13 de febrero de 2016

Cinco alimentos para olvidarse del estrés

Tomado de: www.elmundo.es

El estrés es una de las enfermedades más comunes del siglo XXI. Y a pesar de que la medicina está muy avanzada, y se conocen el origen y el tratamiento de todo tipo de afecciones, lo cierto es que cada vez son más las víctimas de esta reacción fisiológica. Por eso, aprender a controlar el estrés es imprescindible para la salud, y la dieta es una de las herramientas para conseguirlo. 

La Dietista-Nutricionista Laura Saavedra Casanova, de Psico· Salud sostiene que el estrés, en su justa medida, es necesario, ya que permite que las personas se adapten eficazmente a las situaciones. Sin embargo, reconoce que cuando esta respuesta perdura en el tiempo las consecuencias pueden afectar negativamente a la salud y a los hábitos de vida, entre ellos la alimentación. 

"La respuesta emocional que sentimos en situaciones de estrés puede provocar cambios en nuestro patrón de alimentación, provocando una reducción del apetito, o, por el contrario, un aumento del mismo. Relacionamos la comida con situaciones placenteras, y en momentos de malestar es posible confundir estas señales con hambre", explica la experta. Por otra parte, añade, el estrés y las prisas influyen en la selección de los alimentos, que suelen derivar en opciones menos nutritivas, más rápidas y poco elaboradas.

No obstante, de la misma manera que el estrés influye en la alimentación, esta también puede hacerlo sobre él, ayudando a prevenir, o disminuir, sus efectos. Estos son los cinco consejos que propone Saavedra para combatirlo:

Menos café y más leche. "Los lácteos son ricos en triptófano, un aminoácido precursor de la hormona de la tranquilidad, la serotonina. Tómalos enteros y sin azúcares añadidos", recomienda la experta.
Pásate al verde. Las verduras de hoja verde, como las espinacas o las acelgas, son ricas en vitamina B, relacionada con las hormonas responsables del bienestar nervioso.
Chocolate sí, pero sin azúcar. Entre los beneficios que aporta el chocolate, está la liberación de endorfinas, que favorecen la relajación del sistema nervioso. Eso sí, Saavedra recuerda que no todos los chocolates son iguales, y que es importante escoger el que tenga un porcentaje de cacao por encima del 70%. También es recomendable comprobar que el primer ingrediente que aparece en la etiqueta no sea el azúcar.
Mejor pescado que carne. Incluir pescado en la dieta, sobre todo si se trata de pescado azul, como sardinas o salmón, ayuda a disminuir los estados de nerviosismo gracias a su aporte de ácidos grasos omega 3. Y además, mejora la salud cardiovascular.
No te olvides del plátano y los frutos secos. Una opción saludable para almorzar a media mañana podría ser un puñado de frutos secos (mejor sin sal) acompañados de un plátano. La experta asegura que tanto el potasio del plátano, como el magnesio de los frutos secos, influyen positivamente sobre el sistema nervioso.

No hay comentarios: