23 de mayo de 2015

Alimentos que ayudan a reducir el riesgo de cáncer


El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer recomienda que solo una tercera parte de su plato sea de proteína, las otras dos terceras partes deben ser vegetales, frutas, granos integrales y frijoles.

Brécol. Quinoa. Mora azul. Estos sencillos alimentos se han convertido en las estrellas de la alimentación. Pero los expertos dicen que, aun con lo bueno que son estos alimentos, la receta para una mejor salud incluye comer un arco iris de alimentos.

“No hay un alimento en particular que sea una cura para el cáncer”, dice la nutricionista Alice Pereira, especialista en nutrición oncológica del Baptist Health South Florida. “Se trata de todos los alimentos que usted come y de su estilo de vida completo”.

De hecho, cambiar la dieta es cambiar el estilo de vida, dice el Dr. Mike Cusnir, oncólogo en Mount Sinai Medical Center y experto en medicina integral, que se enfoca en el bienestar completo del paciente.

“Para finales de este año, la obesidad será la causa #1 de tipos prevenibles de cáncer”, superando al tabaco, dice. De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, una de cada tres muertes de cáncer en Estados Unidos estará vinculada al exceso de peso corporal, pobre nutrición y/o inactividad física.

Cusnir sugiere a sus pacientes a sustituir el menú estadounidense típico, tan lleno de preservativos, azúcar y grasas, con una dieta “prudente” a base de plantas.

Cynthia Wigutow, especialista en nutrición oncológica del Memorial Cancer Institute, explica que la meta es “comer de un arco iris, añadir variedad. Comer más alimentos de origen vegetal, que contienen antioxidantes, fibra y fitoquímicos, frutas y vegetales, legumbres, granos integrales, nueces y semillas”. Debe limitar el sodio, los alimentos procesados, las grasas, las carnes rojas (cerdo, cordero, ternera y carne de res) y el azúcar, comenta.

“Cuando salgan las nuevas guías dietéticas, posiblemente hayan grandes cambios dirigidos a la prevención del cáncer”, dice Lesley Klein, nutricionista y especialista médica en nutrición oncológica en el Centro Integral de Cáncer Sylvester de la Universidad de Miami.

Las guías actuales requieren de una variedad de proteínas, incluyendo carnes magras, ave, pescado, frijoles, huevos y nueces. Los cambios propuestos incluyen limitar la carne roja (carne de res, cerdo, ternera y cordero) a dos veces al mes, explica. Los cambios también limitan la ingesta de azúcar. “Sabemos que el azúcar añadida contribuye al exceso de calorías” e inflamación, dice Klein.

Los expertos dicen que nunca coma dulces, de hecho, el chocolate oscuro contiene químicos saludables como flavonoides y teobromina. Pero debe vigilar las porciones. Lo mismo aplica a las nueces. Un poco es bueno, pero no se coma un paquete en un día.

Comprar de forma inteligente, leyendo las etiquetas y escogiendo alimentos frescos, también ayuda a crear buenos hábitos alimentarios, expresa Cusnir.

Los alimentos con muchos preservativos y larga vida de almacenamiento “acaban quedándose en su cuerpo por siempre”, dice, exhortando a los consumidores a leer las etiquetas cuidadosamente. “Si usted no puede pronunciarlo, no debe comérselo. ¿Su abuela lo reconocería?”

No aconseja sustituir a los alimentos reales con vitaminas y suplementos.

A continuación le presentamos diez alimentos que, según los expertos, pueden ayudar a reducir los riesgos de cáncer y otras enfermedades crónicas:

1. Frijoles: Rojos, pintos y negros, guisantes amarillos y lentejas rojas, forman parte de las legumbres que son fuentes importantes de antioxidantes. De acuerdo con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, los frijoles son también altos en fibra y contienen folato, que puede reducir el riesgo de cáncer del páncreas.

2. Bayas:
Las moras azules, zarzamoras, fresas y frambuesas contienen antioxidantes poderosos que ayudan a combatir el cáncer, dice Cusnir, de Mount Sinai. Las bayas poseen gran cantidad de vitamina C y vitamina K y contienen menos azúcar que la mayoría de las frutas.

3. Brécol: El vegetal crucífero es una estupenda fuente de antioxidantes, dice Pereira, del Baptist Health. La col de Bruselas, el repollo y la coliflor son otras selecciones crucíferas que contienen gran cantidad de fibra dietética, folato, vitamina C y beta-caroteno. Otros poderosos vegetales verdes incluyen la acelga, la col rizada, coles, mostaza, nabos, bok choy, col china, arúgula y berros, dice Klein, de la Universidad de Miami.

4. Ajo:
Este bulbo puede reducir el riesgo de varios tipos de cáncer, principalmente del estómago, colon, vejiga y próstata. Se obtienen mejores resultados para combatir las enfermedades si los dientes de ajo se cortan, se trituran o se cuecen al vapor.

5. Uvas: La piel de la uva roja es una fuente rica de un antioxidante llamado resveratrol, que se encuentra también en el vino, el jugo de uva, la berenjena, las cebollas moradas, las ciruelas y otros alimentos morados antiinflamatorios, además del chocolate oscuro.

6. Té verde:
El té contiene antioxidantes llamados catequinas, que pueden ayudar a prevenir el cáncer. El Instituto Nacional de Cáncer informa que aunque los estudios han sido inconsistentes, algunos han vinculado al té con la reducción de cáncer de colon, seno, ovario, próstata y pulmón.

7. Quinoa:
Se “distingue de otros granos integrales por su bajo índice glucémico, mejor para un diabético, y alto contenido en proteína. Más que la mayoría de los otros granos”, dice Klein. Otros granos integrales incluyen cebada, mijo, avena y farro, que contienen fibra, vitaminas, minerales y otros componentes naturales que pueden frenar el riesgo de cáncer, especialmente de colon y otros tipos de cáncer gastrointestinales. Lo importante es seleccionar granos integrales en lugar de pan blanco o pasta blanca, dice Wigutow, del Memorial.

8. Sardinas:
Uno de varios tipos de pescado graso, alto en proteína y ácidos grasos omega-3, que tienen propiedades antiinflamatorias. Otras buenas selecciones son el salmón silvestre, arenque, caballa española, atún blanco, anchoas y trucha, dice Pereira.

9. Cúrcuma: La especia naranja matizada, que se encuentra en el aromático curry de la India, es antiinflamatorio, “una medida preventiva increíble”, dice Cusnir. Cómprelo fresco o en polvo y utilícelo en sopas, ensaladas o salteado. La combinación de cúrcuma con pimienta negra puede también reducir el riesgo de cáncer, dice Wigutow. Otras especias que están ganando atención son: jengibre, canela, romero y azafrán.

10. Nueces: La nuez posee beneficios antioxidantes y antiinflamatorios. Las nueces, las almendras, el maní y otras nueces son una fuente de proteína y omega-3. Klein recomienda las nueces como merienda entre comidas. Ella prepara su propia mezcla de frutos secos con dos nueces completas, seis almendras y seis pistachos en una bolsa de tamaño para aperitivos.

No hay comentarios: