25 de marzo de 2017

¿Bebidas energéticas + alcohol = más lesiones?

Tomado de: medlineplus.gov

Mezclar las bebidas energéticas ricas en cafeína y el alcohol podría ser una receta para tener problemas. Eso dice un nuevo estudio que afirma que el popular dúo fiestero aumenta las probabilidades de que alguien salga lesionado.

Investigadores de Canadá analizaron los resultados de 13 estudios anteriores. La mayoría reportaron una tasa más alta de lesiones cuando el alcohol se emparejó con una bebida energética como Red Bull o Monster Energy en comparación con beber solo alcohol, señalaron.

"La investigación actual en general respalda una relación entre consumir alcohol mezclado con bebidas energéticas y un mayor riesgo de lesión", señaló la autora líder del estudio, Audra Roemer, estudiante de postgrado en la Universidad de Victoria, en Columbia Británica.

Además de las caídas, los accidentes de coche y cosas por el estilo, los investigadores observaron la conducta suicida y la violencia. Según los resultados del estudio, Roemer dijo que el riesgo de lesión (intencional o accidental) podría ser varias veces más alto para las personas que beben la combinación.

"Los efectos estimulantes de la cafeína en las bebidas energéticas pueden funcionar enmascarando los efectos sedantes del alcohol, aunque las bebidas energéticas no reducen los efectos perjudiciales del alcohol en el cuerpo y el cerebro", advirtió Roemer.

"Esto podría resultar en que las personas subestimen su nivel de intoxicación", añadió.

La mezcla de alcohol y bebidas ricas en cafeína se hizo popular hace unos 10 años, dijo Cecile Marczinski, que estudia el consumo de alcohol, y es profesora de psicología en la Universidad del Norte de Kentucky.

"Es una bebida de jóvenes", comentó Marczinski, que no participó en el estudio. Con frecuencia está disponible en bares y restaurantes, por ejemplo una mezcla de vodka y Red Bull o Monster Energy, añadió.

"Se consideran como bebidas de fiesta. Por lo general alguien no se queda en casa mezclando bebidas energéticas y alcohol", dijo.

Las bebidas empacadas de cafeína y alcohol en esencia están prohibidas en Estados Unidos y Canadá. Pero los componentes se pueden comprar por separado "y mezclarlos uno mismo en un vaso", señaló Marczinski.

Esto no siempre da buenos resultados. Las visitas al departamento de emergencias que involucraban bebidas energéticas casi se duplicaron entre 2007 y 2011, y alrededor de un 15 por ciento de esas visitas se relacionaban con el uso combinado de alcohol y bebidas energéticas, dijeron los autores del estudio en las notas de respaldo.

Roemer comentó que un estimado de un 25 por ciento de los estudiantes universitarios en Canadá consumen las bebidas combinadas. Sus aficionados afirman que les gusta el sabor y que aprecian el subidón que obtienen de los niveles altos de cafeína en las bebidas energéticas, dijo.

También les gusta poder permanecer despiertos más tiempo para alargar la fiesta, según Roemer. Algunos sienten que pueden beber más alcohol sin sentirse borrachos, añadió.

Pero Marczinski dijo que su equipo encontró que aunque quizá la gente se sienta más alerta cuando combina alcohol y cafeína, esa percepción no encaja con la realidad.

Los fabricantes de Red Bull dicen que una lata de 8 onzas (unos 237 centilitros) contiene unos 80 miligramos de cafeína, que es similar al contenido de una taza de café.

De los 13 estudios revisados por Roemer y su coautor, el profesor de la Universidad de Victoria Tim Stockwell, todos menos cinco eran de Estados Unidos. Todos examinaron los vínculos entre las bebidas alcohólicas con cafeína y las lesiones, la conducción poco segura y los accidentes de vehículos de motor, o los pensamientos suicidas.

Los estudios usaron una variedad de métodos para examinar el tema, y observaron a varios grupos de personas, como los estudiantes universitarios de EE. UU. y canadiense, los estudiantes de último año de secundaria, y trabajadores manuales en Taiwán.

Diez de los estudios vincularon una tasa más altas de lesiones con el consumo del dúo de alcohol/bebida energética, en comparación con beber solo alcohol. Pero no está claro con qué frecuencia ocurren esas lesiones. Y los estudios en realidad no prueban que las bebidas combinadas sean responsables de los contratiempos. Otros factores podrían provocar el riesgo adicional.

Entre los tres estudios que no detectaron un vínculo entre ambas cosas, un trabajo australiano halló que los que solo bebían alcohol eran más propensos a resultar lesionados que los que añadían bebidas energéticas al alcohol.

También hubo indicios entre los estudios de que los que bebían las bebidas combinadas eran más propensos a tomar riesgos y a buscar sensaciones, una explicación posible de un mayor riesgo de lesión.

Para evitar los peligros potenciales, Marczinski sugiere que las personas no beban alcohol y bebidas energéticas al mismo tiempo.

El estudio aparece en la edición de marzo de la revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs.

No hay comentarios: