17 de octubre de 2015

8.500 niños mueren cada día por desnutrición severa

Tomado de: www.elmundo.es

Se estima que 8.500 niños mueren al día a causa de la desnutrición severa y que 160 millones de niños sufren raquitismo. Pero la otra cara de la moneda de la malnutrición la encontramos en los 42 millones que tienen sobrepeso. Ninguno de ellos crece de forma saludable. Son los datos que recoge el segundo Informe Mundial de Nutrición que este miércoles han presentado las organizaciones Acción Contra el Hambre y Save the Children.

"La malnutrición no es un problema que sólo se relaciona con la falta de acceso a los alimentos. Es un problema que debe relacionarse con la salud", ha afirmado Antonio Vargas, responsable de nutrición de Acción Contra el Hambre, que junto a David del Campo, director de Cooperación Internacional de Save the Children, ha presentado en rueda de prensa las conclusiones del informe elaborado por 70 expertos independientes y coordinado por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IPFRI).

"Hay dos formas de ver el mapa de la nutrición: por exceso y por defecto", ha señalado del Campo. El exceso lo representa la obesidad, el defecto la desnutrición. La malnutrición afecta prácticamente a una de cada tres personas en el mundo, con 1.900 millones de adultos con sobrepeso y 794 millones que presentan deficiencias nutricionales.

La desnutrición severa mata al año a unos tres millones de niños en el mundo (8.500 al día), y otros tantos mueren de "enfermedades relacionadas con una mala nutrición, como diarreas, que son fácilmente prevenibles", según ha asegurado del Campo. 

"De los 652 millones de niños menores de cinco años que hay en el mundo, 161 padecen desnutrición crónica" que da lugar a problemas como el retraso en el crecimiento (raquíticos) o un peso insuficiente (emaciados), sobre todo en aquellos que viven en el África subsahariana. Estos problemas no afectan sólo a los sistemas de ayuda y de salud de los países, sino que frenan su desarrollo. Según Vargas, "el 10% del PIB de Malawi va destinado a paliar problemas que están relacionados con la desnutrición crónica. La erradicación del hambre es una acción obligatoria para el desarrollo de los países".

A pesar de estas cifras, Vargas ha afirmado que "hay noticias para el optimismo" ya que "hoy hay 96 millones de niños menos con desnutrición crónica que hace 25 años y en solo un año 15 países más podrían cumplir con los objetivos de reducción de la desnutrición marcados para 2025 por la Asamblea Mundial de la Salud", aunque ha añadido que "los avances podrían ser mucho más rápidos". 

En los países desarrollados el problema es de signo contrario, la malnutrición por exceso. "Hay conciencia de preocupación por la seguridad en los niños, por ejemplo que los bordes de las mesas en las guarderías estén redondeados, pero no tanto por su nutrición. Los problemas de obesidad son uno de los retos que tienen los países desarrollados". 

Respecto a los datos que se desprenden del Informe sobre la situación de España, Vargas ha señalado que hay "un aumento de sobrepeso y de obesidad, y un incremento evidente sobre enfermedades relacionadas con el sobrepeso infantil". "Hay que seguir con especial atención el aumento de la obesidad, una nueva amenaza para la salud nutricional de la que no se salva ningún país en el mundo", ha afirmado. 

Porque el problema del sobrepeso no se limita a los países desarrollados, "Honduras e Irán se enfrentan a problemas de obesidad que sus sistemas de salud no soportan por su debilidad". Las cifras dan la razón a los expertos, que aseguran que "no es normal que haya países que dediquen el 20% de su presupuesto en salud a problemas relacionados con el sobrepeso que se pueden prevenir".

La educación en una buena nutrición es la clave para un correcto desarrollo de los niños. "Enfermedades crónicas como la artrosis o la diabetes aparecen a edades cada vez más tempranas y se arrastran toda la vida", ha asegurado del Campo, para quien "hay que empezar a pensar que hasta los 16 años por lo menos un niño debe tener una alimentación sana".

No hay comentarios: