20 de septiembre de 2014

Reducir calorías podría aliviar la apnea del sueño en los obesos, halla un estudio

Reducir las calorías podría mejorar la apnea del sueño y reducir la presión arterial en los adultos obesos, informan unos investigadores brasileños.

La apnea del sueño provoca pausas en la respiración mientras se duerme, y se asocia con la hipertensión, los problemas cardiacos y el accidente cerebrovascular.

El estudio incluyó a 21 personas obesas, de 20 a 55 años de edad, que tenían apnea del sueño. En un periodo de 16 semanas, algunos redujeron su ingesta calórica en 800 calorías al día, mientras que otros no realizaron cambios en la dieta.

Al final del ensayo, los pacientes que redujeron su ingesta calórica habían perdido más peso, tenían menos pausas en la respiración durante el sueño, tenían una presión arterial más baja y mostraban unos niveles de oxígeno más altos en su sangre, hallaron los investigadores.

Los hallazgos fueron presentados el miércoles en la reunión sobre la hipertensión de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), en San Francisco. Los datos y las conclusiones de las investigaciones presentadas en reuniones médicas se deben considerar como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

"Este estudio sugiere que en los pacientes obesos con apnea obstructiva del sueño, una restricción energética moderada puede reducir no solo la grasa corporal sino también la gravedad de la apnea obstructiva del sueño", comentó en un comunicado de prensa de la asociación cardiaca la coautora del estudio, la Dra. Marcia Klein, profesora adjunta del departamento de nutrición aplicada de la Universidad Estatal de Río de Janeiro, en Brasil.

"La restricción energética moderada tiene el potencial de reducir el riesgo cardiovascular en estos pacientes", añadió.

"Lo más probable es que perder peso fuera la clave de todos los beneficios observados en el grupo de restricción calórica. Una reducción más grande en la presión arterial sistólica se puede explicar, al menos en parte, por la reducción en el peso corporal que se asoció con la reducción en la gravedad de la apnea obstructiva del sueño y la actividad del sistema nervioso simpático", comentó Klein.

La presión arterial sistólica es la cifra superior en una lectura de la presión arterial, y refleja la fuerza de la sangre en las arterias cuando el corazón late. La presión arterial diastólica, la cifra inferior en una lectura, mide la presión en las arterias entre latidos del corazón. La presión arterial óptima está por debajo de 120/80 mm Hg.

No hay comentarios: