6 de mayo de 2012

Para llegar saludable a los 90 hay que empezar a cuidarse a los 30

¿Puede una persona llegar a 80 o 90 años de edad en una condición saludable en vez de sufrir enfermedades crónicas o problemas de memoria? ¿Se puede evitar la dependencia de los hijos o nietos durante los últimos años de vida?¿Existe una receta?

Con motivo del Día Mundial de la Salud, celebrado el pasado 7 de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un reporte que enfatiza cómo los hábitos saludables le suman calidad de vida a los años.

El informe sostiene que ese tipo de prácticas pueden aumentar, en hasta diez años, la vida de los adultos mayores.

La OMS habla de cuatro reglas de oro para tener una vejez más saludable y duradera: no fumar, comer frutas y verduras y pocas grasas y azúcares, realizar al menos 2,5 horas de ejercicio semanal y moderar la ingesta de alcohol.

“Una sociedad que envejece y en la que más personas padecen enfermedades crónicas y discapacidad, implica que una fuerza de trabajo reducida tiene que sostener a más pensionados y sufragar costos de asistencia sanitaria”, cita el reporte.

“No basta solo con tener buenos tratamientos para las enfermedades crónicas. Deben fomentarse los estilos de vida saludables para evitar males como la hipertensión, la obesidad o la diabetes, que pueden llevar a muertes por problemas cardiovasculares”, añade el informe.

Otros consejos

La Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard también publicó siete consejos para una vida sana.

Cuatro de ellos son los mismos que destaca la OMS. Las otros tres están relacionados con mantener la presión arterial bajo control, alcanzar un equilibrio en los niveles de azúcar, mantener el colesterol bajo y un peso saludable.

“En un estudio que se hizo con 44.959 adultos estadounidenses, se observó que quienes cumplían con estos siete consejos, tenían un 76% menos de riesgo de morir de una enfermedad del corazón en comparación con los que solo cumplían un punto”, explicó en un comunicado de prensa Suzanne Steinbaum, una de las investigadoras.

“Además, quienes seguían todos los consejos, tenían un 51% menos de posibilidades de morir en general”, añadió.

Comienzo temprano

Los geriatras aseguran que la persona no debe esperar a tener 50, 60 o 70 años para comenzar con estas prácticas. Estas pautas deben seguirse desde la juventud o, a más tardar, a partir de los 30 años de edad.

Según los especialistas, los adultos mayores con sobrepeso u obesidad ya arrastraban este problema desde años atrás.“Una persona gana peso hasta los 65 años, después cuesta mucho que aumente, por eso es vital cuidarse desde antes de llegar a esa edad”, recalcó el geriatra costarricense Fabián Madrigal.

En Costa Rica, los cuidados deben ser de todos los días, pues la tercera parte de los adultos mayores (32,6%) tiene problemas de obesidad o sobrepeso, característica que los hace más vulnerables a padecer enfermedades cardiovasculares, así como cáncer y pérdida de la memoria.  En estas edades, se ven los extremos, pues quienes no sufren de sobrepeso, se ven expuestos a desnutrición y anemia.

“El problema es que la anemia es un signo de otra enfermedad y, muchas veces, ni el signo ni la enfermedad de fondo se detectan a tiempo. Un diagnóstico tardío puede impactar el corazón y los pulmones o causar caídas y fracturas”, dijo el geriatra David Ávalos.

No hay comentarios: