23 de febrero de 2018

¿Es realmente caro comer de una manera saludable?

Por: Lic. Diana Mora Ramírez

Cuando pensamos en un estilo de vida saludable o en empezar a cuidar nuestra alimentación, uno de los argumentos (o excusas) que aparece a veces es el costo económico: comer sano es caro, todo lo sano es caro. Así que hoy quiero referirme a este tema.

Debemos comenzar por pensar ¿qué significa realmente una alimentación saludable? Básicamente significa que incluimos los grupos de alimentos necesarios para que el cuerpo obtenga los nutrientes y la energía para funcionar adecuadamente. 

Y tal vez es ahí donde empezamos con una idea equivocada. Si revisamos, hablamos de grupos de alimentos, no alimentos específicos. A veces se tiene la idea de que la nutricionista va a indicar comer pescado a diario (o carnes a diario), o tal o cual producto, o vegetales como espárragos o alcachofas, solo por mencionar algunos ejemplos.

Existirán profesionales en Nutrición o métodos para perder peso que especifiquen ciertos alimentos o determinados productos. Pero lo cierto es que un buen nutricionista debe ser capaz de ayudarle a elegir alimentos adecuados según sus preferencias y posibilidades.

Podemos comer de manera saludable incluyendo alimentos como arroz, frijoles, pan, leche, huevo, o comiendo vegetales como zanahoria o pepino. No hay una regla que diga que tenemos que comer, por ejemplo, mantequilla de maní o galletas de X marca. 

Sí es cierto que productos que se comercializan como "saludables", algunos vegetales importados o que no son de temporada, o algunos cortes de carnes nos pueden dar más variedad a la hora de preparar las comidas, pero no es que contienen nutrientes especiales. Los mismos nutrientes que encontramos en esos productos o alimentos, los podemos encontrar en otros más accesibles o cotidianos.

Entonces por ejemplo podemos tener una alimentación saludable desayunando huevos revueltos, pan, papaya y café; o almorzando arroz, frijoles, ensalada y picadillo de vainica con zanahoria y carne molida. 

Comer sano no significa hacer preparaciones complicadas ni gastar muchísimo dinero. Además recordemos que en las ferias del agricultor podemos conseguir muchos productos de temporada a un precio muy económico. 

Eso sí, otra historia puede suceder si pensamos en comer fuera con frecuencia, y buscamos opciones saludables. Porque lamentablemente en el mercado sí sucede que las opciones "light" o más sanas las ofrecen a precios superiores. Pero siempre existe la posibilidad de encontrar opciones más económicas, u organizarse para preparar la comida en casa.

Así que la próxima vez que pensemos que no podemos gastar en comida saludable, o que pensemos que no vamos donde un nutricionista porque "sale muy caro lo que lo mandan a uno a comer", recordemos que no es así, y que podemos preparar comidas sanas probablemente con mucho de lo que tenemos en casa.

No hay comentarios: