7 de julio de 2017

Síndrome de colon irritable: qué comer?

Por: Lic. Diana Mora Ramírez

Me solicitaron que me refiriera a la alimentación en casos de colon sensible o colon irritable, así que con gusto dedico este artículo a dicho tema.

Para empezar debemos indicar que el síndrome de colon irritable es un trastorno que genera malestar o dolor a nivel del intestino grueso, sensación de llenura, gases, inflamación o distención a nivel del abdomen. cambios en los hábitos intestinales (puede haber estreñimiento, diarrea o mayor frecuencia en las deposiciones), entre otros. Los síntomas pueden aparecer por unos días nada más, desaparecer o disminuir por un tiempo y reaparecer luego. Es más común en las mujeres que en los hombres, y puede ocurrir a cualquier edad. No están muy claras sus causas, puede suceder después de una infección a nivel del intestino, puede asociarse a problemas en el funcionamiento nervioso entre el intestino y el cerebro, así como puede desencadenarse por ciertos alimentos, por el estrés o inclusive por los cambios hormonales que sufrimos las mujeres durante el ciclo menstrual. Cada persona que padece este síndrome puede tener causas distintas, tal vez a una persona le afecta el brócoli por ejemplo, y otra puede comerlo sin ningún problema.

A pesar de que no se ha encontrado con precisión las causas de este padecimiento, lo positivo es que se puede tratar y controlar a través de nuestro estilo de vida. Dormir bien, hidratarse adecuadamente, hacer ejercicio y cuidar la alimentación son los aspectos básicos. Además si usualmente manejamos un cierto nivel de estrés, debemos aprender a controlarlo también.

El consejo número uno que le doy siempre a mis pacientes en estos casos es mantener un diario de alimentación. Anotar todo lo que comen, la forma en que estaba preparado, y si es necesario las emociones particulares asociadas a los tiempos de comida. Por ejemplo si estaba enojado(a) a la hora de comer, si estaba apurado(a) o estresado(a). Por qué es importante hacer esto? Porque a veces decimos: es X alimento el que me cae mal, porque es el primero que recordamos tal vez porque lo comemos con frecuencia. Pero al ir anotando podemos observar si hay otros alimentos que también influyen, o puede suceder que preparado de una forma sí causa síntomas y de otra manera no. Y también puede pasar que lo síntomas aparezcan no por un alimento específico sino ligado a las emociones a la hora de comer. Una vez hecho esto, podemos identificar lo que debemos evitar. Recordemos que cuando se trata de éste síndrome casi que podemos hablar de que cada caso es único.

Una vez hecho lo anterior, ahora sí podemos hablar de algunos consejos generales, que aún así se deben valorar en cada caso:
  1. Se debe procurar no hacer comidas muy grandes, es preferible hacer comidas más pequeñas (desayuno, almuerzo y cena) y hacer meriedas entre ellas.
  2. Evitar bebidas como gaseosas, café o algunos tipos de té ya que "estimulan" el intestino y favorecen la distención o inflamación. En el caso del té, preferir de manzanilla, menta, frutas o canela.
  3. Controlar el consumo de fibra: que sea suficiente para una adecuada digestión, pero no tanta que favorezca la inflamación y la producción de gases. Los vegetales cocidos muchas veces se toleran mejor que los crudos (coliflor, brócoli y repollo usualmente causan síntomas, pero es necesario probar la tolerancia a cada uno). Los frijoles, garbanzos y lentejas, a veces se tolera mejor uno u otro, y el dejarlos en remojo y descartar el agua antes de cocinarlos puede ayudar a evitar o disminuir los síntomas.
  4. Evitar el consumo excesivo de azúcar: dulces, confites, respostería, galletas, helados, postres, etc.
  5. Evitar comidas muy grasosas o muy condimentadas (preferir el uso de condimentos o especias naturales).
  6. Tomar suficiente agua, entre 2 y 3 litros. Se pueden incluir algunas bebidas azucaradas, pero idealmente, que la mayor parte de los líquidos consumidos en el día sean agua.
  7. Si se toleran bien los lácteos, el consumo de yogur con probióticos puede ser muy beneficioso.
  8. Valorar el consumo de carnes rojas, algunos cortes o según la cantidad que se coma, pueden causar síntomas. 
  9. Se debe valorar también el consumo de sustitutos de azúcar. A veces el tipo o la cantidad que se consume a lo largo del día puede asociarse con síntomas.
  10. En cuanto al ejercicio, no hay alguno específico o mejor que otro para estos casos, inclusive caminar funciona muy bien. Simplemente encuentre una actividad que le guste y practíquela con frecuencia.
Últimamente se ha sugerido que eliminar el gluten de la dieta puede ayudar a reducir los síntomas, pero no hay estudios ni información suficiente que confirme dicha teoría, por lo que de momento no se considera como una recomendación general. En caso de querer tomar algún medicamento para controlar los síntomas una vez que aparecen, se recomienda consultar primero con un médico.

Para concluir, les doy un ejemplo del menú de un día que podría comer una persona que padece de colon irritable.
  • Desayuno: gallo pinto (si se tolera bien) con queso tipo Turrialba, o una tostada con queso. Frutas mixtas picadas y té de manzanilla.
  • Merienda: yogur con probióticos (si se tolera bien) o una fruta (o ambos según el caso)
  • Almuerzo: Ensalada de lechuga, zanahoria, tomate y palmito (o algún picadillo si los vegetales crudos producen síntomas), pechuga de pollo a la plancha, puré de papa. Agua o algún fresco con poco azúcar. Opcional: fruta como postre
  • Merienda: Té de menta o un fresco con poca azúcar. Galleta tipo Soda o María, o una tortilla con queso tipo Turrialba.
  • Cena: Vegetales al vapor (chayote, zanahoria, zapallo), pasta con carne molida y queso (con salsa de tomate natural). Fresco con poca azúcar. Opcional: fruta como postre.

No hay comentarios: