12 de febrero de 2012

Previniendo el cáncer desde la nutrición y actividad física

Para la mayoría de las personas que no son “consumidoras de tabaco”, los factores de riesgo más importantes son: peso corporal, alimentación y actividad física. El 33% de las muertes cada año están asociadas a la alimentación y a la actividad física, incluyendo sobrepeso u obesidad, mientras que otro tercio se relaciona al consumo de tabaco.

Aunque nuestros genes influyen en el riesgo de cáncer, el mayor riesgo se debe a factores no hereditarios. Evitar el tabaco, conservar un peso saludable, mantener un nivel de actividad física adecuado durante la vida y comer una dieta balanceada puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer en la vida de una persona.

Aunque estas elecciones saludables pueden llevarse a cabo por cada uno de nosotros, pueden verse ya sea respaldadas u obstruidas por el ambiente social, físico, económico y regulatorio en el que vivimos. Se requiere de un esfuerzo comunitario para generar un ambiente que propicie elecciones saludables en lo que respecta a nuestra alimentación y actividad física.

Tener sobrepeso u obesidad está asociado claramente con un mayor riesgo para los siguientes tipos de cáncer:
  • seno (entre mujeres que han pasado por la menopausia)
  • colon
  • endometrio (útero)
  • esófago
  • riñón
  • cuello uterino
  • vesícula biliar
  • linfoma Hodgkin
  • mieloma múltiple
  • ovario
  • páncreas
  • tiroides
  • formas agresivas de cáncer de próstata

No hay comentarios: