4 de febrero de 2017

Los hábitos de consumo de bebidas azucaradas de los niños comienzan temprano

Tomado de: medlineplus.gov

A pesar de los mensajes de salud sobre limitar los refrescos y otras bebidas azucaradas, la mayoría de niños estadounidense las beben con frecuencia, muestran unas nuevas estadísticas del gobierno.

Casi dos tercios de los niños de ambos sexos de 2 a 19 años de edad beben al menos una bebida endulzada con azúcar al día, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La encuesta nacional de hábitos dietéticos de 2011 a 2014 también encontró que las bebidas endulzadas conforman más del 7 por ciento de la ingesta total de calorías de los niños.

"En los niños, los estudios han mostrado que consumir bebidas azucaradas se asocia con el aumento de peso, la diabetes tipo 2 y la dislipidemia [el colesterol alto], y todas esas cosas tienen consecuencias de salud negativas graves en el futuro", comentó Asher Rosinger, investigador de los CDC.

El consumo de bebidas azucaradas (incluyendo las bebidas deportivas, los jugos y el café endulzado) también se vincula con la enfermedad cardiaca y las caries, entre otros problemas, dijeron los investigadores.

El consumo más alto de esas bebidas se observó entre los niños de 12 a 19 años, pero el motivo no está claro. "Nuestro informe no observó las conductas de los padres, como la supervisión o las actitudes respecto a las directrices dietéticas, que podrían modificar las conductas de los niños", dijo Rosinger.

Actualmente, casi 13 millones de niños y adolescentes de EE. UU. son obesos, lo que los pone en riesgo de problemas de salud graves en el futuro, como la diabetes y las enfermedades cardiacas.

El nuevo informe se basa en los resultados de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de EE. UU. de 2011-2014. Otros hallazgos incluyeron:
  • Los chicos son más propensos que las chicas a beber una o más de esas bebidas al día: un 65 frente a un 61 por ciento.
  • En promedio, los chicos consumen 164 calorías de líquidos endulzados con azúcar al día, frente a 121 calorías de las chicas.
  • Entre los chicos y chicas en edad preescolar, las bebidas dulces conformaron alrededor de un 4 por ciento del total de calorías diarias. En la adolescencia, son responsables de casi un 10 por ciento de las calorías diarias.
  • Los investigadores también encontraron diferencias raciales y étnicas: los asiáticos bebían menos bebidas azucaradas, en comparación con otros grupos.
Las bebidas endulzadas con azúcar incluidas en el estudio fueron los refrescos regulares, las bebidas de fruta (incluyendo el agua embotellada endulzada, y los jugos y néctares de fruta con azúcares añadidos), las bebidas deportivas, las bebidas energéticas, el café y el té endulzados, y la horchata y las bebidas de caña de azúcar. Los investigadores no incluyeron las bebidas de dieta, los jugos de fruta 100 por ciento, las bebidas con un edulcorante añadido por el consumidor, el alcohol ni la leche con sabores.

Una buena noticia es que el total de calorías ingeridas en las bebidas azucaradas se ha reducido ligeramente, de 155 hace seis años a 143, según el nuevo informe.

Las directrices dietéticas actuales para los estadounidenses aconsejan limitar los azúcares añadidos de todas las fuentes a menos de un 10 por ciento del total diario de calorías. Las directrices también recomiendan evitar las bebidas con azúcares añadidos.

Hay muchos motivos para evitar las bebidas endulzadas, dijo Lona Sandon, una nutricionista de Dallas.

"El azúcar añadido no nos ofrece ningún valor nutricional", dijo Sandon, directora de programa y profesora asistente de nutrición clínica en el Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas.

Es probable que los refrescos reemplacen bebidas con un valor nutricional más alto, como la leche, comentó.

Además, "algunos refrescos son ricos en fósforo, y las dietas con mucho fósforo pueden tener efectos a largo plazo en la salud ósea", añadió Sandon.

Las calorías de las bebidas azucaradas son "vacías" y no le mantienen lleno, explicó Sandon. En lugar de bebidas azucaradas, recomienda agua corriente o con sabor sin azúcar añadido, leche baja en grasa o jugo de verduras.

El informe aparece en la edición del 26 de enero de la revista U.S. National Center for Health Statistics Data Brief.

En otro informe de los CDC, Rosinger y sus colaboradores observaron el consumo de bebidas azucaradas de los adultos de 2011 a 2014. Más o menos la mitad bebían al menos una de esas bebidas al día, y era más probable que los hombres lo hicieran que las mujeres.

No hay comentarios: