21 de febrero de 2015

Tres beneficios del yoga que seguramente no sabías

Por: Lorena G. Díaz. / Tomado de: www.larazon.es

Llevo más de 10 años practicando yoga y aún sigo asombrándome de las numerosas ventajas que esta práctica produce en quienes lo practican. Sus beneficios no solo se perciben a nivel físico (ganamos elasticidad, cuidamos de nuestras articulaciones, etc.), y a nivel mental (aprendemos a desconectar, a controlar nuestros pensamientos...), sino que también se experimentan a nivel interno con estos tres beneficios que obtenemos al practicar yoga (y que seguramente tú desconocías).

1. Yoga para reforzar el sistema inmunitario:
existen estudios que abalan la teoría de que la práctica de yoga provoca cambios en la expresión de genes que aumentan la inmunidad a nivel celular. De hecho, los investigadores afirman que dichos cambios son significativamente mayores que los que se obtienen dando un saludable paseo con música relajante de fondo (también muy recomendable, por cierto). Por otro lado y sin estudios de por medio, es normal que el yoga ayude a nuestro sistema inmunitario, ya que si todo funciona mejor (respiramos mejor, estamos más relajados, etc.), nuestra salud en general funciona mejor.

2. Yoga contra las migrañas:
no está específicamente detallado cuál es la causa exacta de las migrañas, pero sí ha quedado demostrado que una práctica regular de yoga de pacientes que padecen migraña, ayuda a vencerla o, al menos, a que sea menos dolorosa. El truco podría estar en la combinación de factores mental y físico, una desalineación fatal que produce las migrañas. El ejemplo más claro lo encontramos cuando estamos sentados en la oficina, nuestra espalda se encorva y estila del trapecio, lo que produce un endurecimiento del cuello. Este desequilibrio muscular puede producir dolores que con la práctica regular de yoga quedan resueltos gracias a los estiramientos y a que, al igual que en el punto 1, todo fluye mejor.

3. Yoga para dormir mejor: investigadores de Harvard encontraron que ocho semanas de yoga al día mejoraron significativamente la calidad del sueño de las personas con insomnio. De forma adicional, otro estudio también comprobó que practicar dos sesiones de yoga por semana ayudaron a supervivientes de cáncer a dormir mejor y sentirse menos cansados. ¿Pero cómo actúa el yoga en estos casos? Con la práctica, el yoga nos ayuda a aprender a lidiar contra el estrés, a parar nuestros pensamientos y , por supuesto, a relajarnos. La respiración y los ejercicios mentales permiten a la mente reducir la velocidad, y esto no solo nos hace dormir mejor, sino, en líneas generales, también vivir mejor.

No hay comentarios: