28 de marzo de 2015

La obesidad, fumar, el consumo de alcohol, la depresión: todos se vinculan con la lumbalgia

Tomado de: www.nlm.nih.gov

Las personas que sufren de lumbalgia que fuman, beben alcohol, están deprimidas o son obesas quizá puedan aliviar su agonía al realizar algunos cambios en el estilo de vida, sugiere un estudio reciente.

"Si tiene dolor en la espalda baja que no explique un problema de la columna sino que es más bien dolor muscular, cosas como la obesidad, el abuso del alcohol, fumar y la depresión, factores que uno puede afectar, pueden estar contribuyendo al mismo", explicó el investigador líder, el Dr. Scott Shemory, cirujano ortopédico de Summa Health System en Akron, Ohio.

De todos esos riesgos, la obesidad es el que se asocia de forma más obvia con el dolor de espalda, señaló. "Estresa todas las articulaciones, y también la espalda baja", dijo. Además, fumar puede reducir el flujo sanguíneo, lo que también contribuye al dolor, comentó.

En cuanto a la depresión, podría contribuir al dolor. Por otro lado, la lumbalgia podría contribuir a la depresión, planteó Shemory. Lo mismo se puede decir de la dependencia al alcohol, añadió.

Pero Shemory apuntó que esos problemas podrían hacer que las personas sean menos activas físicamente, lo que puede aumentar el dolor.

Pero alterar esas conductas puede mejorar la salud en general y podría reducir la lumbalgia, anotó. Pero el estudio solo mostró una asociación entre esos factores y la lumbalgia, y no un vínculo causal.

Shemory dijo que en realidad no hay tratamientos efectivos para la lumbalgia que no es provocada por un problema discal ni por presión sobre un nervio de la columna.

"Por eso, prevenir la lumbalgia es tan importante", enfatizó. "En muchos casos, las personas simplemente tienen que vivir con su dolor".

Los hallazgos se presentarán esta semana en la reunión anual de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopedic Surgeons), en Las Vegas. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Para el estudio, Shemory y sus colaboradores revisaron datos sobre 26 millones de personas, de las cuales 1.2 millones sufrían de lumbalgia. En total, el 4 por ciento padecían la afección.

La lumbalgia fue más común entre los fumadores (el 16.5 por ciento), entre los bebedores dependientes del alcohol (casi un 15 por ciento), entre las personas obesas (cerca de un 17 por ciento), y entre las que sufrían de depresión (poco más del 19 por ciento).

El Dr. Jason Lipetz, jefe de la división de medicina de la columna del Centro de la Columna North Shore-LIJ en Great Neck, Nueva York, dijo que "este estudio de más de un millón de pacientes con lumbalgia nos recuerda los muchos factores interrelacionados que pueden contribuir a este problema común".

Por ejemplo, se sabe que fumar cigarrillos acelera la degeneración de la parte baja de la columna, señaló.

La obesidad podría reducir el nivel de aptitud física de un paciente. "Pero lo que no sabemos es si el dolor en sí limita el ejercicio y lleva a más aumento de peso", dijo Lipetz, que no participó en el estudio.

"Además, la relación entre la mente y el dolor de la columna se ve resaltada por un aumento de hasta cuatro veces en la lumbalgia de los pacientes con antecedentes de abuso de alcohol o depresión", comento.

No hay comentarios: