6 de junio de 2015

5 alimentos que estropean tus dientes

Tomado de: www.larazon.es

Todos conocemos muchos alimentos que no son buenos para nuestros dientes. De entre todos ellos, son los dulces y el alcohol los que más pueden afectar pero seguro que no sabías que además de esos, también existen otra serie de bebidas o alimentos, aparentemente inocuos, que están dañando tus dientes tanto o más que el azúcar. Estos son 5 de ellos según el dentista Marc Lowenberg en huffingtonpost.

1. Zumos: es cierto que los zumos de frutas son evidentemente saludables, pero tal vez menos de lo que nos pensamos, tanto para nuestro organismo como para nuestros dientes ya que tienen un contenido muy alto de azúcar (incluso más que algunos batidos o refrescos). El problema es que este azúcar se consume por las bacterias en la boca y se convierte en ácido que va desgastando el esmalte y puede causar caries. Una buena solución para prevenir el desgaste es beber el zumo con pajita (así lo mantendremos lo más alejado posible de los dientes) y esperar al menos 45 minutos a cepillarlos tras haber ingerido el zumo.

2. Vitaminas masticables: están muy de moda ahora y no es difícil encontrarlas en el mostrador de cualquier farmacia. Son como los caramelos blandos, y aunque no suelen llevar azúcar, su textura blanda y pegajosa se adhiere tanto a nuestros dientes que puede causar caries. Así que si realmente quieres o necesitas tomar vitaminas, hazlo en pastillas. Así te asegurarás no dañar tus dientes.

3. Salsa barbacoa: arranca la temporada de barbacoas en el jardín, llega el verano. Y aunque la salsa barbacoa no era un elemento indispensable en nuestra carne asada, cada vez va ganando más adeptos. El problema es que esta sabrosa salsa está repleta de azúcar, lo que nuevamente vuelve a ser un peligro para nuestros dientes. La solución es sencilla; tratar de evitarla. Si no es posible, trata de lavarte los dientes justo después de la comida.

4. Fruta seca o escarchada: mientras que algunas frutas frescas son consideradas buenas para los dientes (sobre todo las manzanas y las peras, que son buenas para casi todo), las frutas secas no son nunca. Este aperitivo nada nutritivo está lleno de fibra que atrapa el azúcar alrededor de los dientes , y al final resulta como un caramelo. Para combatirlo, lo mejor es cepillarse los dientes –hasta con hilo dental- tras su consumo.

5. Vino blanco:
es el vino tinto quien tiende a tener una mala reputación para la tinción de los dientes - y lo hace - pero el blanco no es mejor para nuestra salud dental. El ácido en el vino blanco corroe el esmalte de los dientes y los deja vulnerables a las manchas de otros alimentos o bebidas. La solución es ¡comer más queso con el vino! Es rico en proteínas, calcio y fósforo, todo lo cual puede ayudar a amortiguar los ácidos del vino en la boca. Un enfoque menos calórico: hacer gárgaras con agua después de beber para limpiar un poco de la acidez que ha dejado el vino en boca.

No hay comentarios: