31 de enero de 2015

Los refrescos azucarados adelantan la pubertad

Tomado de: www.larazon.es

Hasta ahora se había asociado el consumo excesivo de refrescos azucarados con la obesidad infantil y juvenil en EEUU. Sin embargo, un estudio reciente llevado a cabo por el instituto médico de Harvard lo ha relacionado con otra realidad: las niñas que consumen de manera habitual este tipo de bebidas tienen su primera menstruación antes que las que no las consumen.

El estudio se ha realizado con una muestra de 5.000 niñas de entre 9 y 14 años. Se les ha hecho un seguimiento durante 5 años.

El resultado es muy revelador: las niñas que consumen más de una bebida azucarada al día alcanzaron la pubertad una media de 3 meses antes que las demás.

Probióticos contra el estreñimiento

Por ISABEL MEGÍAS / Tomado de: www.consumer.es

Investigaciones recientes apuntan diversos beneficios de los alimentos probióticos para tratar el estreñimiento, aunque señalan que hacen falta más estudios

El estreñimiento es cada vez más común en las sociedades industrializadas. Afecta a un gran número de personas; su prevalencia se sitúa entre el 15% y el 25% de la población. En algunas ocasiones, es un síntoma asociado a ciertas patologías; en otras, puede manifestarse sin estar relacionado a ningún estado patológico. Es en estos casos cuando se habla de "estreñimiento funcional". El estreñimiento se caracteriza por la formación de heces duras, secas y difíciles de evacuar; el tránsito intestinal se enlentece y se defeca con menos frecuencia. En el presente artículo se explica la relación entre el estreñimiento y la dieta y se indaga en el papel de los alimentos probióticos para combatirlo.

Estreñimiento y estilo de vida

El tránsito intestinal no es igual para todas las personas. La frecuencia que se considera "normal" oscila entre las tres deposiciones al día y una única deposición cada tres días. Se habla de estreñimiento cuando se pasa más tiempo sin ir al baño, cuando las deposiciones son dolorosas o conllevan cierta dificultad. En la actualidad, casi dos de cada diez personas padecen estreñimiento crónico. El estreñimiento funcional -es decir, el que no es un síntoma o consecuencia de una enfermedad- está relacionado con algunos cambios en el estilo de vida que experimenta nuestra sociedad.

La inactividad y la rutina sedentaria podrían promover la aparición de estreñimiento. Dado que el estreñimiento se asocia a una falta de los movimientos regulares del intestino que impulsan el bolo fecal hacia el ano, la actividad física podría contribuir a una mejora del estreñimiento funcional, ya que promueve el aumento del tono muscular del intestino.

Otro aspecto relacionado de manera directa es el patrón dietético actual, sobre todo en lo que se refiere a la ingesta de fibra dietética y agua.
  • La fibra dietética confiere al bolo fecal volumen y peso, de forma que contribuye a un mayor deslizamiento de este por el intestino; acelera el tránsito intestinal y favorece las evacuaciones.
  • El agua es también responsable del incremento del volumen del bolo fecal, puesto que interacciona con la fibra dietética mediante la formación de un bolo más viscoso, voluminoso y gelatinoso y ayudando así al paso a través del intestino.
Las investigaciones actuales ponen de manifiesto el descenso del consumo de fibra en España y en Europa, así como en el resto de países desarrollados. El aumento de la ingesta de agua y de fibra dietética son la base del tratamiento de estreñimiento funcional. Alimentos como los cereales integrales (pan, cereales de desayuno, arroz, pasta, etc.), legumbres, verdura, fruta y frutos secos deben ser la base de la dieta en personas con estreñimiento.

Alimentos probióticos para el estreñimiento

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los probióticos son microorganismos vivos que, suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo. Los probióticos pueden consumirse en forma de preparados (que se compran en la farmacia) o en forma de alimentos, es decir, en alimentos que contengan estos tipos de microorganismos, como el yogur o las leches fermentadas.

No hay que confundir probióticos con prebióticos. Los alimentos o sustancias prebióticas son las que favorecen el crecimiento o actividad de una o varias de las bacterias del colon.

El efecto de los probióticos sobre el estreñimiento ha sido muy estudiado en los últimos años. Los probióticos podrían contribuir a una mejora de la flora intestinal en quienes padecen estreñimiento y promover así una mejoría de los movimientos intestinales. Las especies de Lactobacillus y Bifidobacterium han sido las más estudiadas.

En 2014 se publicó una completa revisión de la literatura científica y metaánalisis sobre el tema. Bajo el título 'El efecto de los probióticos en el estreñimiento funcional en adultos', la investigación analizó la cuestión a fondo. En general, el uso de probióticos se relacionó con una reducción significativa del tiempo de tránsito intestinal (12,4 horas de media) y con una mayor frecuencia de deposiciones. Los probióticos mejoraron también la consistencia de las heces. Las cepas relacionadas con estos efectos beneficiosos fueron, en particular, las Bifidobacterium lactis.

Aun así, esta revisión sistemática señala que son necesarios más estudios bien diseñados para poder concluir de manera firme el tipo de especies, las dosis y la duración necesaria del uso de probióticos sobre el estreñimiento.

5 formas de perder peso que seguro que no habías pensado

Tomado de: www.larazon.es

Todos hemos deseado alguna vez perder peso. No importa que seamos deportistas que corren maratones o ejecutivos sin más tiempo que el de chequear su correo electrónico. Siempre queremos ir un poco más allá.

Quién ya realiza un estilo de vida saludable, seguro que quiere endurecer glúteos o evitar la flacidez en los brazos y quien tiene un estilo de vida más sedentario, deseará tratar de rebajar esa curva de la felicidad que se va pronunciando en nuestro abdomen. Seas de un grupo o de otro, la pérdida de peso, en mayor o menor grado, siempre estará incluida en tus planes.

Ahora bien, estamos hablando, claro, de una pérdida de peso consciente y constante que podamos manejar en nuestra vida diaria, no de dietas extremas para lograr un cuerpo perfecto (entre otras cosas, porque no lo lograríamos o nos produciría un efecto yo-yo). Por eso hoy hablamos de 5 pasos, que desafían a la intuición, para perder peso en los que seguro no habías reparado... hasta ahora.

1. Rodéate de alimentos:
seguro que lo primero que haces cuando tienes intención de bajar de peso, es vaciar tu nevera. Mal. Llena tu cocina con frutas y verduras frescas, fuentes de grasas saludables y potencia las proteínas como huevos y nueces. Así, si de pronto necesitas comer algo porque tienes hambre, sabes que lo harás de forma saludable.

2. Levantar más peso: un estudio reciente de la Universidad de Harvard demostró que el entrenamiento con pesas es particularmente eficaz contra la antiestética grasa del vientre. Estudios anteriores también han demostrado que mientras que haciendo ejercicio cardiovascular quemamos tanto grasa como músculo, los ejercicios de fortalecimiento (pesas) queman grasa mientras se construye músculo. Opción ganadora.

3. No privarse (en su justa medida): negar a nuestro cuerpo la energía calórica que necesita nunca es la respuesta correcta cuando se trata de la pérdida de peso. Cuando se consumen menos de 1.200 calorías en un día determinado - que también se conoce como una dieta de choque - el cuerpo realmente sufre. Como es natural, se ralentiza el metabolismo para conservar la energía, haciendo que sea más difícil perder peso y aún más difícil de mantenerse en forma en el futuro.

4. La regla del 80/20:
hay que comer cuando tengamos hambre, no olvidarnos de beber agua y centrar el 80% de nuestra dieta con opciones de alimentos saludables. Con este 80% de calorías provenientes de opciones nutricionales equilibradas, el 20 por ciento restante se puede destinar a otros ‘lujos’ como un brunch o una tarta de chocolate de postre.

5. No obsesionarse: parece una tontería, pero no hay que supeditar nuestra felicidad al número que marque nuestra báscula. En lugar de cuantificar nuestros éxitos, vamos a tratar de cualificarlos, tanto en la pérdida de peso y en cualquier otro reto de nuestra vida.

Modificar hábitos es más fácil en pareja

Tomado de: www.nacion.com

Si usted y su pareja se han propuesto para este 2015 hacer más ejercicio, comer sano y, en general, mejorar su salud, es probable que lo logren si lo hacen en conjunto.

Así lo determinó un estudio hecho en el Reino Unido con 3.722 parejas mayores de 50 años, casadas o que viven juntas. Los resultados se publicaron recientemente en la revista especializada JAMA Archives of Internal Medicine.

Los investigadores hallaron que el 50% de las mujeres lograron dejar de fumar cuando su pareja dejó de hacerlo al mismo tiempo o lo hizo en menor medida. En el caso de los hombres, el estudio encontró que cuando ellos y sus parejas hacían actividad física, estos lograron perder peso en forma más efectiva.

La doctora Julie Sharp, jefa de Salud de la Investigación en Cáncer en el Reino Unido, destacó el éxito de cambiar hábitos en pareja, y destacó: “Hacer cambios de estilo de vida puede significar una gran diferencia en nuestra salud”.

Las dietas basadas en la ingesta de zumos no tienen efectos depurativos

Tomado de: www.larazon.es

Las dietas 'détox', aquellas que están basadas en la ingesta de zumos concentrados de frutas y hortalizas, no tienen efectos depurativos y pueden generar efectos adversos en el organismo, según ha advertido la directora de la Unidad de Nutrición de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Carolina Muro.

"Tomarnos un zumo de espinacas, pera y lima, por ejemplo, no puede ejercer al cien por cien de sustituto de una de las cinco ingestas del día, ya que necesitamos más calorías y por tanto ciertos nutrientes que las frutas o dichas verduras no nos los pueden proporcionar. El consumo de zumos de frutas o verduras es muy positivo, pero no podemos dejar de lado el resto de alimentos de la dieta y alimentarnos sólo y exclusivamente de zumos", ha apostillado el dietista-nutricionista y autor del 'blog' 'Comiendo se entiende la gente', Guillermo Rodríguez.

Además, los expertos han desmentido que este tipo de ayunos a base de zumos tengan algún efecto depurativo. En este sentido, y con motivo de la campaña 'Licencia para comer', una iniciativa impulsada FIAB, por la que cuenta además con un espacio propio en Radio 5 Todo Noticias de RNE, Muro ha informado de que el cuerpo humano ya dispone de su propio sistema de autolimpieza interna, que regula y corrige los excesos que se hayan podido cometer.

Por tanto, prosigue, la clave será mantener saludable ese mecanismo, principalmente nuestros riñones e hígado. "Seguir una alimentación variada, moderada y equilibrada en la que incluyamos frutas y verduras es suficiente para nuestro organismo, ya que no necesitamos resetearlo por habernos excedido una y otra vez, sino simplemente equilibrarlo", ha zanjado Rodríguez.

24 de enero de 2015

¿Puede el café proteger del melanoma?

Tomado de: www.nlm.nih.gov

El café matutino quizá no solo sirva para despertarse. Unos investigadores sugieren que también podría ayudar a proteger del melanoma, la forma más letal de cáncer de piel.

Los bebedores de café son menos propensos a sufrir de melanoma maligno, y su riesgo se reduce un poco con cada taza que beben, según los hallazgos publicados en la edición del 20 de enero de la revista Journal of the National Cancer Institute.

"Hallamos que cuatro o más tazas de café al día se asociaban con una reducción de alrededor del 20 por ciento en el riesgo de melanoma maligno", señaló la autora líder, Erikka Loftfield, estudiante de doctorado de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale, que está terminando su trabajo de tesis en el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

Investigaciones anteriores han mostrado que beber café podría proteger de formas menos letales de cáncer de piel, aparentemente al mitigar el daño que los rayos ultravioleta del sol provocan en las células cutáneas, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

Decidieron observar si esa protección abarcaba al melanoma, la principal causa de muerte por cáncer de piel en Estados Unidos, y el quinto cáncer más común. Se estima que en 2013 hubo 77,000 casos nuevos de melanoma, y unas 9,500 muertes por el cáncer, según el estudio.

Los investigadores recogieron datos de un estudio dirigido por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. y la AARP. Se envió un cuestionario sobre la alimentación a 3.5 millones de miembros de la AARP que vivían en seis estados: California, Florida, Luisiana, Nueva Jersey, Carolina del Norte y Pensilvania, y en dos ciudades, Atlanta y Detroit.

El cuestionario ofreció información sobre el consumo de café de casi 447,400 adultos mayores blancos en 1995 y en 1996, y los investigadores siguieron a los participantes durante un promedio de unos diez años.

Todos los participantes estaban libres de cáncer cuando completaron los cuestionarios, y los investigadores tuvieron en cuenta otros factores que podrían influir sobre el riesgo de melanoma. Éstos incluyen la exposición a la radiación ultravioleta, el índice de masa corporal, la edad, el sexo, la actividad física, la ingesta de alcohol y los antecedentes de tabaquismo.

Hallaron que las personas que bebían la mayor cantidad de café todos los días disfrutaban de un riesgo más bajo de melanoma, en comparación con los que bebían poco café, o no bebían.

También hubo una tendencia hacia una mayor protección con una mayor ingesta. Las personas que bebían entre una y tres tazas al día tenían un riesgo de melanoma un 10 por ciento más bajo, en comparación con las que no bebían café, mientras que las que bebían cuatro o más tazas al día presentaron una reducción del 20 por ciento en el riesgo.

El estudio solo descubrió una asociación entre el consumo de café y el riesgo de melanoma, no probó causalidad.

La cafeína podría ser el motivo de la protección aparente. Los investigadores encontraron una reducción significativa en el riesgo de melanoma solo entre los que bebían café con cafeína, y estudios anteriores han indicado que la cafeína podría proteger a las células cutáneas de la radiación ultravioleta B, apuntó Loftfield.

Pero la mayoría de las personas del estudio bebían café con cafeína, lo que dificultó analizar del todo los beneficios de salud del café descafeinado. El café podría contener otros compuestos, además de la cafeína, que también protejan del cáncer de piel, entre ellos los antioxidantes. "Ciertamente no podemos descartar esa posibilidad", dijo Loftfield.

Este no es el primer estudio en observar el efecto que el consumo de café podría tener sobre el riesgo de cáncer, apuntó el Dr. Len Lichtenfeld, subdirector médico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

"Se han hecho muchos estudios sobre el café y una variedad de tipos de cáncer, para ver si aumenta o reduce el riesgo", dijo, y anotó que los hallazgos han sido muy dispares.

Lichtenfeld comentó que los investigadores del nuevo estudio construyeron un argumento firme de ciencia básica sobre la posibilidad de que el café podría proteger del cáncer de piel. Pero dado que el estudio no fue un ensayo clínico, no probó causalidad.

"Como resultado, no se puede concluir que en la 'vida real' el café de verdad reduzca el riesgo de melanoma", dijo.

Incluso con estos hallazgos, Loftfield dijo que las personas no deben confiar en el café para que les proteja del melanoma. El filtro solar, las mangas largas y un sombrero de ala ancha hacen más que lo que una taza de café jamás podría hacer.

"El mensaje principal en realidad es que la exposición al sol y a la radiación [ultravioleta] son los factores de riesgo más importantes del melanoma", afirmó. "Es importante estudiar otros factores para comprender mejor la causa de esta enfermedad, pero debemos mantener presentes esos factores mayores de riesgo".

Los ácidos grasos del pescado pueden proteger el cerebro contra el daño del mercurio

Tomado de: www.canarias7.es

Nuevos hallazgos de una investigación realizada en las ilsas Seychelles proporcionan una prueba más de que los beneficios del consumo de pescado en el desarrollo prenatal pueden compensar los riesgos asociados con la exposición al mercurio presentes en estos alimentos.

El nuevo estudio, que se publica este miércoles en 'American Journal of Clinical Nutrition', sugiere que los nutrientes que se encuentran en el pescado tienen propiedades que protegen al cerebro de los posibles efectos tóxicos de la sustancia química.

Tres décadas de investigación en las Seychelles han demostrado que los altos niveles de consumo de pescado por mujeres embarazadas, en un promedio de 12 comidas por semana, no producen problemas de desarrollo en sus hijos. Su trabajo indica que los compuestos presentes en el pescado, específicamente los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA), pueden contrarrestar activamente el daño que causa el mercurio en el cerebro.

"Estos hallazgos muestran que no hay ninguna asociación global entre la exposición prenatal al mercurio a través del consumo de pescado y resultados en el desarrollo neurológico", afirma Edwin van Wijngaarden, profesor asociado en el Departamento de Ciencias de Salud Pública de la Universidad de Rochester, en Nueva York, Estados Unidos, y coautor de la estudio. "También está cada vez más claro que los beneficios del consumo de pescado pueden ser mayores o, incluso, enmascarar los posibles efectos adversos del mercurio", agrega.

"Esta investigación nos proporcionó la oportunidad de estudiar el papel de los ácidos grasos poliinsaturados en el desarrollo y su potencial para aumentar o contrarrestar las propiedades tóxicas de mercurio", detallla Sean Strain, profesor de Nutrición Humana de la Universidad de Ulster, en Irlanda del Norte, y autor principal del estudio. "Los resultados indican que el tipo de ácidos grasos que una madre consume durante el embarazo puede marcar una diferencia en términos de futuro desarrollo neurológico del niño", subraya.

El nuevo estudio se presenta cuando la agencia norteamericana del medicamento y la alimentación (FDA, por sus siglas en inglés) y las agencias internacionales están trabajando para revisar las recomendaciones sobre el consumo de pescado con el fin de reflejar mejor los beneficios para la salud de los nutrientes que se encuentran en el pescado. La pauta actual de la FDA, que recomienda que las mujeres embarazadas limiten su consumo de ciertos pescados a dos veces por semana, se estableció debido al conocido riesgo de la exposición a altos niveles de mercurio sobre el desarrollo infantil.

El mercurio se encuentra en el medio ambiente como resultado de la actividad natural y humana y gran parte termina depositado en los océanos del mundo y, como resultado, los peces contienen el producto químico en cantidades muy pequeñas. Esto ha dado lugar a la preocupación de que el impacto acumulativo de la exposición prenatal al mercurio a través del consumo de pescado puede tener resultados negativos para la salud, a pesar de que nunca se ha establecido definitivamente una relación entre la exposición a bajos niveles y consecuencias en el desarrollo en los niños.

Al mismo tiempo, el pescado es rico en una gran cantidad de nutrientes beneficiosos, incluyendo los ácidos grasos, que son esenciales para el desarrollo del cerebro, dando lugar a un debate durante mucho tiempo entre científicos, ambientalistas y legisladores sobre el riesgo frente a los beneficios del consumo de pescado. Este debate tiene importantes consecuencias para la salud mundial porque miles de millones de personas en todo el mundo dependen del pescado como su principal fuente de proteínas.

Este 'Estudio de Desarrollo Infantil en Seychelles', una colaboración entre la Universidad de Rochester, la Universidad de Ulster y el Ministerio de Salud y Educación de la República de Seychelles, es uno de los estudios de población más largos y más grandes de su tipo. Las Seychelles, un grupo de islas en el Océano Índico, ha demostrado ser el lugar ideal para examinar el impacto potencial para la salud de la exposición persistente a bajos niveles de mercurio, puesto que 89.000 residentes de la nación consumen pescado a un ritmo diez veces mayor que la población de Estados Unidos y Europa.

Los autores del estudio publicado este miércoles siguieron a más de 1.500 madres y sus hijos. A los 20 meses después del nacimiento, se sometió a los niños a una batería de pruebas diseñadas para medir sus habilidades de comunicación, el comportamiento y las habilidades motoras. Los investigadores también recolectaron muestras de cabello de las madres en el momento de su embarazo para medir los niveles de exposición prenatal al mercurio.

Los investigadores encontraron que la exposición al mercurio no se correlacionó con puntuaciones más bajas. Este hallazgo rastreado con los resultados de estudios anteriores del equipo, algunos de los cuales han seguido a los niños en las Seychelles hasta sus 20 años, tampoco mostraron ninguna asociación entre el consumo de pescado y el desarrollo neurológico posterior.

Los investigadores también midieron los niveles de PUFA presentes en las mujeres embarazadas y encontraron que los hijos de madres con niveles más altos de ácidos grasos conocidos como n3, el tipo que se encuentra en el pescado, realizaron mejor ciertas pruebas. Otra forma común de PUFA, llamada n6, proviene de otras carnes y aceites para cocinar y se encuentra en mayor abundancia en la dieta de los habitantes de los países desarrollados.

Se sabe que los ácidos grasos del pescado (n3) tienen propiedades antinflamatorias, en comparación con n6, que puede promover la inflamación. Uno de los mecanismos por los que el mercurio provoca daño es a través de la oxidación y la inflamación y esto ha llevado a los investigadores a especular que n3 no sólo proporciona más beneficios en términos de desarrollo del cerebro sino que estos compuestos también pueden contrarrestar los efectos negativos del mercurio.

Esto se reflejó en los resultados del estudio, que mostró que los hijos de madres con niveles relativamente altos de n6 tuvieron resultados más pobres en las pruebas diseñadas para medir las habilidades motoras. "Parece que la relación entre los nutrientes y el mercurio de los peces puede ser mucho más compleja de lo que se pensaba anteriormente --resume Philip Davidson, investigador principal del estudio y profesor emérito de la Universidad de Rochester--. Estos resultados indican que puede haber un equilibrio óptimo entre las diferentes propiedades inflamatorias de los ácidos grasos que promueven el desarrollo fetal y que estos mecanismos merecen un estudio ulterior".

Cuando hacer ejercicio no es suficiente

Tomado de: www.elmundo.es

Que hacer ejercicio es bueno para la salud es algo que está más que demostrado. Que llevar una vida sedentaria sin llegar a los mínimos de actividad física recomendada (al menos, 20 minutos de ejercicio al día) perjudica la salud es evidente. Lo que hasta la fecha no se había planteado es qué pasa con quienes hacen ejercicio diariamente pero, por el contrario, pasan largas horas en stand by: frente al ordenador, viendo la televisión, conduciendo, o simplemente sentados.

Un estudio publicado ahora en la revista Annals of Internal Medicine sostiene que hacer ejercicio no es, por sí mismo, suficiente para prevenir enfermedades como las cardiovasculares, diabetes tipo 2, obesidad, y algunos tipos de cáncer, mientras que la persona pase largos períodos sentada durante el día cuando sale del gimnasio o acaba su running diario.

Para llegar a esta conclusión se han examinado 20.980 estudios sobre ejercicio físico y sedentarismo, de los que han extraído datos como que, en un análisis realizado en Australia a hombres y mujeres de 45 años o más, el riesgo de hospitalización era un 14% menor para aquellos que declararon pasar menos de ocho horas al día sentados.

El problema que plantea este estudio es que muchas veces, el sedentarismo del que habla es una obligación para muchas personas: hoy día, no es extraño tener que pasar ocho horas o más sentado frente al ordenador para cumplir nuestra jornada laboral, y esto no se hace de motu propio sino porque así lo estipula nuestro contrato. Sin embargo, los responsables del estudio ofrecen una serie de trucos para no dejar que nuestros deberes minen nuestra salud.

Las claves son levantarse cada media hora en el trabajo y caminar entre uno y tres minutos, ponerse en pie o hacer algo de ejercicio aprovechando los anuncios de la televisión, y especialmente, vigilar y controlar las horas que pasamos sentados o en una actitud sedentaria, no dejando que sean más de dos o tres horas al día.

Los autores apuntan que, si bien los gobiernos han estado acertados a la hora de promocionar la actividad física, implementando para ello políticas públicas que animaban a los ciudadanos a hacer ejercicio, quizás se les ha olvidado poner el foco, exclusivamente, en los peligros del sedentarismo diario. Y, aunque reconocen que es más complicado, porque las causas de este son muy variadas, señalan que este es un reto pendiente de la administración.

En cualquier caso, lo que no deja de estar claro es que, además de hacer pausas de ejercicio entre nuestras horas sedentarias, sean estas obligadas o voluntarias, siempre hay que apostar por moverse cuando salimos del trabajo. Una buena opción para los más perezosos podrían ser los grupos para caminar.

Un estudio publicado en la revista British Medical Journal acaba de llegar a la conclusión de que, efectivamente, estos grupos cumplen una importante función a la hora de enganchar a la gente para que haga deporte. Y lo que es más importante: para que continúen haciéndolo una vez pasada la novedad de los primeros días.

En la publicación se pone el ejemplo del sedentarismo inglés, donde el 29% de los adultos realizan menos de 30 minutos de ejercicio a la semana y el 8% ni siquiera camina continuadamente durante cinco minutos en cuatro semanas.

Para ellos, sostienen los autores, la solución pueden ser estos grupos en los que se unas personas, lideradas por un profesional, se juntan para caminar en un entorno natural en períodos, normalmente, inferiores a una hora. Se trata, dicen, de una intervención potencialmente atractiva para quienes les gusta pasar tiempo al aire libre y buscan, al mismo tiempo, la oportunidad y la percha que les anime a hacer ejercicio.

Otra de las ventajas que los investigadores han observado en estos grupos son las dinámicas de cohesión social que se activan en ellos, que ayudan a reforzar las actitudes positivas frente al ejercicio y llevan a sus participantes a animarse los unos a los otros.

Peso promedio de población tica excede límite saludable

Tomado de: www.nacion.com

Si tomáramos el índice de masa corporal (IMC, relación entre peso y estatura de una persona) de todos los ticos, lo sumáramos y lo dividiéramos entre la población, el resultado sería un tico con sobrepeso.

Sí, aunque hay costarricenses que están en un peso normal y personas con trastornos alimentarios que tienen el peso muy por debajo del ideal, el poder del sobrepeso se impone.

El IMC es un indicador de cuán en riesgo está la salud de alguien. Sus valores ideales son entre 20 y 25; si esa cifra es mayor, hay sobrepeso.

Para calcularlo, se divide el peso entre la estatura elevada al cuadrado. Es decir, si usted pesa 78 kilos y mide 1,70 metros, multiplique 1,70 por 1,70. El producto es 2,89. Luego divida sus 78 kilos entre 2,89. El resultado es 26,98: usted tiene sobrepeso.

El IMC del tico promedio está en 26,5, y el 62% de la población tiene sobrepeso u obesidad. En 1996, solo el 46% tenía sobrepeso.

Este es uno de los resultados del Reporte de Estado Global de Salud 2014 sobre Enfermedades no Transmisibles, presentado este lunes por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que tomó los datos de 194 países.

El sobrepeso se da por igual en ticos y ticas. El IMC promedio del hombre es de 26,4 mientras que el de la mujer es de 26,7.

La cifra es preocupante, pero similar a la de América Central. Nicaragua tiene 26,9; Honduras, 26,4, y Guatemala, 26,5.

Causas

Para especialistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) hay dos grandes “vicios” que hacen de Costa Rica un país con sobrepeso: la mala alimentación y el sedentarismo.

“Tenemos un alto consumo de grasas, bajo consumo de frutas y verduras, muchas bebidas altamente azucaradas y mucho sodio. Esto enferma”, manifestó Rocío Sánchez, de la Dirección de Proyección de Servicios de Salud de la CCSS, al presentar el Estudio de carga de enfermedad en Costa Rica, en octubre pasado.

Una investigación del 2013 de la CCSS había revelado que el 60% de los ticos era sedentario y se exponía a males crónicos.

“Nacimos para movernos, y cada vez somos más sedentarios; le damos calorías al cuerpo, pero no quemamos toda esa energía”, expresó Edward Matarrita, educador físico de la CCSS.

Más datos

El informe señala que Costa Rica es el país del Istmo con más diabetes (10,5% de los adultos) e hipertensión (31,5%).

Por otra parte, también es el país donde se dan más muertes por enfermedades crónicas: 83% de los fallecimientos en el país son por estos males.

Dichas noticias no son del todo malas. Este tipo de enfermedades son las principales causas de muerte en países donde el sistema de salud es eficaz y ha logrado reducir drásticamente los decesos por virus, diarreas o gripes.

Incluso, en Costa Rica la mayor parte de las muertes se da en mayores de 70 años; es el país de Centroamérica con menos muertes prematuras.

¿Qué hacer? 

Existe una serie de medidas que pueden tomarse para tener mejor salud.

La estrategia incluye una alimentación saludable con cinco porciones de frutas y verduras al día, que evite los dulces y limite al máximo las comidas fritas. Además, deben hacerse al menos 30 minutos de actividad física al día o 150 minutos por semana (correr, trotar, caminar, bailar, practicar algún deporte). Los especialistas son enfáticos en que no se debe fumar, y si se consume alcohol, debe hacerse de forma moderada.

“Hay responsabilidad en cada sector, las autoridades de Salud tienen su cuota, pero cada quien debe mejorar su salud personal”, afirmó Margarita Claramunt, del Ministerio de Salud.


17 de enero de 2015

Caminar 20 minutos por día es suficiente para reducir el riesgo de muerte prematura

Que la actividad física es necesaria no es ninguna novedad. Sin embargo, el efecto negativo del sedentarismo, a pesar de saber que se trata de algo nocivo, no estaba del todo claro hasta ahora. Un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge revela que la tasa de mortalidad del sedentarismo duplica la de obesidad y que el riesgo de muerte prematura puede reducirse con tan sólo 20 minutos de caminata diaria.

El estudio contó con la participación de más de 334.000 mujeres y hombres europeos, y descubrió que el doble de muertes podían adjucarse a la falta de actividad física que a la obesidad, pero que un módico aumento de actividad física podría generar beneficios significativos en el estado de salud.

La inactividad física ha sido constantemente asociada con un aumento de riesgo de muerte prematura, así como también a riesgo mayor de enfermedades cardiovasculares y de cáncer, entre otras. Si bien también puede contribuir a un aumento en el índice de masa corporal (IMC) y obesidad, la asociación con la muerte prematura es independiente de su IMC.

¿Cómo comprobaron el vínculo entre sedentarismo y muerte prematura?

Para medir la relación entre inactividad física y muerte prematura y su interacción con la obesidad, los investigadores analizaron datos de 334.161 hombres y mujeres de diferentes regiones de Europa que participaron en el Estudio Prospectivo Europeo sobre Cáncer y Nutrición (EPIC). Entre 1992 y 2000, los investigadores midieron la altura, el peso y circunferencia de la cintura, y utilizaron la autoevaluación para medir los niveles de actividad física.

El seguimiento se prolongó por 12 años, durante los cuales 21.438 participantes fallecieron. Los resultados, publicados en el American Journal of Clinical Exercise (AJCN), revelan que la mayor reducción del riesgo de muerte prematura se produjo al comparar el grupo de inactivos totales como personas moderamente inactivas. Un 22,7% de los participantes fueron catalogados como inactivos, con ningún tipo de actividad recreacional y un trabajo sedentario.

Los autores estiman que realizar ejercicio por 20 minutos diarios, donde se queman entre 90 y 110 calorías, sería suficiente para llevar a una persona desde completamente inactiva a moderadamente inactiva y a reducir su riesgo de muerte prematura entre un 16% y 30%. El impacto fue mayor entre individuos de peso normal, pero las personas con una IMC alta también percibieron los beneficios.

Nutriéndose de la información más reciente en tornoa las muertes en Europea, los investigadores estiman que 337.000 de las 9,2 millones de muertes registradas en los hombres y mujeres europeosson atribuibles a la obesidad (con un IMC mayor a 30). Sin embargo, el doble de los fallecimientos, 676.000 podían ser atribuidas a inactividad física.

El profesor de la Unidad de Epidemiología del Consejo de Investigación Médica (MRC) en la Universidad de Cambridge y líder del estudio, Ulf Ekelund, explica que "este es un mensaje sencillo: solamente un poco de actividad física a diario puede tener beneficios sustanciales de salud para las personas físicamente inactivas. Encontramos que tan sólo 20 minutos podrían hacer la diferencia, deberíamos intentar de hacer más que esto, ya que la actividad física tiene muchos beneficios para la salud y debería ser un parte importante de nuestra vida diaria".

La OMS prevé que la tasa de obesidad infantil casi se duplique en 10 años

El número de niños con sobrepeso u obesidad infantil ha crecido en los últimos años y actualmente hay cerca de 42 millones niños con este problema, según datos de 2013 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que prevé que la cifra casi se duplique en los próximos 10 años y alcance a los 70 millones de niños en 2025.

La prevalencia, según un documento de este organismo de Naciones Unidas, está aumentando en todos los países y de manera más rápida en países con medios y bajos ingresos. De hecho, en África se ha pasado de 4 millones de niños con sobrepeso y obesidad en 1990 a 10 millones en 2013; y globalmente se ha pasado de 31 millones en 1990 a 42 millones en 2013.

Desde este organismo internacional recuerdan que la obesidad infantil está asociada con un gran número de complicaciones para la salud y, en consecuencia, a elevar el riesgo de aparición de enfermedades crónicas de manera prematura como son la diabetes y las enfermedades del corazón.

"Existen muchas causas y posibles soluciones a este problema, pero, como es el caso de todas las estrategias de salud pública, hay muchos desafíos para su implementación", observa el documento que aboga por "una combinación de alianzas con la comunidad, el apoyo de los gobiernos y de la investigación científica".

Con el objetivo de buscar una estrategia basada en la evidencia científica de los beneficios de la dieta sana y la actividad física en la prevención de las enfermedades no transmisibles y sus factores de riesgo, incluyendo el sobrepeso y la obesidad, la Asamblea de la OMS adoptó el pasado año una serie de resoluciones pensadas en "informar y modelar una respuesta integral" a la obesidad infantil.

Una estrategia en 2016

Así se estableció una Comisión de alto nivel formada por 15 expertos reconocidos que analizan las deficiencias de las estrategias existentes, con el fin de "crear conciencia y dar impulso a la acción para hacer frente a la obesidad infantil". La Comisión se apoya, a través del Director General, en dos grupos de trabajo: uno comprendido por 21 expertos que basa su trabajo en la investigación y, otro, de 24 expertos que desarrolla la ejecución y rendición de cuentas.

Por el momento, "la Comisión se ha encargado de la preparación de un informe especificando los enfoques y las combinaciones de intervenciones que puedan ser más eficaces en la lucha contra la obesidad infantil y en adolescente en contextos diferentes de todo el mundo".

El informe final, que pretende concluirse con la Estrategia Integran contra la obesidad infantil, con un marco de rendición de cuentas y opciones políticas para hacer frente a esta creciente epidemia, se espera entregar al Director General de la OMS en 2016.

La primera reunión de la Comisión tuvo lugar en Ginebra los días 17 y 18 de julio de 2014; la segunda se prevé que tendrá lugar en enero de 2015; y, tras ésta reunión, la Comisión podrá formular recomendaciones preliminares, y se examinarán cuestiones específicas relacionadas con la investigación.

Dichas recomendaciones cubren las áreas relacionadas con las consecuencias sanitarias, sociales y económicas de la obesidad infantil; la importancia de un enfoque de ciclo de vida para la prevención de la obesidad infantil; y acciones a ser implementadas para prevenir la obesidad infantil.

Además, como parte de su método de trabajo, la Comisión lleva a cabo consultas exhaustivas por regiones. Este año ya está previstas una consulta para la región de Europa, en abril de 2015; para la Región del Pacífico Occidental, en marzo y abril de 2015, y de la Región del Mediterráneo Oriental a principios de 2015.

Expertos aseguran que eliminar el gluten en las dietas de personas no celiacas no aporta beneficios para la salud

Expertos de la campaña 'Pan Cada Día' han asegurado que eliminar el gluten en las dietas de personas no celiacas no aporta beneficios para salud y que, incluso, puede provocar un déficit en nutrientes.

Y es que, según han recordado, el gluten son las proteínas (gliadinas y gluteninas) "más importantes" del trigo, la cebada y el centeno. Además, también puede aparecer en la avena, ya que a pesar de que actualmente se considera libre de gluten, se puede producir contaminación cruzada en cultivos conjuntos con trigo, en el proceso de cosecha, molienda y almacenaje.

Además, han insistido en que "no hay evidencia experimental" publicada que apoye el empleo de dietas sin gluten en personas sin enfermedad celiaca o sin sensibilidad al gluten. De hecho, de forma contraria, hay datos que sugieren que el gluten en sí, puede proporcionar beneficios en la salud y que evitar el gluten en la dieta no está justificado en personas que no lo necesiten, por no ser celiacas o no presentar una sensibilidad al gluten.

Puede tener efectos perjudiciales

Por otro lado, prosigue, el estudio 'Effects of a gluten-free diet on gut microbiota and immune function in healthy adult human subjects' ha mostrado que eliminar sin razón el gluten de la dieta puede tener efectos perjudiciales.

"Se sabe que la oligofructosa e inulina presentes en el trigo, presentan un efecto beneficioso en la composición de la microbiota intestinal, que puede proteger al intestino frente a algunos tipos de cáncer o estados inflamatorios, así como ejercer protección frente a la enfermedad cardiovascular. De hecho, trabajos recientes han señalado que las dietas sin gluten pueden conducir a una disminución de las bacterias intestinales beneficiosas, provocando cambios adversos en la microbiota intestinal2, han comentado.

Finalmente, los expertos han avisado de que, aunque el aumento en el mercado de productos sin gluten ha facilitado a las personas celiacas el seguimiento de dietas equilibradas que ayudan a los consumidores a obtener los beneficios de los cereales integrales y a evitar algunas de las deficiencias nutricionales, esto "no implica" que la dieta sin gluten sea, de por sí, una dieta más saludable para personas sanas.

10 de enero de 2015

Diez alimentos que no conviene darle a un bebé menor de un año

Por JULIO BASULTO / Tomado de: www.consumer.es

NHS Choices, el mayor portal de salud del Reino Unido, ha puesto el foco sobre la alimentación infantil. Uno de sus artículos más recientes aborda un tema de gran interés: cuáles son los alimentos desaconsejados para los bebés en el llamado "periodo de alimentación complementaria", que comienza alrededor de los seis meses. Saber qué alimentos no conviene que tomen los niños en esta etapa de su vida nos permitirá estar más tranquilos cuando les ofrezcamos comida y, al mismo tiempo, cuidar mejor su salud. En este artículo enumeramos los diez alimentos que no conviene ofrecerle a un bebé menor de un año y explicamos por qué.

1. Sal

Hay estudios, como el que publicaron en junio de 2006 Heird y colaboradores, que apuntan que los bebés de entre 6 y 11 meses superan las recomendaciones de ingesta de sal en un 33%. No son buenas noticias: no conviene que los bebés tomen mucha sal, debido a que no es buena para sus riñones, por lo que se aconseja no incluirla en la dieta de los menores de un año. A partir del año se puede incluir, en pequeñas cantidades, y mejor si es "yodada". No extraña, por tanto, que NHS Choices aconseje no añadir sal a los alimentos que elaboremos para nuestros pequeños y que no usemos cubitos de caldo o salsas, ya que a menudo contienen mucha sal. "Acuérdese de esto cuando esté cocinando para la familia, si le va a dar el mismo alimento al bebé", indican. Es un consejo, de hecho, que beneficiará a toda la familia.

2. Azúcar

"Su bebé no necesita azúcar". Con esta rotundidad se expresa NHS Choices. Evitar los alimentos azucarados (y, sobre todo, las bebidas azucaradas) ayudará a prevenir la caries dental, entre otras enfermedades dentales. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades dentales suponen un coste para los servicios de atención sanitaria que supera al del tratamiento de enfermedades tan "caras" como las patologías cardiovasculares, el cáncer y la osteoporosis. Así que no es una cuestión menor. Si queremos endulzar los alimentos podemos usar, según NHS Choices, plátanos triturados, leche materna o (en su defecto) leche artificial (la que se ofrece a los bebés que no toman leche materna).

3. Miel

¿Damos miel a los bebés para aprovechar sus "propiedades medicinales"? Lo cierto es que, en un dictamen publicado en 2010, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no halló pruebas que sustentaran los múltiples beneficios que se suelen atribuir a la miel. No obstante, sí sabemos que su contenido en azúcar es muy similar al que encontramos en el azúcar blanco. NHS Choices considera que "la miel es un azúcar, así que evitarla también ayudará a prevenir la caries dental".

Pero además, la miel puede contener bacterias capaces de producir toxinas en los intestinos de un bebé, que conducirían al botulismo, una enfermedad muy grave. El Comité Científico de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) coincide con la anterior postura, al indicar que "los métodos de procesado no pueden garantizar la ausencia de esporas de C. botulinum en la miel ni en algunas infusiones de especies vegetales", por lo que recomienda "evitar su consumo en niños menores de doce meses. La inclusión de esta información en el etiquetado de los productos podría contribuir a disminuir la incidencia de la enfermedad".

4. Frutos secos enteros

Pese a que los frutos secos son muy saludables, si están enteros pueden causar un ahogamiento en bebés o niños pequeños. NHS Choices los desaconseja a los menores de cinco años. Hay otras entidades que sitúan la franja de edad en la que pueden incluirse los frutos secos enteros a partir de los tres, pero todas coinciden en que cuando se ofrezcan estos alimentos, debe ser siempre bajo la vigilancia de un adulto.

5. Alimentos desnatados o bajos en grasa

Es recomendable que los bebés crezcan, no que "adelgacen", por lo que se desaconseja incluir en su dieta las variedades bajas en grasa. La grasa es una fuente importante de calorías, importantísimas en esta edad, y además les suelen acompañar algunas vitaminas (denominadas "liposolubles"), como la vitamina D. NHS Choices, por tanto, considera que es mejor que los bebés y niños mayores de un año tomen leche (pero no en sustitución de la leche materna, que es muchísimo más saludable), yogur o queso (en pequeñas cantidades, por su alto contenido en sal), siempre en sus variedades "enteras".

6. Ciertos pescados y mariscos

NHS Choices desaconseja, en bebés, el tiburón, el pez espada o el marlin (los marlines son peces perciformes, relativamente cercanos al pez espada), porque su cantidad de mercurio puede afectar el creciente sistema nervioso del bebé. En España, el Ministerio de Sanidad también desaconseja, en menores de tres años, el pez espada, el tiburón, el lucio o el atún rojo, por su alto contenido en mercurio. El mercurio proviene de la contaminación medioambiental y los peces lo acumulan a lo largo de su vida, en especial, las especies de gran tamaño, como los grandes depredadores.

Nuestro Ministerio también aconseja no consumir de manera habitual crustáceos tipo cangrejo o la cabeza de cualquier crustáceo (gambas, langostinos o cigalas), cuyos niveles de cadmio son altos. El cadmio es otro metal pesado, que tiende a acumularse en el organismo, sobre todo en el hígado y en el riñón, y cuya alta ingesta puede causar disfunción renal y desmineralización de los huesos, entre otros desórdenes.

7. Alimentos de origen animal crudos o poco hechos

El pescado, los huevos o los cárnicos crudos pueden generar toxiinfecciones graves en bebés, por lo que en ellos están del todo desaconsejados. Tampoco convienen en adultos, por motivos de seguridad alimentaria.

8. Espinacas, acelgas y borrajas (en función de la dosis)

Conviene vigilar la cantidad de espinacas, acelgas y borrajas que le damos a los bebés, tal como aconseja el Ministerio de Sanidad. Los nitratos, que se encuentran de manera natural en los vegetales (sobre todo en las hortalizas de hoja verde, como las espinacas), se convierten en nitritos en nuestro organismo. Estos, en altas concentraciones y en bebés o niños pequeños, pueden originar metahemoglobinemia, cuyo signo más característico es la cianosis (coloración azulada de la piel o de las membranas mucosas, que suele deberse a la falta de oxígeno en la sangre).

9. Algas y bebidas de arroz

Las algas pueden contener altísimas cantidades de yodo, algo que puede ser perjudicial para la salud infantil (y adulta). Aunque, en general, las algas presentan un notable contenido de determinados nutrientes, también contienen cantidades alarmantes de este mineral.

En cuanto a las bebidas de arroz, se desaconseja su consumo en niños porque contienen niveles elevados de arsénico. Se puede hallar arsénico en muchos alimentos y bebidas, pero los niveles de este metaloide en el arroz pueden ser preocupantes en lactantes y niños pequeños, ya que el arroz es muy utilizado en el periodo de alimentación complementaria. Tal como se indica en el artículo 'Bebidas de arroz, a debate', conviene que bebés y niños pequeños eviten las bebidas de arroz por esta razón, según aconseja el Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN).

10. Alimentos superfluos

NHS Choices aconseja no dar a los bebés alimentos superfluos como patatas chips, pasteles, bollería, etc. Por desgracia, los niños españoles cada vez los toman más a menudo. De hecho, se suele pensar que la galleta María es un alimento recomendable para los bebés, cuando no es así.

Dieta en la disfagia: la consistencia de los alimentos es clave

Por ISABEL MEGÍAS / Tomado de: www.consumer.es

Acertar con la textura correcta de los alimentos es fundamental para asegurar una buena dieta y reducir los principales riesgos, como la desnutrición, la deshidratación o los atragantamientos

La disfagia es la incapacidad o dificultad de tragar o hacer progresar los alimentos líquidos o sólidos desde la boca hasta el estómago. Este tipo de alteraciones suelen ocurrir en pacientes con enfermedades neurológicas o neuromusculares; también en aquellos que padecen trastornos motores u obstructivos. En algunos casos, la disfagia afecta a la ingesta de líquidos, es decir, implica la dificultad para conducir los líquidos desde la boca hasta el estómago; otras veces, la disfagia se refiere a los sólidos, es decir, supone la incapacidad de tragar este tipo de alimentos. En ambos casos, seguir una dieta completa, saludable y sin riesgos depende de la consistencia de los alimentos. El presente artículo repasa los últimos datos al respecto.

Disfagia: qué es y cómo se trata

La disfagia es la dificultad (o incapacidad) de tragar alimentos, sólidos o líquidos. Es una afección ligada a otras enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer, la Esclerosis, la parálisis cerebral, el accidente vascular cerebral o la distrofia muscular. También puede diagnosticarse en personas con cáncer en el esófago, acalasia o esclerodermia. Por lo general, la disfagia a líquidos está relacionada con las enfermedades neurológicas y neuromusculares. La disfagia a sólidos es más común en los trastornos obstructivos o motores.

Los riesgos o complicaciones asociados a la disfagia pueden ser graves. Cuando una persona no logra deglutir alimentos o líquidos de manera eficaz, tampoco consigue ingerir las calorías, proteínas y demás nutrientes necesarios. Existe un riesgo importante de desnutrición y pérdida de peso. En el caso de disfagia a líquidos, existe riesgo de deshidratación si no se mantiene una ingesta de líquidos adecuada. Además, en caso de aspiración (esto es, cuando pasa el contenido alimenticio a la vía respiratoria, a los pulmones), hay un riesgo de neumonía importante, que puede llegar incluso a provocar la muerte del paciente.

La base del tratamiento de la disfagia es modificar la textura de los alimentos y líquidos.
  • En el caso de la disfagia a sólidos, el tratamiento consiste en modificar su consistencia hasta obtener una textura más blanda, para facilitar así su deglución. La American Dietetic Association, British Dietetic Association y Dietitian's Association of Australia, junto con las asociaciones de logopedas de los respectivos países, han elaborado documentos de consenso en los que definen diferentes texturas de la dieta (dieta puré, dieta blanda mecánica o fácil masticación) a las que debe adaptarse la alimentación de estos pacientes para mejorar su deglución, según el grado de disfagia que padezcan.
  • En cuanto a la disfagia a líquidos, existen también recomendaciones específicas para modificar la textura y conseguir consistencias más espesas, que faciliten la correcta llegada de los alimentos líquidos hacia el estómago sin el riesgo de que pasen a la vía respiratoria. Así pues, hoy en día existen espesantes comerciales que, mezclados con el agua u otros líquidos, los transforman en texturas como el néctar (textura similar al zumo de melocotón), la miel o el pudding.
Líquido y sólido: ¿hay consenso sobre estas consistencias?

Hasta el momento, no existe un único protocolo respecto a la terminología usada para describir los niveles de distinta consistencia que pueden adquirir los líquidos con espesante; ni tampoco para las distintas consistencias que puede adquirir la dieta. Un reciente artículo ha repasado la bibliografía disponible en la actualidad para observar qué nomenclaturas se utilizan para definir las consistencias de líquidos y sólidos. La iniciativa ha sido impulsada por la International Dysphagia Diet Standarisation Initiative, que pretende también revisar las diferentes guías clínicas utilizadas en distintos países, para definir una terminología clara e internacional que determine y especifique con exactitud qué consistencias deben tener los líquidos y sólidos que utilizar en estos casos.

La investigación ha mostrado que, en la actualidad, son pocos los investigadores que definen de manera precisa las consistencias utilizadas, puesto que son pocos los que determinan parámetros como la viscosidad, elasticidad o densidad de los líquidos que se emplean.

Entre las conclusiones más interesantes de esta revisión, está la que evidencia los beneficios del uso de los espesantes para líquidos en este tipo de pacientes, puesto que se demuestra una disminución del riesgo de aspiración. No obstante, también se evidencia que las texturas más espesas pueden conllevar cierto residuo alimentario en la faringe, debido a que el líquido más espeso puede ser más difícil de hacer progresar hacia el estómago. Por ello, es importante definir bien la textura idónea para cada paciente y no abusar de las texturas más espesas si no es necesario. De nuevo, los autores insisten en la necesidad de definir de manera más rigurosa las texturas utilizadas para emplearlas a nivel internacional y tener instrucciones claras para que los pacientes puedan preparar las texturas idóneas en cada caso.

Es imprescindible en este tipo de pacientes una exhaustiva valoración en la que deben implicarse el dietista-nutricionista, el médico y el logopeda para determinar qué tipo de consistencia debe recomendarse a cada paciente, disminuir el riesgo de complicaciones asociadas a la disfagia y asegurar un buen estado nutricional.

Una dieta rica en granos integrales podría alargar su vida, según un estudio

A lo largo del tiempo, comer con regularidad pan de trigo integral, avena u otros granos integrales podría alargar su esperanza de vida unos años, según concluye un estudio liderado por la Universidad de Harvard.

Los granos integrales son tan saludables que el riesgo de una persona de muerte prematura se reduce por cada porción añadida a la dieta diaria, según los hallazgos publicados en línea el 5 de enero en la revista JAMA Internal Medicine.

"Vimos evidencias claras de que cuantos más granos integrales se toman, menor es la tasa de mortalidad", dijo el Dr. Qi Sun, profesor asistente de nutrición de la Facultad de Salud Pública de la Harvard. "Cuando observamos el riesgo de muerte por enfermedades cardiacas, la asociación fue incluso más firme".

Los investigadores estiman que por cada porción de una onza (28 gramos) de granos integrales el riesgo general de una persona de muerte prematura se reduce en un 5 por ciento, y su riesgo de muerte por enfermedades cardiacas disminuye en un 9 por ciento.

Pero comer granos integrales no pareció afectar el riesgo de una persona de morir de cáncer, indicó el estudio.

El equipo de Sun basó sus hallazgos en los datos de dos estudios médicos a largo plazo que se remontan a mitad de los años 80 y que contaron con más de 118,000 enfermeros y profesionales sanitarios. En los estudios, se requirió a los participantes que rellenaran formularios sobre los alimentos y la dieta cada dos a cuatro años, que incluían preguntas sobre su ingesta de granos integrales.

Los granos cosechados frescos como el trigo, la cebada y la avena tienen 3 partes. Una cáscara externa que se llama salvado protege la semilla. El germen es el pequeño embrión que hay dentro de la semilla y que podría crecer hasta convertirse en una planta nueva. Y el endospermo (por mucho la parte más grande de la semilla) es el suministro potencial de alimento para que una planta nueva empiece a partir del germen.

Al refinar los granos para hacer harina procesada, los fabricantes normalmente apartan el salvado y el germen, dejando solamente el endospermo, rico en calorías. Pero los alimentos con granos integrales como la avena, las palomitas de maíz, el arroz integral, y el pan y los cereales integrales contienen las tres partes de la semilla.

A lo largo de 26 años, hubo 27,000 muertes de personas que participaron en los dos estudios, dijeron los investigadores.

Pero los investigadores hallaron que en el grupo en el que se comieron más granos integrales al día fallecieron un tercio menos de personas al día, en comparación con los que comieron la menor cantidad de granos integrales.

El estudio no se diseñó para determinar causalidad. Pero los beneficios para la salud se mantuvieron incluso después de que los investigadores tomaran en cuenta otros factores que podrían afectar al riesgo de muerte de una persona, como la edad y el peso, y si fumaban o no.

Los que comían granos integrales "tenían hábitos más saludables que los que no comían granos integrales, pero nuestro modelo controla eso", indicó Sun.

¿Por qué podrían ser tan saludables los granos integrales? Según Sun, son ricos en fibra (principalmente del salvado) y la fibra ayuda a ralentizar la digestión y previene los aumentos peligrosos de los niveles de azúcar en la sangre. Además, tanto el salvado como el germen contienen una serie de vitaminas y minerales importantes, como la vitamina E y el magnesio, además de nutrientes como los antioxidantes, añadió Joan Salge Blake, dietista registrada y profesora clínica asociada de nutrición en la Universidad de Boston.

Sin el salvado y el germen, se pierde aproximadamente el 25 por ciento de las proteínas del grano, junto con al menos 17 nutrientes clave, según el Consejo de Granos Integrales (Whole Grains Council), un grupo defensor del consumidor si ánimo de lucro.

Los estudios también han mostrado que las personas se sienten más llenas cuando comen granos integrales, "de modo que podría ayudar con el tamaño de la cintura", dijo Blake, que también es vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

"El consenso hasta ahora es que probablemente no sea una sola cosa, sino una serie de cosas extraordinarias que trabajan en conjunción en los granos integrales de forma sinérgica para que se den los beneficios para la salud", dijo Blake.

Las actuales directrices estadounidenses animan a las personas a que tomen la mitad de sus granos diarios de fuentes de granos integrales, lo que equivale a unas tres porciones, dijo Blake.

Blake recomienda que las personas incluyan granos integrales en todas sus comidas, y posiblemente incluso en algunos refrigerios.

"Para llegar a esa sensación de satisfacción, es recomendable expandir el consumo de granos integrales a lo largo del día", señaló Blake. "Al comerlos a lo largo del todo el día, puede mantener la fibra y la saciedad, lo que ayuda a manejar mejor el peso".

Piña y alcachofa NO adelgazan

La proliferación de las dietas milagro en los últimos años ha favorecido la creencia popular de que hay algunos alimentos 'quemagrasas' como las alcachofas o las piñas que favorecen el adelgazamiento, algo que niega la nutricionista Raquel Bernacer ya que actualmente "no hay ningún alimento que haya demostrado que queme grasas cuando se consume". 

Esta experta, coautora del libro 'Comer o no comer', reconoce que todos los alimentos requieren energía para metabolizarse durante el proceso de digestión. Y en el caso de ciertos alimentos como los citados, la energía utilizada es tan pequeña que "no tiene un efecto al final en el gasto energético total ni se ve reflejada en el peso". 

Lo mismo sucede con las dietas basadas en el consumo de limón, naranja o pomelo, piña o alcachofa, también asociadas de forma errónea con la pérdida de peso, o con la incorporación de pimienta o vinagre a los platos, ya que tampoco favorece el adelgazamiento. 

Bernacer reconoce que si realmente hubiera alimentos que quemaran la grasa se habría resuelto "gran parte del problema del sobrepeso y la obesidad", e insiste en que lo único realmente eficaz para adelgazar es seguir una alimentación equilibrada y la actividad física. 

"Es fundamental que la alimentación esté adaptada a las necesidades individuales de cada persona y que se siga un plan de actividad física acorde a los objetivos que se marquen", defiende esta experta, que ha participado en la campaña 'Licencia para comer', una iniciativa impulsada por la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB).

Tomado de: http://www.ecoticias.com/alimentos/98950/Pina-alcachofa-adelgazan

La pérdida de peso debe ser gradual, de medio kilo por semana, según una experta

En las fechas navideñas se puede engordar una media de hasta cuatro kilogramos, pero para perderlos hay que huir de las dietas milagro, ya que además de ser muy restrictivas pueden tener efecto rebote y hacer que se recuperen más kilos de los que se perdieron.

Y es que según la nutricionista Aránzazu Perales, del Servicio de Endocrinología y Nutrición de los Hospitales Universitarios HM Montepríncipe y HM Torrelodones, "la pérdida de peso semanal debe estar en torno al medio kilo". "Lo más recomendable es seguir una dieta sana y equilibrada y realizar ejercicio físico, siempre marcándonos metas realistas", detalla.

Para ello, la experta apunta que se deben incluir las verduras en el menú diario, aunque se coma fuera de casa. Las verduras congeladas y en conserva son una buena opción si se come en el trabajo. Si se sale a comer fuera, lo mejor es pedir pescados a la plancha o al horno, con guarnición de verduras y evitar las salsas. Tanto para el postre como para comer entre horas, lo más recomendable es la fruta fresca y dejar para otras ocasiones los dulces y bollería.

A la hora de hacer ejercicio, según Perales éste "se debe hacer forma progresiva y dentro de las posibilidades de cada uno". Actualmente existen multitud de aplicaciones para teléfonos móviles que ayudan a llevar un control de los pasos que damos, las calorías que quemamos etc., y que "son una buena forma para comprobar cómo se va progresando tanto en la pérdida de peso como en la resistencia".

En este sentido, la nutricionista insiste en que debe buscarse un propósito medible. En primer lugar, se selecciona algo de la rutina diaria que no se está haciendo correctamente.

Además, hay que buscar la forma más concreta posible en que se va a tratar de mejorarlo. ("Podría tratar de convertir el salir a andar en algo que forme parte de mi rutina y no hacerlo esporádicamente").

A continuación, es necesario fijar el número de veces a la semana en que vamos a tratar de cumplir el objetivo, "siempre siendo realistas". Por último, tiene que establecerse un período de un mes y revaluar si se ha conseguido.

Perales asegura que "siempre es importante, sea cual sea nuestro objetivo, ponerse en manos de un equipo sanitario especializado que nos ayude a cumplir nuestros objetivos para este nuevo año". Esto es de especial importancia para personas con ciertas enfermedades, concluye, por ejemplo la diabetes, que necesitan un apoyo médico cada vez que buscan realizar cambios en su alimentación.