15 de diciembre de 2017

Grasas o carbohidratos: ¿cuál es el malo?

Por: Lic. Diana Mora Ramírez

Por muchos años escuchamos que las grasas eran malas, que había que cocinar con poquita grasa, que todo había que comerlo con la menor cantidad de grasa posible. Según he visto en mi consulta, algunas personas aún creen que es así.

Por otro lado, actualmente ha aparecido otro "villano": los carbohidratos o el azúcar (a veces ambos son igualmente temidos). Son muchos lo que buscan no solamente evitar el azúcar, sino todo carbohidrato en general. Así que hoy quiero enfocarme en este tema.

Las grasas y los alimentos ricos en ellas, usualmente tienen un alto aporte de calorías. Y como regla general siempre se ha tenido que: si consumimos un exceso de calorías vamos a ganar peso. Pero ahora sabemos un poco más, ya que no debemos solamente contar las calorías, sino también pensar en el efecto que tienen en el cuerpo los alimentos o los nutrientes de los que provienen esas calorías.

En el caso de las grasas, las grasas saludables (monoinsaturadas y poliinsaturadas) pueden favorecer más bien la pérdida de peso y grasa corporal (sí: comiendo grasa favorecemos que se pierda grasa). Además, las grasas saludables nos ayudan a mejorar el perfil de lípidos en la sangre (reducir, colesterol total, triglicéridos, colesterol "malo" y aumentar el colesterol "bueno"). Y por supuesto no podemos olvidar que las grasas tienen funciones importantes en nuestro organismo, por lo que son un nutriente necesario que no deberíamos eliminar, y mucho menos temerlo, si elegimos las opciones más adecuadas para nosotros.

Respecto a los carbohidratos, igualmente podemos hablar de carbohidratos más y menos saludables. El azúcar es un carbohidrato, pero sabemos que si lo consumimos en exceso no sólo favorecemos la ganancia de peso, sino que favorecemos la acumulación de grasa corporal así como el riesgo de enfermedades como la diabetes. Y en general un consumo excesivo de carbohidratos puede tener esas consecuencias. Pero no podemos dejar de lado que hay alimentos fuente de este nutriente que también pueden ser beneficiosos ya que nos aportan por ejemplo fibra, vitaminas y minerales, y además son fuente de energía: estamos hablando de alimentos como las tortillas, frijoles, garbanzos, lentejas, arroz, etc. Como vemos, tanto las grasas como los carbohidratos, pueden ser buenos o benéficos, o dañinos y perjudiciales. 

Ahora bien, decir cuál es el malo de la película es un poco más complejo que simplemente señalar a uno de los dos. Porque va a depender mucho de la calidad del resto de nuestra alimentación y nuestro estilo de vida en general.  

Debemos tener en cuenta además otra problemática actual respecto a éstos nutrientes: muchos alimentos procesados esconden gran cantidad de grasa, azúcar o ambos. Entonces aunque creemos que tal vez no consumimos gran cantidad de éstos, sin darnos cuenta tal vez sí lo estamos haciendo. Y debemos tener en cuenta que la combinación grasa-azúcar tiende a ser adictiva y nos hace buscar más alimentos similares.

Entonces no pensemos en que debemos evitar uno u otro nutriente, sino en que debemos elegir los alimentos que resultan más saludables, de ésta forma no tenemos por qué tenerle miedo a las grasas o los carbohidratos, porque vamos a saber que lo que estamos comiendo es lo que más nos va a favorecer.

No hay comentarios: