3 de noviembre de 2017

Los fines de semana ¡también cuentan!

Por: Lic. Diana Mora Ramírez

La semana anterior me sucedió algo muy curioso, ya que la mayoría de los pacientes que atendí en esos días me indicaron la misma situación: habían cumplido muy bien el plan de alimentación los días entre semana, pero el fin de semana básicamente lo estaban cumpliendo al mínimo. Y eso me trajo a ésta publicación.

Quiero empezar aclarando que, cuando seguimos un plan de alimentación, es totalmente normal que uno que otro día no lo cumplamos al 100%. No siempre podemos controlar absolutamente todas las comidas. Eso no es ningún problema y no debería afectar en gran medida los resultados a obtener.

¿Cuándo es un problema el "romper la dieta"? Cuando vemos que empieza a ser un hábito o una rutina de varios días, como el caso al que me refiero en éste momento, que sucede todos los fines de semana (sábado y domingo). 

Ésta situación puede hacer que no obtengamos los resultados esperados. En el caso de mis pacientes lo que les ha ocurrido es que se están manteniendo, ni suben ni bajan. Por decirlo en palabras simples y claras: los fines de semana están matando todo lo bueno que han estado haciendo en la semana. Si siente que éste es su caso, espero que las siguientes recomendaciones le sean de utilidad.

Para empezar, es habitual que se alteren los horarios de comidas ya que uno usualmente se levanta más tarde que los días que debe ir a trabajar. Aún así, debemos procurar mantener los tiempos de comidas lo más apegado posible al plan de alimentación. Si el desayuno es más tarde, probablemente nos saltemos la merienda de la mañana, pero hagamos siempre el resto de las comidas (almuerzo, merienda de la tarde y cena). No caigamos en hacer sólo una o dos comidas en todo el día y pasar "picando". Para que no se nos olviden los tiempos de comida podemos poner alarmas en el celular, así no se nos pasan las horas sin comer.

Si el fin de semana se destina a hacer mandados o se pasa fuera de casa, lo recomendable es andar a mano opciones para merendar: una fruta, frutas deshidratadas, alguna barrita, un puñado de semillas (nueces, maní, almendras, etc). Y también podemos procurar andar una botella con agua. Todo ésto nos va a ayudar a controlar el apetito, o de lo contrario cuando llegue la hora de comer va a ser tal el hambre que vamos a comer lo primero que encontremos (probablemente ni vamos a pensar en que sea una opción saludable) y podemos comer más cantidad de lo usual.

Sumado a lo anterior, si desde antes ya sabemos que nos va a tocar hacer comidas fuera, entonces pensemos con tiempo por dónde vamos a andar a la hora de comer y qué lugares hay cerca, para definir con antelación cuál es la mejor opción que nos ayude a cumplir nuestros objetivos. Siempre en el tema de anticiparse a los hechos, si ya sabemos que tenemos alguna actividad o que vamos a comer fuera (tal vez por tradición se hace así) con más razón debemos procurar que el resto de las comidas del día se apeguen al plan de alimentación.

Ahora bien, si por el contrario nos quedamos en casa, para que no nos ataque la pereza de cocinar o empezar por pensar qué preparar, entonces podemos organizarnos un poco desde el jueves o viernes. Podemos dejar alguna carne descongelando, algunos vegetales ya picados (listos para cocinar, o ya cocidos y los refrigeramos), podemos tener en la alacena opciones para hacer comidas rápidas en casa, como por ejemplo tortillas de harina para preparar quesadillas o wraps. Y también es válido preparar un poco más de las comidas entre semana, y guardar las porciones para el fin de semana, simplemente de calentarlas.

Como última recomendación, y bastante importante: aprovechemos el fin de semana para hacer ejercicio o al menos mantenernos activos de alguna manera. Si hacemos desorden con la comida y además pasamos sedentarios, es peor el resultado. Podemos salir a caminar, sacar a pasear al perro, si tienen niños pueden planear actividades con ellos, si va a un gimnasio puede reorganizar sus horarios para incluir al menos uno de los días del fin de semana, si debe salir a hacer mandados entonces use zapatos cómodos y camine todo lo que pueda. Lo importante es no pasar sentado/acostado todo el tiempo.

¡No hay excusas! No arruinemos nosotros mismos nuestro esfuerzo. Si nos lo proponemos, los fines de semana también podemos mantener nuestro estilo de vida saludable.

No hay comentarios: