4 de agosto de 2017

¡Olvidémonos de las "dietas"!

Por: Lic. Diana Mora Ramírez

Tal vez para algunos sea extraño que una Nutricionista diga eso: ¡olvidarse de las dietas! Pero espero que cuando terminen de leer el artículo estén de acuerdo conmigo.

Para empezar tenemos que aclarar que la palabra "dieta" no se refiere sólo a un modo específico de comer, o a restringirse. En realidad DIETA es todo lo que comemos diariamente. Nuestra dieta puede ser balanceada o no, nutritiva o no, saludable o no, pero absolutamente todos tenemos una dieta. Puede ser más restringida en algunas cosas si queremos perder peso, o por el contrario puede ser rica en calorías si se busca ganar peso. Lo importante es que nos quede claro que el concepto de dieta va mucho más allá de pasar hambre unos días.

Ahora bien, ¿por qué debemos dejar de pensar en las dietas? Porque en lugar de pensar que voy a comer solo X o Y alimentos por un tiempo para bajar cierta cantidad de kilos, lo que debemos procurar es mejorar la calidad de nuestra dieta actual, y cambiar o mejorar nuestros hábitos actuales.

Si no lo hacemos así, si simplemente cambiamos a comer solo ensaladas o  un solo alimento (la dieta de la manzana o del chayote o del alimento que sea) o cualquier cambio de éste tipo solamente por un periodo corto de tiempo, y luego volvemos a comer exactamente igual que antes, entonces los resultados los vamos a obtener por ese periodo de tiempo en que hicimos los cambios. Y debemos tener en cuenta que, además de que la pérdida de peso no va a perdurar, en ese tiempo no estamos dándole a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita, y es muy probable que lo que vayamos a perder sea agua y/o masa muscular, en lugar de grasa (que es lo que debemos procurar perder, pero de eso hablaré en otro artículo). Así que también podemos poner en riesgo nuestra salud.

Pensemos que es como cuando toca llevar el carro a la revisión técnica, y se piden llantas prestadas o se busca algún truco para que no noten que emite gases en exceso, o cualquier otra estrategia similar. Va a pasar la prueba, pero en realidad el carro sigue sin estar en condiciones óptimas a menos que hagamos realmente las reparaciones necesarias. Lo mismo sucede con esas "dietas" de un tiempo: nos hacen perder peso por un momento, pero no estamos resolviendo el problema realmente.

Entonces lo que tenemos que hacer son cambios permanentes para obtener soluciones definitivas. Y el primer paso para eso es ser muy sincero con uno mismo: ¿qué estoy haciendo bien y qué estoy haciendo mal? ¿qué cosas necesito mejorar? Y si no logra tenerlo claro, entonces consulte un profesional que le asesore. 

No se trata de que hagamos todos los cambios de una vez, hay que ser realistas. Dificilmente uno puede cambiar muchos hábitos a la vez. Pero vaya poco a poco, conforme vaya viendo los resultados (que le aseguro que los va a ver) se va a motivar y va a ser más fácil hacer más cambios. Y entonces ya no va a pensar (ni va a necesitar) volver a su estilo de vida anterior, y por eso los resultados van a ser también permanentes. 

No lo vea como que tiene que dejar de comerse esa hamburguesa que le gusta o ese chocolatito que come de vez en cuando, más bien piense que además de eso, va a empezar a incluir otros alimentos que también son ricos y que además le van a beneficiar. No piense en el ejercicio como una tortura, más bien busque una actividad que le guste (puede ser difícil encontrarla, ¡pero se logra!) y véalo como un tiempo dedicado a usted mismo, igual que puede pensar de ir al cine o leer un libro.

Si se tiene una meta específica de peso, entonces puede ser necesario hacer un plan de alimentación más estructurado con cantidades y demás, pero aún así, si ya ha modificado su estilo de vida, eso va a ser muy sencillo de cumplir. 

¿Qué es lo mejor de hacer un cambio de hábitos? Que en lugar de poner en riesgo su salud, ¡está haciendo todo lo contrario! En lugar de andar de mal humor, deseando lo que otros comen, o inclusive con molestias como gastritis u otros problemas digestivos, se va a sentir muy bien. Va a mantener niveles adecuados de azúcar, colesterol y triglicéridos, a tener una adecuada composición corporal (masa muscular y grasa) y va a mejorar su calidad de vida.

Entonces ¿qué opinan? ¿Suena mejor el panorama al hacer un cambio en el estilo de vida, o las "dietas" siguen pareciendo la mejor opción?

No hay comentarios: