9 de febrero de 2018

Desayunar, ¿siempre es positivo hacerlo?


¿Qué tan importante es el desayuno? Muchos expertos opinan que es indispensable, mientras que otros consideran que no es tan importante.

Asimismo, según indica Cooking Light, algunos estudios muestran que hacer esta comida aumenta el metabolismo y ayuda a bajar de peso. Sin embargo, otros entienden que no es tan importante si se lo saltean o no. Incluso hay quienes creen que saltearlo contribuye con la pérdida de peso.

Jennifer Markowitz –dietista y nutricionista, que trabaja con pacientes con dietas saludables- dijo a Cooking Light que las personas que suelen desayunar deben seguir haciéndolo. La mayoría de las veces, consumen las mismas calorías si desayunan o no, pero es esta comida la que pone en marcha el metabolismo.

"Hay investigaciones que demuestran que algo que tienen en común las personas que pueden mantener la pérdida de peso, es que desayunan", agregó.

Por su parte, otra de las fuentes consultadas por el portal, Cynthia Sass, autora y editora colaboradora de la revista Health, opina que desayuno sí ayuda con la pérdida de peso. "Veo gente que desayuna a primera hora de la mañana y luego no come tanto esa noche, lo cual es un factor importante para el control del peso de mis clientes".

En el caso contrario, aquellos que la única comida que ingieren durante el día es el almuerzo, suelen tener una porción desproporcionada en la noche. "Mantener la sensación de hambre bajo control durante todo el día hace la diferencia ", agregó.

"Los resultados de la investigación son mixtos y los estudios son mixtos. Existe una relación inherente que señala que los que están comiendo más temprano en el día tienden a tener un índice de masa corporal más bajo. Pero tiene que ver con el ritmo circadiano del individuo y el ciclo de 24 horas en el que están", explicó Kelly Allison, directora del Centro para el Peso y los Trastornos de la Alimentación de la Universidad de Pensilvania.

Más allá del vínculo del desayuno con el aumento o pérdida de peso, no saltearse esta comida trae grandes ventajas. Sass explica que puede ayudar a ajustar a más grupos de alimentos. "Normalmente, recomendaría cinco porciones de vegetales frescos cada día para mis clientes; aunque eso no es sencillo".

Para Allison el punto está en que al desayunar no se pierde el control a la hora del almuerzo. Es necesario tener un desayuno razonable y un almuerzo comparable

Comer más temprano en el día tiene beneficios para el metabolismo. Si la persona pasa mucho tiempo sin alimentarse y está activa durante el día, reduce la velocidad en todo y al introducir comida los niveles de glucosa disminuyen.

"Lo que sabemos es que el desayuno influye en nuestro ritmo circadiano, y cuando la primera comida se administra más temprano en el día y más tarde hacia la hora del almuerzo, los niveles de glucosa responden mejor y el cuerpo quema más grasa y calorías en lugar de almacenarlos", dice Allison

Por su parte, Markowitz sostiene que luego de la noche, cuando el cuerpo tuvo un descanso prolongado, el desayuno da "combustible". "Los cambios metabólicos, las hormonas y la insulina del cuerpo se regulan [más] cuando las personas deciden desayunar".

¿Qué desayunar?

Para Allison lo recomendable, en la mayoría de los casos, es un menú rico en nutrientes mezclado con carbohidratos, un poco de grasa y fuentes de proteínas.

"Busque nueces y frutas, huevos, aguacates, verduras y granos enteros con fibra. Evite los cereales azucarados envasados, barras nutritivas y también batidos de proteínas", agrega Markowitz.

Muchos estudios demuestran que el metabolismo responde a los tipos de calorías. Es decir, si se deja de consumir comida procesada y se empieza a ingerir fuentes de energía naturales puede haber una gran diferencia.

¿Cómo adquirir el hábito?

"Una de las mejores tácticas que aplico con mis clientes es un enfoque de escalera de tijera: comience con solo un alimento que pueda incorporar a un desayuno o refrigerio matutino. Podría ser un pequeño puñado de nueces, un cuarto de taza de almendras o pistachos por sí solo", opina Sass.

Luego, sus pacientes empiezan a despertarse con más hambre y van generando la costumbre. Para Markowitz la clave está en planificarlo la noche anterior. Incluso si no hay tiempo en el hogar se puede desayunar en el trabajar, con alimentos básicos.

"Si realmente está interesado en optimizar su salud, es muy importante averiguar cómo incluir el desayuno en su agenda", concluye Allison.

No hay comentarios: