24 de mayo de 2014

Perder peso a cualquier edad podría ayudar al corazón

Una pérdida saludable de peso en cualquier momento de la adultez es buena para el corazón, indica un estudio reciente.

"Nuestros hallazgos sugieren que perder peso a cualquier edad puede resultar en beneficios a largo plazo para la salud cardiovascular, y respaldan a las estrategias de salud pública y las modificaciones de estilo de vida que ayudan a los individuos que tienen sobrepeso o son obesos a perder peso a todas las edades", según el autor del estudio, John Deanfield, del Colegio Universitario de Londres.

Los investigadores analizaron datos de casi 1,300 hombres y mujeres del Reino Unido a quienes se dio seguimiento desde su nacimiento en marzo de 1946. El peso de los participantes se clasificó como normal, sobrepeso u obesidad cuando eran niños, y a las edades de 36, 43, 53 y entre los 60 y los 64.

Cuanto más tiempo tenían los participantes un exceso de grasa corporal en la adultez, más probable era que tuvieran factores de riesgo de la enfermedad cardiaca como hipertensión, diabetes y estrechamiento de las arterias más adelante en la vida, mostraron los hallazgos.

Los investigadores también hallaron que las personas que bajaban de categoría de peso (por ejemplo de obesidad a sobrepeso, o de sobrepeso a un peso normal) en cualquier momento durante la adultez reducían su riesgo de estas afecciones.

Esto fue así incluso si recuperaban peso más adelante, según el estudio publicado en la edición en línea del 21 de mayo de la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology.

"Nuestro estudio es único porque siguió a individuos durante tanto tiempo, más de 60 años, y nos permitió evaluar el efecto de unos cambios modestos en la vida real en [los niveles de grasa corporal]", explicó Deanfield en un comunicado de prensa de la revista.

Aunque estos hallazgos son alentadores, apenas el 2 por ciento de los participantes del estudio lograron no volver a recuperar el peso tras perderlo, anotaron en un editorial acompañante en la revista Elizabeth Céspedes y Frank Hu, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston.

Esto resalta la necesidad de que las autoridades de salud pública fomenten y ayuden a las personas a adoptar hábitos de estilo de vida que las ayuden a mantener un peso sano, apuntaron.

Aunque este estudio halló una asociación entre perder peso y una mejor salud cardiaca, la investigación no fue diseñada para probar que la pérdida de peso provocara esas mejoras.

No hay comentarios: