31 de enero de 2015

5 formas de perder peso que seguro que no habías pensado

Tomado de: www.larazon.es

Todos hemos deseado alguna vez perder peso. No importa que seamos deportistas que corren maratones o ejecutivos sin más tiempo que el de chequear su correo electrónico. Siempre queremos ir un poco más allá.

Quién ya realiza un estilo de vida saludable, seguro que quiere endurecer glúteos o evitar la flacidez en los brazos y quien tiene un estilo de vida más sedentario, deseará tratar de rebajar esa curva de la felicidad que se va pronunciando en nuestro abdomen. Seas de un grupo o de otro, la pérdida de peso, en mayor o menor grado, siempre estará incluida en tus planes.

Ahora bien, estamos hablando, claro, de una pérdida de peso consciente y constante que podamos manejar en nuestra vida diaria, no de dietas extremas para lograr un cuerpo perfecto (entre otras cosas, porque no lo lograríamos o nos produciría un efecto yo-yo). Por eso hoy hablamos de 5 pasos, que desafían a la intuición, para perder peso en los que seguro no habías reparado... hasta ahora.

1. Rodéate de alimentos:
seguro que lo primero que haces cuando tienes intención de bajar de peso, es vaciar tu nevera. Mal. Llena tu cocina con frutas y verduras frescas, fuentes de grasas saludables y potencia las proteínas como huevos y nueces. Así, si de pronto necesitas comer algo porque tienes hambre, sabes que lo harás de forma saludable.

2. Levantar más peso: un estudio reciente de la Universidad de Harvard demostró que el entrenamiento con pesas es particularmente eficaz contra la antiestética grasa del vientre. Estudios anteriores también han demostrado que mientras que haciendo ejercicio cardiovascular quemamos tanto grasa como músculo, los ejercicios de fortalecimiento (pesas) queman grasa mientras se construye músculo. Opción ganadora.

3. No privarse (en su justa medida): negar a nuestro cuerpo la energía calórica que necesita nunca es la respuesta correcta cuando se trata de la pérdida de peso. Cuando se consumen menos de 1.200 calorías en un día determinado - que también se conoce como una dieta de choque - el cuerpo realmente sufre. Como es natural, se ralentiza el metabolismo para conservar la energía, haciendo que sea más difícil perder peso y aún más difícil de mantenerse en forma en el futuro.

4. La regla del 80/20:
hay que comer cuando tengamos hambre, no olvidarnos de beber agua y centrar el 80% de nuestra dieta con opciones de alimentos saludables. Con este 80% de calorías provenientes de opciones nutricionales equilibradas, el 20 por ciento restante se puede destinar a otros ‘lujos’ como un brunch o una tarta de chocolate de postre.

5. No obsesionarse: parece una tontería, pero no hay que supeditar nuestra felicidad al número que marque nuestra báscula. En lugar de cuantificar nuestros éxitos, vamos a tratar de cualificarlos, tanto en la pérdida de peso y en cualquier otro reto de nuestra vida.

No hay comentarios: