30 de noviembre de 2013

¿Masticar más y comer menos? podría funcionar: estudio

Un estudio mostró que los personas que aumentaban la cantidad de veces que masticaban los alimentos durante una comida, comían menos.

La gente que come más lento tiende a ser más delgada, pero los investigadores ignoraban si la recomendación de masticar más la comida influiría en la cantidad ingerida y hallaron que los tamaños de las porciones disminuían si las personas masticaban más, independientemente del peso corporal.

"El estudio respalda los beneficios de masticar bien la comida y disfrutar las texturas y los sabores de los alimentos", dijo por correo electrónico la nutricionista Constance Brown-Riggs, vocera de la Academia de Nutrición y Dietética, quien no participó del estudio.

Las personas que participaron del estudio debían consumir cinco porciones de pizza y contar la cantidad de veces que masticaban cada porción.

Los autores no les habían aclarado qué estaban evaluando. Cuarenta y siete participantes finalizaron el estudio, 16 de los cuales tenían peso normal, 16 sobrepeso y 15 tenían obesidad.

Todos concurrieron posteriormente a tres almuerzos semanales y cada uno de esos días los autores les entregaron 60 porciones y les pidieron que comieran hasta sentir saciedad.

Los pacientes debieron masticar cada bocado la misma cantidad de veces que lo habían hecho en el almuerzo de prueba, un 50 por ciento más o el doble de veces que en esa primera sesión.

Las personas con peso normal comieron más lentamente que aquellos con sobrepeso u obesidad, pero todos tardaron más en terminar de comer cuando aumentaron la cantidad de veces que masticaban, según publica el equipo en Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

El equipo aclaró que, como el estudio se realizó en un laboratorio, se desconoce si los resultados se replicarían en la vida real. Se necesitan estudios más prolongados para conocer el efecto en el peso.

"Aumentar los ciclos de masticación reduce la cantidad de comida consumida y aumenta la saciedad", dijo por correo electrónico el coautor del estudio James Hollis, de la Iowa State University.

"Aun así, se desconoce si se trata de un enfoque práctico para controlar el peso corporal", comentó.

Brown-Riggs explicó que "el cerebro demora 20 minutos en enviarle al estómago las señales de saciedad". En ese tiempo, "los que comen rápido pueden consumir mucha comida, lo que equivale a más calorías, sobrepeso y obesidad, agregó.

No hay comentarios: