26 de enero de 2018

4 señales de que deberías hidratarte cuanto antes (y no tienen que ver con la sed)


Existen muchas formas de estar deshidratado sin saberlo. La sed es quizá la señal más clara de que necesitas líquido en el cuerpo, pero no la única. Y es importante que conozcas cuáles son, ya que puede tener graves consecuencias.

La deshidratación se produce cuando el cuerpo está perdiendo más líquido del que está absorbiendo. Puede suceder por el ejercicio, una enfermedad que cause diarrea o vómitos, y por la pérdida de calor corporal.

Este estado puede producir algunos problemas bastante graves: conducir con apenas un 1% de deshidratación, por ejemplo, puede ser bastante peligroso, pues el coche podría salirse del carril o es posible que el frenado llegue demasiado tarde, reveló un estudio de 2015. Cuando no le suministras al cuerpo suficientes líquidos, reduces el funcionamiento en todos los sistemas, incluidos células, tejidos y órganos.

Aunque no hay una prescripción general del agua recomendada para cada persona, ya que depende de la dieta y el nivel de actividad de cada uno, hay algunas señales que indican que debes beber agua ipso facto. Son las siguientes:

1) Tienes calambres

"Cuando pierdes líquido, las señales nerviosas que le manda tu cerebro a tus músculos no funcionan tan bien", asegura el doctor Robert Segal, fundador de las Oficinas Médicas de Manhattan, a 'Men's Health'. Por lo tanto, es más fácil para los músculos, especialmente en las piernas, dice, reaccionar con calambres.

Además, cuando uno hace ejercicio y pierde fluidos, y está creando un desequilibrio de electrolitos como el sodio y el potasio en los músculos. Esto no solo aumenta las probabilidades de los calambres, sino también las de sentir dolor después del entrenamiento al día siguiente.

2) Comes dulces

Los órganos como el hígado utilizan agua para funcionar. Una de esas tareas es liberar glucógeno, la molécula que almacena azúcar. "Si el hígado no puede obtener combustible, no puede liberar glucosa y otras reservas de energía", asegura el experto. Todo ello nos lleva a comer, sobre todo alimentos dulces.

Estos nos apetecen especialmente cuando estamos deshidratados. No nos podemos resistir a postres, bebidas azucaradas o chocolatinas de la máquina expendedora.

3) Te sientes mareado o aturdido
 
La importancia de la hidratación es regular el volumen de sangre, incluida la presión arterial. Cuando le faltan líquidos, la presión arterial tiende a disminuir y eso puede provocar mareos y aturdimiento.
La deshidratación también afecta su sistema vestibular, que es responsable de mantenerlo en equilibrio. Entonces, además de la caída de la presión arterial, también puede sentir vértigo e incluso sentir náuseas debido al desequilibrio.

4) Orinas poco
 
Si nada entra, nada sale. Si tus reservas de líquidos están agotados, una disminución en la frecuencia de la orina será un gran signo de que necesitas beber agua. "Si normalmente haces pis cada tres o cuatro horas y ahora es cada ocho a 10 horas, es probable que tengas algún grado de deshidratación", afirma Segal.

Eso puede ser particularmente peligroso porque significa que tu cuerpo no se está deshaciendo de las toxinas tan rápido como debería, incluso podría producir cálculos renales, una afección en la cual la deshidratación a menudo juega un papel importante.

La hidratación además ayuda a cada parte de tu sistema digestivo, desde mantener tus intestinos lubricados y flexibles, hasta darle a tus excrementos la suficiente humedad para expulsarlos con éxito. Sin agua suficiente, tus heces pueden endurecerse y luego son difíciles de eliminar.

¡A beber!

No hay comentarios: