27 de mayo de 2017

Los mitos de los batidos de proteína

Tomado de: as.com

Hay muchísimos mitos acerca de los batidos de proteína, y en Deporte y Vida nos hemos propuesto desterrarlos de una vez por todas. Para empezar, lo primero que debemos saber es que los batidos compuestos por proteína son simplemente un alimento más, la mayoría hechos a partir de proteína aislada de suero de leche, que nos permiten obtener una fuente de este macronutriente sin necesidad de recurrir en un momento dado a un filete de pollo o cualquier tipo de alimento que lo contenga.

La base del éxito de este tipo de batidos en la sociedad de hoy en día es que son muy cómodos de utilizar, sobre todo en el caso de los asiduos al gimnasio y por todo tipo de deportistas en general con el objetivo de recuperarse mejor tras el ejercicio o conseguir unas mayores ganancias de masa muscular.

Mito 1: los batidos de proteína son anabolizantes

No, las proteínas no son sustancias anabolizantes prohibidas como los esteroides anabólicos. De hecho, las podemos obtener en cualquier tienda especializada de fitness o nutrición, o incluso en algunos grandes supermercados, ya que su uso ha sido aprobado por las instancias reglamentarias y ni mucho menos son peligrosas para la salud. Lo que sí es cierto es que son anabólicos, ya que promueven la ganancia de masa muscular, pero en ningún caso hemos de confundirlos con una sustancia prohibida.

Mito 2: los batidos de proteína me van a poner musculoso

Aunque el objetivo primario por el que se usan los batidos de proteína es promover una ganancia de masa muscular, estos batidos por sí mismos no van a conseguir que tu cuerpo sea el de un modelo de fitness. Hay que centrarse en que solo son un suplemento que ayuda, no que realiza todo el trabajo que sí hará una buena dieta, un entrenamiento y un descanso adecuados.

Mito 3: los batidos de proteína hay que tomarlos solo después de entrenar

Aunque veamos a gran cantidad de usuarios tomar las proteínas justo después de realizar su entrenamiento, los batidos hay que tomarlos cuando mejor nos convenga, ya que no hay estudios definitivos que determinen que solo son beneficiosos después del ejercicio. De hecho, pueden ser un buen aliado por las mañanas, momento en el que quizá no nos apetezca comer otros tipos de fuente de proteína como carnes, pescado o huevos, o antes de entrenar.

Mito 4: los batidos de proteína engordan

No, los batidos de proteína no engordan, de la misma manera que por sí mismos no van a hacer que nos pongamos grandes y musculosos. Lo que engorda suelen ser los excesos en la dieta, el sedentarismo o un inadecuado descanso. Asimismo, tampoco son responsables de la retención de líquidos o de la hinchazón.

Mito 5: los batidos de proteína son artificiales

La mayoría de las comidas que nos llevamos a la boca contienen ciertos tipos de aditivos, cuya función es, entre otras, la conservación o la coloración de los alimentos. Incluso existen una gran cantidad de alimentos ultraprocesados y alterados que, curiosamente, llaman menos la atención que los batidos de proteínas. Éstos simplemente se obtienen a partir de la proteína del suero de la leche, por lo que no son ni más ni menos artificiales que muchos otros tipos de alimentos.

Mito 6: los batidos de proteína son malos para la salud

Si los batidos de proteína fuesen malos para la salud, lógicamente estarían terminantemente prohibidos. Hay que tener en cuenta que este tipo de productos son nada más y nada menos que un suplemento alimenticio, y que hemos de tomarlo como tal. Lo que sí puede llegar a ser malo es el exceso, como sucede con cualquier tipo de alimentos u otras sustancias.

No hay comentarios: