2 de febrero de 2018

Los beneficios de incorporar lino molido a la alimentación

Tomado de: www.clarin.com

Incorporar de una a cuatro cucharadas de lino molido al día puede ayudar no sólo a mejorar la salud digestiva, sino también a reducir el colesterol. “En cuanto a nutrición, la linaza (o lino) es similar a una central eléctrica”, afirma Katherine Zeratsky, licenciada en Dietética, Endocrinología y Nutrición de la Clínica Mayo, de Estados Unidos.

Los beneficios del lino para la salud radican en el hecho de que contiene mucha fibra y es una fuente vegetal rica en ácido graso tipo Omega 3, llamado ácido alfa linolénico, explica la especialista que recomienda incorporarlo a la dieta. Contiene, además, diversos nutrientes beneficiosos, como fibra soluble e insoluble, antioxidantes fitoquímicos conocidos como lignanos, varias vitaminas y minerales.

El lino “sirve para mejorar la salud digestiva o aliviar el estreñimiento, aunque también puede ayudar a reducir el colesterol total en la sangre y los niveles de la lipoproteína de baja densidad (LDL o colesterol “malo”), lo que tal vez permita reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. La conexión entre la fibra alimentaria y la salud digestiva es bastante obvia, pero en lo referente a los posibles beneficios para la salud cardíaca, no se sabe qué componentes de la linaza son los más provechosos. Es posible que todos los componentes sean provechosos o que funcionen en conjunto”, sostiene Zeratsky en un artículo difundido por la Clínica Mayo.

La semilla de lino entera puede atravesar el intestino sin ser digerida y no aportar todos sus beneficios nutritivos, por eso la especialista recomienda molerla.

La mejor manera de incorporarla en la alimentación es distribuir en las comidas y colaciones de una a cuatro cucharadas diarias. “Su sabor suave de frutos secos va bien con varios alimentos”, afirma la nutricionista, que aconseja mezclar una cucharada de lino molido en el yogur o en el cereal del desayuno, caliente o frío; una cucharada a los aderezos; en los batidos de fruta; en la mezcla para panqueques y en otros productos de repostería. Crudo y sin madurar, puede contener toxinas, por lo que se aconseja tostar, cocinar u hornearlo previamente.

El lino se consigue en supermercados y almacenes naturistas, ya sea entero o molido. El grano entero puede triturarse en un moledor de café y puede mantenerse por meses en un recipiente bien cerrado. Para conservar mejor su sabor y beneficios, conviene conservarlo en la heladera o el freezer y molerlo justo antes de consumir.

Debe consumirse -al igual que otras fuentes de fibra- con mucha cantidad de agua o de otros líquidos. La especialista advierte que “no se debe tomar al mismo tiempo que los medicamentos orales ni otros suplementos alimentarios”. Y aconseja consultar al médico antes de incorporar cualquier suplemento alimentario.

No hay comentarios: