4 de febrero de 2012

Comer pescado reduciría el riesgo de tener pólipos intestinales

Las mujeres que consumen tres porciones de pescado por semana tienen poca posibilidad de que se les detecten pólipos en una colonoscopía de rutina.

Esto no prueba que el pescado o los mariscos protejan contra los pólipos, pero "refuerza la idea de que algo sucede en esa relación", dijo el doctor Edward Giovannucci, profesor de la Facultad de Salud Pública de Harvard, en Boston, que no participó del estudio.

Un pólipo, o adenoma, es un crecimiento de tejido con forma de hongo en el colon que puede transformarse en cáncer colorrectal.

Los autores les preguntaron a más de 5.300 personas sobre sus hábitos alimentarios. Todas habían concurrido a los consultorios de los investigadores para hacerse una colonoscopía.

Luego, el equipo comparó a más de 1.400 mujeres sin pólipos con 456 con adenomas detectados con el procedimiento diagnóstico.

El 23 por ciento de las mujeres con adenomas eran las que menos pescado consumían, mientras que el 15 por ciento eran las que más pescado ingerían. Eso significa que las personas que consumen gran cantidad de pescado o mariscos estarían protegidas de alguna manera de los pólipos. De otra manera, los porcentajes habrían sido los mismos.

Tras considerar la edad, el tabaquismo y el consumo de aspirina, las mujeres que más pescado consumían (tres porciones semanales) eran un 33 por ciento menos propensas a que se les detectaran pólipos que las que menos pescado comían (menos de una porción semanal).

El equipo no pudo determinar qué otros factores podrían explicar los resultados. Es más, el estudio no controló a las mujeres en el tiempo para determinar qué grupo era más propenso a desarrollar cáncer.

Pero el doctor Harvey Murff, autor principal del estudio y profesor de la Vanderbilt University, en Nashville, Tennessee, opinó que los pólipos pueden predecir de manera confiable el riesgo de desarrollar cáncer.

"Siempre se dice que los adenomas son precursores" del cáncer, explicó Murff. "Entonces, uno pensaría que casi todo lo que reduce el riesgo de desarrollar un adenoma reduce el riesgo de desarrollar cáncer", agregó.

Una reducción del riesgo del 33 por ciento es una diferencia enorme y Giovannucci lo consideró "importante porque el cáncer colorrectal es un cáncer común".

En Estados Unidos, cada año se diagnostican unos 140.000 nuevos casos de cáncer de colon y recto, y mueren más de 50.000 personas por la enfermedad. La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que el riesgo de desarrollarla es del 20 por ciento.

Tomado de: www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news

No hay comentarios: