obesos y la diabetes e hiperlipemia en pacientes pluripatológicos

La pérdida de peso reduce la presión arterial en personas obesas, al tiempo que también aporta "efectos beneficiosos" en pacientes pluripatológicos con diabetes o hiperlipemia, según revela el estudio 'Beneficios de la pérdida de peso en personas con pluripatología', realizado por especialistas Hospital Comarcal de Ronda (Málaga) y presentado recientemente en Sevilla, en el marco del 36 Congreso de la Sociedad Andaluza de Endocrinología y Nutrición (SAEN).

Este trabajo, al que ha tenido acceso Europa Press, parte precisamente de la premisa de que ya existen "evidencias suficientes" que "documentan y avalan" la relación entre el aumento de la presión arterial, la hipertensión arterial y el exceso de grasa corporal.

Igualmente, los autores de este trabajo sostienen en la introducción del mismo que también existe "evidencia concluyente" de que la disminución de peso reduce no solo la presión arterial en individuos obesos, "sino que además tiene efectos beneficiosos en la resistencia a la insulina, la diabetes, la hiperlipemia ventricular izquierda y la apnea obstructiva".

Al tiempo, resaltan el hecho de que muchos de los factores que influyen en dichas patologías son "modificables", tanto en los que tienen que ver a los factores conductuales, "como régimen alimentario, inactividad física y consumo de tabaco y alcohol"; como en los factore de tipo biológico, "como las dislipemias, la hipertensión arterial, el sobrepeso o la hiperinsulemia".

"Es aquí, en la capacidad de modificar dichos factores, donde podemos y debemos actuar", subrayan los investigadores de este trabajo, que del mismo modo apuntan a la la reducción de peso a largo plazo "como una parte importante de la atención prestada a las personas obesas con diabetes".

Por todo ello, se marcaron como objetivo de su presente investigación el de comprobar en un caso clínico concreto los factores directos que provoca la adhesión y seguimiento de las indicaciones sanitarias con respecto a la perdida de peso y su relación con el mejor control metabólico, tanto de la diabetes, como de la presión arterial, la cifras de colesterol total y los triglicéridos.

Así, y como metodología, presentaron el caso clínico de seguimiento y evolución durante 18 meses en la consulta de enfermería de una mujer de 50 años, de origen anglosajón, residente en la Costa del Sol desde hace 25 años, casada, sin hijos, fumadora de 15 cigarrillos al día, obesa y sedentaria.

Aclararon en su estudio que dicha paciente diana es una persona obesa que comienza con hiperglucemia sugerente de diabetes y que, al mismo tiempo, debuta con hipertensión arterial y dislipemia mixta. Además, reseñan que tiene hábitos alimentarios "al estilo inglés", con tratamiento farmacológico para la diabetes, la hipertensión arterial y la dislipemia.

Tras valorar los resultados clínicos previos y su posterior control de la enfermedad y test de adherencia al plan terapéutico de esta paciente, los autores del trabajo han concluido que la disminución de peso reduce no solo la presión arterial en individuos obesos, sino que tiene además efectos beneficiosos en la diabetes y la hiperlipemia. Además, subrayan que "muchos de los factores" que influyen en dichas patologías son modificables, "tanto los factores conductuales como los biológicos".

Tomado de: www.europapress.es

No hay comentarios: