2 de noviembre de 2013

El roce de la piel madre-hijo mejora la lactancia

El contacto de las pieles de la madre y el bebé en la sala de parto se asocia con una mayor éxito de lactancia materna exclusiva, según un documento que se presenta este lunes en la conferencia nacional de la Academia Americana de Pediatría (AAP), que se celebra en Orlando. Cuando se combinó con la intención de la madre de amamantar, la probabilidad fue aún mayor.

"El contacto piel a piel temprano en la sala de partos conduce a un aumento en la lactancia materna exclusiva durante el la estancia hospitalaria del recién nacido", según detectaron investigadores al revisar los registros médicos electrónicos de nacimientos únicos a término o prematuros en un hospital de Nueva York. Los autores del estudio buscaron información sobre si la madre y el niño tuvieron contacto piel a piel en la sala de parto, así como la edad materna, la intención de amamantar, la edad gestacional, el tipo de parto, la temperatura de reconocimiento y la prueba de glucosa en la revisión en la sala de recién nacidos. También tuvieron en cuenta que el número de tomas de fórmula, el peso al nacer, el peso al obtener el alta y la duración de la estancia hospitalaria.

En total, se revisaron 150 registros de los hospitales sobre recién nacidos, de los cuales el 53 por ciento de los niños tuvo contacto de piel a piel con sus madres en la sala de partos. El 72 por ciento de las madres querían amamantar exclusivamente, aunque sólo el 28 por ciento en realidad lo hizo. La intención de amamantar y el contacto piel a piel se relacionaron significativamente con la lactancia materna exclusiva, independiente de la edad de la madre, el tipo de parto, la paridad y la edad gestacional. Cuando se corrige por la edad gestacional y el tipo de parto, la lactancia materna se asoció significativamente con el contacto de la piel de la madre con la de su bebé. "La lactancia materna es una de las cosas más fáciles que podemos hacer por los niños para asegurarse de que están creciendo de manera sana --subrayó la autora del estudio, Darshna Bhatt--. Mientras que el contacto de piel a piel se asocia positivamente con la lactancia materna exclusiva, el factor estadísticamente significativo es la intención".

A su juicio, el "efecto sinérgico" entre la intención y el contacto de la piel aumenta las probabilidades de que una madre amamante. "Tenemos que crear un enfoque más interdisciplinario para aumentar el conocimiento y la intención --dijo Bhatt--. Cuando las madres declaran su intención de amamantar, en realidad no debería haber una razón por la que no tienen contacto piel a piel con su nuevo bebé en la sala de parto".

Tomado de: www.larazon.es

No hay comentarios: